Mostrar más resultados

Adherencia muscular: qué debes saber

Adherencia muscular: qué debes saber

Escrito por Andrea Pérez Mosquera

¿Alguna vez has sentido una molestia persistente en tus músculos que parece no desaparecer con el reposo? Puede que estés experimentando los efectos de un fenómeno que se conoce en el mundo de la salud como adherencia muscular. En el artículo de hoy exploraremos este concepto, cómo suele originarse, cómo tratarla de manera efectiva y qué beneficios ofrece el quiromasaje para el tratamiento de esta dolencia.

Aprende a aliviar todo tipo de dolores musculares en un enfoque teórico-práctico con el Curso de Quiromasaje que impartimos en Deusto Salud. ¡Disfruta de 250 horas lectivas centradas en cómo fomentar el bienestar físico y emocional en tu entorno!

Qué es la adherencia muscular y cómo se produce

La adherencia muscular es un término que se emplea para denominar a la unión anormal entre estructuras musculares que deberían moverse independientemente. Esta condición puede llegar a causar dolor, limitación de movimiento y disfunción muscular en quienes la sufren.

Los motivos por los que puede surgir una adherencia muscular son numerosos. No obstante, esta se produce sobre todo debido a lesiones musculares mal tratadas o no tratadas, así como por realizar con frecuencia movimiento incorrectos o repetitivos que, con el tiempo, llegan a generar desequilibrios musculares.

En cualquier caso, estas no son las únicas razones que pueden motivar la aparición de una adherencia muscular. Veamos, a continuación, sus principales causas:

  • Lesiones musculares. Esto incluye principalmente desgarros o distensiones mal curadas.
  • Inactividad prolongada. La falta de movimiento puede provocar que las fibras musculares se adhieran entre sí, generando una adherencia muscular.
  • Sobrecarga muscular. Realizar ejercicios excesivos o levantar grandes pesos sin la técnica adecuada pueden causar este problema.
  • Posturas incorrectas. Mantener posturas inadecuadas durante largos períodos también puede ser la causa de una adherencia muscular.
  • Estrés emocional. Aunque parezca que a priori no están relacionados, el estrés crónico puede provocar una tensión muscular que llegue a desencadenar adherencias.

Adherencia muscular y fibrosis: ¿son lo mismo?

Estos dos términos, aunque a menudo se utilizan de manera indistinta, no son exactamente lo mismo. Tanto la adherencia muscular como la fibrosis se refieren a cambios en la estructura de los tejidos, pero tienen diferencias clave en su origen y características. ¡Veamos cuáles son!

  • Las adherencias musculares se forman cuando el tejido conectivo denso se acumula dentro del músculo y causa restricciones en su movimiento normal. Estas adherencias pueden desarrollarse, como ya hemos visto, por lesiones mal curadas, sobrecarga muscular crónica, movimientos repetitivos o posturas incorrectas, entre otras causas.
  • Por su parte, la fibrosis es un proceso en el cual el tejido conectivo fibroso se acumula en exceso en un área específica del cuerpo, formando tejido cicatricial. Aunque la fibrosis puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, no se asocia con los músculos y puede afectar órganos internos, como los pulmones o el hígado.

En definitiva, las adherencias musculares se refieren específicamente a la acumulación de tejido conectivo dentro de los músculos, mientras que la fibrosis es un proceso más amplio que puede afectar diferentes partes del cuerpo.

Tratamiento de la adherencia muscular

El tratamiento de la adherencia muscular es esencial para restaurar la funcionalidad y el bienestar físico de aquellos que sufren esta condición. Cuando los músculos están afectados por adherencias, el dolor y la limitación en el movimiento pueden afectar de manera muy negativa a la calidad de vida. Por ello, abordar este problema de manera efectiva es crucial para promover la recuperación y prevenir complicaciones a largo plazo.

En este sentido, existen diversas estrategias de tratamiento diseñadas para abordar la adherencia muscular desde diferentes enfoques. A continuación, detallamos los más comunes:

  • Masaje terapéutico: realizar un masaje terapéutico profundo puede ayudar a romper las adherencias, promover la circulación sanguínea y aliviar la tensión muscular.
  • Estiramiento y movilización: los ejercicios de estiramiento específicos y técnicas de movilización articular pueden ayudar a restaurar el movimiento y reducir las adherencias.
  • Ejercicio terapéutico: es posible fortalecer los músculos debilitados y corregir desequilibrios musculares que contribuyen a la adherencia mediante un programa de ejercicios personalizado.
  • Terapia manual: otras técnicas manuales como la liberación miofascial o la terapia de puntos gatillo pueden ser beneficiosas en el tratamiento de la adherencia muscular.

En cualquier caso, e independientemente del tratamiento que elijamos, es importante buscar la ayuda de un profesional de la salud capacitado, ya sea un médico especialista, un fisioterapeuta o un quiromasajista, para diseñar un plan de tratamiento adecuado según las necesidades individuales de cada persona.

Beneficios del quiromasaje en la adherencia muscular

Junto a los tratamientos que hemos visto en el punto anterior, el quiromasaje, también conocido como masaje manual, se enmarca como una herramienta eficaz en el tratamiento y prevención de la adherencia muscular. Este tipo de masaje se enfoca en manipular los tejidos blandos del cuerpo, incluidos los músculos, para mejorar la circulación sanguínea, relajar la tensión y promover la curación.

Algunos de los beneficios específicos de aplicar el quiromasaje en casos donde se ha producido una adherencia muscular incluyen:

  • El quiromasaje puede ayudar a romper las adherencias entre las fibras musculares, lo que facilita la restauración del movimiento normal.
  • Al liberar la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea, el quiromasaje puede reducir el dolor asociado con la adherencia muscular.
  • Al aumentar la elasticidad de los tejidos musculares, esta herramienta puede ayudar a mejorar la flexibilidad y restaurar la amplitud de movimiento perdida debido a las adherencias.
  • El quiromasaje puede acelerar el proceso de recuperación al aumentar el flujo sanguíneo y ayudar a eliminar los desechos metabólicos de los tejidos musculares.
  • Al mantener los músculos y tejidos blandos en condiciones óptimas, esta terapia manual puede ayudar a prevenir la formación de nuevas adherencias y lesiones musculares.

El quiromasaje puede ser una herramienta valiosa para tratar, aliviar e incluso prevenir la adherencia muscular, ya que ayuda a restaurar la función muscular y mejorar la calidad de vida.

¡Hazte experto en quiromasaje!

¿Sabías que al menos el 11% de la población declara haber recibido masajes terapéuticos y otros tratamientos alternativos con una frecuencia semanal para aliviar dolencias y problemas físicos como la adherencia muscular? Aprende a realizarlos por ti mismo/a y mejora el bienestar de las personas de tu entorno especializándote con un Curso de Quiromasaje como el que impartimos en Deusto Salud.

Esta formación, avalada por los expertos de HealthSports-360, empresa especializada en prestar servicios de Salud, Bienestar y Deportes, te guiará durante 250 horas lectivas por el apasionante mundo del quiromasaje.

Aprende de la mano de docentes especialistas, en una modalidad flexible que te permite estudiar a tu ritmo y en el momento que tú elijas, accediendo a un amplio repertorio de recursos a través del campus virtual.

¡Indaga todos los detalles sobre el curso rellenando el formulario de contacto! Bienvenido/a a un mundo de bienestar, crecimiento profesional y personal.

Bibliografía