Claves para perder peso.
10/01/2020

Claves para bajar de peso comiendo sano

Alimentación, nutrición y herbodietética

Un grave factor de riesgo para nuestra salud es el sobrepeso, que unido a otros factores que nos acompañan en el quehacer diario como las prisas, el estrés o la falta de descanso pueden provocarnos importantes trastornos, en el mejor de los casos y enfermedades y patologías como la hipertensión, desajustes del colesterol y otras que si no cuidamos a través de facultativos, pueden llegar a provocar un fatal desenlace.

Siempre será preferible evitar, ya no solo el sobrepeso, sino el hecho de acumular algunos kilos por encima de nuestro peso ideal, pero si, desgraciadamente, ya hemos adquirido esos gramos que, sin llegar a la obesidad, sí impiden que podamos abrocharnos los pantalones correctamente o que podamos ponernos los zapatos con facilidad o simplemente que no nos acabemos de gustar al mirarnos en un espejo, en ese momento, debemos ponernos manos a la obra y arrancar la maquinaria para perder esos kilos que no nos gusta llevar de más.

 

Claves para bajar de peso.

Tanto para mantenernos dentro de un peso correcto como para perder algunos kilos de más, de una forma constante y sana, contamos con un gran aliado: los alimentos.

 

  • Una de las claves más importantes es el aumento del consumo de frutas y verduras. No solo nos van a dar la sensación de saciedad sino que también nos van a aportar vitaminas, minerales y fibras todo ello necesario para un funcionamiento correcto de nuestro organismo. Dentro del consumo de frutas y verduras, se recomienda el consumo de los productos de temporada ya que nos van a aportar dosis extras de nutrientes ya que en el momento en que las encontramos en el mercado es el punto de su excelencia. Si además son productos de proximidad, mucho mejor ya que estaremos contribuyendo a la sostenibilidad evitando emisiones derivadas del transporte.

 

  • Reducción del consumo de azúcares. El azúcar que necesita nuestro organismo ya se encuentra en los productos naturales, por lo que debemos evitar el consumo de dulces y productos procesados. Nos sorprendería conocer el porcentaje de azúcares de todo tipo que contienen todas las elaboraciones procesadas cuyo consumo, desgraciadamente, está aumentando enormemente entre nosotros: pizzas, croquetas, fast food…

 

  • Otra clave importante es el consumo de pescado en detrimento de la carne. La principal aportación a nuestro organismo de proteína de origen animal debería proceder del pescado. No significa que debamos evitar el consumo de carne, sino reducir su consumo, especialmente de las carnes rojas.

 

  • Elección de formas de cocción sanas. Un buen producto se puede destrozar, nutricionalmente hablando, si no lo cocinamos correctamente. Priorizaremos las cocciones al vapor y a la plancha con poca cantidad de grasa sobre los fritos. También tendremos en cuenta que las cocciones largas son menos saludables que las cortas. Así mismo, evitaremos el consumo de elaboraciones salseadas: siempre será más sano un filete un chorrito de aceite de oliva que el mismo filete acompañado de una salsa al roquefort, por muy buena que esté….

 

  • El consumo de carne debería ser puntual y esporádico, y dentro del consumo de carne, elegiremos las carnes blancas. Al menos un par de veces a la semana deberíamos ingerir carne de pollo o de pavo y especialmente de conejo, que es una carne no muy utilizada, pero que tiene unas propiedades excelentes ya que prácticamente carece de grasa. También es interesante el consumo de ternera, no el de novillo, vaca o buey.

 

  • Es muy importante para nuestro organismo aportar alimento varias veces al día: sería ideal, si nuestras tareas diarias lo permiten, realizar una ingesta cada tres o cuatro horas. Es preferible comer poco cuatro o cinco veces al día que realizar dos o tres ingestas más abundantes. La premisa es comer de todo, pero poco y repartido en varias ingestas.

 

  • Arroz y cereales en general, así como legumbres deben ser alimentos que no falten en nuestro menú diario ya sea como ingrediente principal o como guarnición.

 

La alimentación sana y equilibrada va a ser un factor clave para perder peso, pero podemos ayudar si cambiamos algunos hábitos de nuestras vidas. Hay que evitar fumar y consumir alcohol en exceso, un poco de vino en las comidas o una cerveza el fin de semana, no nos va a perjudicar, pero el exceso sí. Aumentar el ejercicio físico, aunque solo sea caminar una hora al día, nos va a beneficiar enormemente y, aunque es difícil en nuestra sociedad, aumentar el tiempo de descanso.

Estos son los pilares de la dieta mediterránea y, a grandes rasgos, las claves para mantener una vida sana: no es un sacrificio, y el beneficio, en forma de salud, que vamos a conseguir lo notaremos desde el primer momento.

Comparte en:

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión.

dieta verano
20/07/2020

Claves para mantener tu peso este verano

En verano aumenta la vida social y es difícil mantener unos buenos hábitos alimenticios, mantener tu peso en verano es uno de los retos, pero ¿Cómo podemos conseguirlo?

alimentos funcionales
25/06/2020

¿Qué es la alimentación funcional?

Los alimentos funcionales pueden ejercer un efecto equilibrador y contribuir a mejorar la salud de las personas, pero... ¿Son imprescindibles en nuestra alimentación?

Hidratarse correctamente en deporte
18/06/2020

¿Cómo hidratarse correctamente al hacer deporte?

Recuperar la energía e hidratación después de cada sesión de entrenamiento es importante para lograr un estado óptimo de salud. Vamos a analizar la hidratación deportiva.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario