9 razones por las que debes restringir el consumo de azúcar en tu dieta
27/11/2018

9 razones por las que debes restringir el consumo de azúcar en tu dieta

Alimentación, nutrición y herbodietética

En los últimos 50 años  el consumo de azúcar se ha triplicado en España mientras que el de las grasas se ha mantenido prácticamente estable. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de azúcar en nuestro país es uno de los más altos de Europa, llegando a ser aproximadamente del 16% de las calorías diarias cuando lo ideal sería estar por debajo del 5%. Esto se traduce en una media de unos 90 gramos diarios por persona. Si bien estamos lejos de los 160 gramos que se consumen en Estados Unidos, también lo estamos de los 50 gramos que recomienda la OMS. 

 

Consumo de azúcar.

Estas cifras parecen sorprendentes sobre todo cuando reflexionamos y llegamos a la conclusión que sólo  nos echamos un sobre en el café y alguna pasta en el desayuno de vez en cuando. Pero la realidad es muy diferente. Los azúcares se encuentran de forma natural en  muchos de los alimentos que tomados diariamente, sobre todo en las frutas, pero verduras y hortalizas también los contienen en forma de glucosa, sacarosa y fructosa. La leche y el yogur también contienen azúcares en forma de lactosa. 

Pero realmente es la industria alimentaria la que está “inundando” de azúcar la mayoría de los productos que podemos encontrar en el mercado. Se trata de los azúcares añadidos que son los realmente peligrosos ya que no los detectamos ni los controlamos, pero están presentes en prácticamente todos los precocinados: croquetas, hamburguesas (del fast food), aliños industriales, ketsup, todo tipo de refrescos y bebidas isotónicas…

 

Un consumo moderado es necesario y beneficioso, sobre todo para el correcto funcionamiento del cerebro. El exceso en su consumo es un riesgo que no debemos correr por lo que debemos restringir el consumo de azúcares a niveles recomendados. Vamos a ver algunas razones por las que debemos moderarnos en su ingesta.

1. Presión arterial. Un consumo racional y natural de azúcar hará que nuestra presión arterial esté entre los límites correctos. Aunque siempre se ha dicho que la sal es el enemigo de la subida de la presión, el azúcar es, si cabe, más peligroso. Si evitamos la hipertensión reducimos considerablemente el riesgo de sufrir un infarto.

 

2. Colesterol. El exceso de azúcar aumenta el “colesterol malo” (LDL) haciendo disminuir el “colesterol bueno” (HDL) y aumentando, por consiguiente los triglicéridos: todo ello favorece el riesgo de enfermedades coronarias.

 

3. Previene la diabetes.   Un consumo excesivo de azúcares, especialmente los añadidos, puede desarrollar una diabetes de tipo 2 ya que se produce una resistencia incrementada a la insulina y el azúcar no puede acceder a las células.

 

4. Se evitan depresiones. Hay estudios que relacionan el riesgo de padecer depresiones con el consumo excesivo de azúcares refinados. Provoca ansiedad, irritabilidad y cambios de humor en el mejor de los casos.

 

5. Caries. Si controlamos el consumo de azúcar nos ahorraremos visitas al dentista ya que la caries viene provocada en gran medida por el consumo de alimentos dulces. Hay muchas bacterias en la boca que se alimentan del azúcar por lo que si hay un exceso de azúcar, también habrá un exceso de estas bacterias.

 

6. No perderemos energía. Cuando realizamos un esfuerzo, una dosis de azúcar nos ayudará a recuperar rápidamente nuestra energía, pero un exceso nos hará sentir todo lo contrario: después de una copiosa comida rica en carbohidratos y azúcares tendremos la necesidad de descansar… 

 

 

7. Aumento de peso. Si consumimos azúcares y no tenemos una actividad física importante, esos azúcares se convertirán en grasas y nos harán aumentar de peso. Además nos provocará sensación de hambre ya que inhibe la saciedad, por lo que comeremos más de lo que realmente necesitamos.

 

8. Insomnio. Una cena acompañada de un copioso postre rico en azúcares provocará un sueño ligero y poco restaurador a la vez que provocará picos de azúcar en sangre lo que llevará a un agotamiento suprarrenal que incidirá en una calidad del sueño muy baja.

 

Estas sólo son algunas razones para reducir el consumo de azúcares, pero hay muchas más que todavía están en fase de estudio: un consumo excesivo también acelerará en envejecimiento de la piel provocando a su vez acné, debilitará el sistema inmunológico, lo que nos hará más vulnerables a resfriados, gripes y otras afecciones ya que el azúcar compite por el espacio en las células con la vitamina C: a mayor cantidad de azúcar, menos cantidad de vitamina C con los riesgos que ello conlleva.

 

En definitiva, el azúcar es fundamental en una dieta equilibrada pero es muy fácil excedernos en su consumo ya que a nuestro cerebro “le gusta” y no distingue entre el azúcar natural y el  azúcar procesado o  añadido: todo es azúcar. Como hemos visto, los beneficios de una ingesta moderada nos va a proporcionar grandes beneficios para nuestra salud por lo que vale la pena detenernos delante de las etiquetas de los alimentos y seleccionar los que más nos convengan…

 

Curso relacionado: Curso Superior de Alimentación y nutrición sanitaria 

Comparte en:

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión.

dieta coronavirus
21/05/2020

12 consejos para bajar de peso después del confinamiento

En estos días es normal haber sufrido de hambre emocional, a continuación encontrarás consejos que te pueden ayudar a bajar de peso después del confinamiento.

Alimentos que te ayudan a mantener energía durante el día
22/04/2020

Alimentos que te ayudan a mantener energía durante el día

La alimentación tiene una gran influencia en nuestra energía ¿Quieres conocer qué alimentos te ayudan a mantener energía durante el día? A continuación te lo detallamos.

Consejos para prevenir el sobrepeso y la obesidad infantil
21/04/2020

Consejos para prevenir el sobrepeso y la obesidad infantil

La prevención de sobrepeso debe comenzar en los primeros años de vida, ya que un estilo de vida saludable desde la infancia es más fácil de mantener en la edad adulta.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario