Menus saludables navidad
02/12/2019

8 Consejos de nutrición saludable para esta Navidad

Alimentación, nutrición y herbodietética

Si bien, a efectos comerciales, la temporada navideña empieza prácticamente en la segunda quincena del mes de noviembre, en términos culinarios, podemos decir que desde mediados de diciembre ya estamos en pleno auge navideño, auge que se extiende hasta la primera semana de enero. Vamos, que desde las comidas de empresa y de antiguos compañeros, hasta enero con la festividad de reyes es un “no parar” de reuniones, comidas y cenas.

Realmente, son unas fiestas entrañables ya que estamos mucho más predispuestos y receptivos para la concordia y para relajarnos con la familia en interminables sobremesas, pero no todo son buenas sensaciones, nuestro organismo sufre los excesos de la ingesta de carnes grasas, los atracones de todo tipo de comida, y lo que es más grave, del aumento del consumo de alcohol y de dulces que en estas fechas es más propenso.

 

Consejos de nutrición durante la Navidad.

Se puede disfrutar de la Navidad y de todo lo que conlleva pero manteniendo un cierto orden: nuestra salud está en juego. Vamos a ver una serie de consejos que, aunque son de sentido común, nos ayudarán a no sobrepasar las líneas rojas que pongan en riesgo nuestra salud.

 

  • En primer lugar deberemos mantener el mismo ritmo de comidas de todo el año en la medida de lo posible. Aunque tengamos planificada una comida o una cena en la que sabemos que habrá más comida de lo habitual y, seguramente, más elaborada y más atractiva que el resto de los días, no conviene prescindir de ninguna otra comida, es decir, que al menos tendremos que hacer las cuatro comidas diarias habituales. No es una buena premisa partir de la base de “ahora no como, para poder comer más después”.

 

  • Mantener e incluso aumentar, si disponemos de tiempo, el ritmo de ejercicio físico. No es necesario prepararnos como si fuésemos a correr un maratón, pero sí que, al menos, deberíamos caminar una hora diaria, como mínimo….

 

  • Es conveniente hidratarse mucho: deberíamos beber al menos dos litros de agua diarios. Podemos incluir infusiones y algún zumo. A la vez que, aunque en algunas situaciones es complicado, deberíamos limitar el consumo de alcohol. Un vaso de vino durante las comidas puede ser beneficioso, pero cuidado con el exceso…

 

  • Equilibremos las comidas copiosas de las celebraciones con el aumento de verduras tanto cocidas como crudas y con elaboraciones a la plancha, especialmente de pescado sin salsas ni guarniciones, un buen chorreón de aceite de oliva será suficiente. Por supuesto, no nos olvidemos de las frutas.

 

  • Si somos nosotros los anfitriones y vamos a preparar el menú, intentemos equilibrar los platos combinando platos ligeros con otros más contundentes. Intentemos dejar de lado los embutidos para dar protagonismo a pescados y carnes a ser posible sin salsas. También es importante que nos olvidemos de la sal, pudiendo aderezar con pimienta u otras especies.

 

  • Reducción del consumo de azúcares. Es típico de la Navidad acompañar nuestras sobremesas con dulces y turrones de todo tipo. No nos privemos de este placer de la gastronomía navideña, pero hagámoslo con prudencia. No consumamos todos los días, sino los días más señalados y en unas cantidades testimoniales.

 

  • Comer con tranquilidad, despacio y participando de una conversación ayudará a no comer grandes cantidades de comida en esos peligrosos días festivos. Si comemos lentamente, notaremos sensación de saciedad y no comeremos tanta cantidad. También es importante controlar las cantidades sirviéndonos en platos individuales y comer solo lo que nos hayamos servido evitando repetir.

 

  • Aunque son deliciosos, los aperitivos son, posiblemente, los peores enemigos que podamos tener en los banquetes. El hecho de servirse en primer lugar y de presentar un aspecto muy atractivo hace que tengamos la tendencia a comer mucho más de lo que necesitamos, por eso es importante seguir alguna pautas como por ejemplo elaborar los mariscos hervidos o a la planta y evitar los fritos y rebozados, evitar grasas y utilizar productos lo más saludables posible, el aguacate será un gran aliado en estos casos, sustituyamos los embutidos por jamón ibérico

 

Tengamos presente que los excesos van a traer consecuencias negativas tanto a corto plazo como acidez, pesadez de estómago y algún que otro cólico, como a medio y largo plazo, que es lo realmente preocupante, como aumento del colesterol y de la hipertensión arterial además del terrorífico aumento de peso, que tanto nos costará reducir… Por todo ello, teniendo en cuenta que más vale prevenir que curar, intentemos no llegar a estos extremos, ¿no creéis que vale la pena?

Comparte en:

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión.

recetas tupper
26/02/2020

Cómo elaborar tuppers equilibrados y saludables

El tupper se ha convertido en la solución más recurrente de la mayoría de los que comemos fuera de casa. Pero, ¡cuidado! El remedio puede ser peor que la enfermedad.

Consejos de nutrición para consumir frutas de forma correcta
03/02/2020

Consejos de nutrición para consumir frutas de forma correcta

Para conseguir el mayor beneficio del consumo de la fruta, debemos seguir algunas pautas. Os las resumimos en el siguiente artículo.

Herbodietética para controlar el colesterol
29/01/2020

Herbodietética para controlar el colesterol

Ante el colesterol tenemos una alternativa: la medicina natural a través de hierbas y plantas medicinales. Veamos algunas de ellas.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario