Cambios fisiológicos en la mujer durante la gestación
23/03/2020

Cambios fisiológicos en la mujer durante la gestación

Blog de Salud, Terapias Naturales y Bienestar

Desde el momento en que el espermatozoide fecunda el óvulo, se experimenta en la mujer una serie de cambios, tanto físicos como emocionales y funcionales, que no demuestran otra cosa que no sea la perfección del funcionamiento del cuerpo humano, adaptándose para la gestación de una nueva vida.

Todos estos cambios van a requerir unas demandas nutritivas necesarias para el desarrollo de la nueva vida que se está formando dentro del cuerpo de la gestante y unas atenciones emocionales que deben proporcionar el equilibrio a la mujer durante los nueve meses de embarazo.

 

Cambios durante la gestación.

Durante la gestación se van a producir cambios físicos y cambios psíquicos, entre los primeros nos encontraríamos la pérdida de la menstruación, el aumento de peso, con todo lo que ello trae consigo y aumento del volumen de sangre entre otros y entre los segundos hablaríamos de una cierta tendencia a la depresión y a la irascibilidad. Todo ello no es gratuito ni casual, se debe a la acción de las hormonas que durante el embarazo segregan ingentes cantidades de estrógeno y progesterona provocando este nuevo escenario. 

Los cambios más importantes que se producen durante la gestación serían los siguientes:

  • Aumento de peso. 

Entre el primer día de embarazo y el parto, lo normal es que la mujer aumente entre 10 y 12 kilos debido al crecimiento del feto y la placenta, aumento de las glándulas mamarias, mayor volumen de sangre y aumento de la grasa corporal.  En ocasiones, puede contribuir al aumento de peso la retención de líquidos que es normal que aparezca durante el embarazo y que se pierde a las pocas semanas del parto. Este aumento de peso provoca en muchas ocasiones dolores de espalda.

  • Senos sensibles e hinchados.

Es uno de los primeros síntomas del embarazo, debido al cambio hormonal preparándose para la futura lactancia. Este aumento se debe a la mayor concentración de grasa y de sangre, lo que se traduce en la aparición de arterias y venas azuladas y a la posible aparición de estrías por el volumen. Los pezones y las aureolas también aumentan de tamaño, provocando malestar y ciertos picores.

  • Aumento del volumen de sangre. 

Durante la gestación, el volumen de la sangre aumenta entre un 30 y un 50%. Esto provoca que la concentración de hemoglobina sea más baja lo que se traduce en una anemia por dilución, llevando al final del embarazo una anemia por deficiencia de hierro, por lo que se deberán controlar estos niveles constantemente.

  • Disminución de la actividad gastrointestinal.

Desde los primeros días de gestación y debido al aumento de la progesterona, se relaja el músculo del útero para permitir el crecimiento del feto lo que hace disminuir la movilidad gastrointestinal para permitir una mejor absorción de los alimentos pero provocando, a su vez, una serie de contraindicaciones como acidez, regurgitación, náuseas y vómitos y estreñimiento. En estos casos lo recomendable es comer poca cantidad muchas veces al día, ingerir alimentos blandos como cremas y sopas, no acostarse hasta pasadas, al menos, dos horas después de comer.

  • Cambios en el sistema cardiovascular.

Durante los seis primeros meses de gestación aumenta el ritmo cardiaco y disminuye la tensión arterial, normalizándose esta situación durante el tercer trimestre. Al aumentar el número de latidos por minuto en un 30% aproximadamente, también aumenta el número de inspiraciones en el sistema respiratorio, provocando, a su vez, que el cansancio aumente con muy poco esfuerzo. Esto sería una anomalía en una mujer que no estuviera embarazada, pero durante la gestación es normal que ocurra, por lo que no se deberán tomar medidas. Gran parte del flujo sanguíneo se concentra en el feto, lo que provoca hinchazón tanto de las manos como de los pies.

  • Aumento del cansancio.

Aumenta la sensación de agotamiento y la somnolencia, debido al gran aumento de los niveles de progesterona. Contrasta esta situación con las dificultades para dormir y descansar correctamente, debido, sobre todo, al aumento de peso y a la descompensación por el crecimiento del feto que impide una posición cómoda de descanso, por lo que es recomendable baños de agua tibia para relajar y realizar algunos ejercicios adecuados para embarazadas.

 

En definitiva, todos estos cambios y otros muchos menos evidentes, como el aumento de glucosa en la sangre y la dificultad para eliminar el calcio ya que el feto precisa y absorbe una gran cantidad de este mineral, deben ser controlados por facultativos para que sus niveles se encuentren dentro de los parámetros.

Una vida saludable y una alimentación equilibrada con las recomendaciones pertinentes ya que las necesidades nutricionales cambian drásticamente, si bien no en cantidad sí en matices, ayudarán enormemente a mantener un adecuado equilibrio tanto físico como psíquico.

Comparte en:

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión.

reiki espiritual
26/05/2020
Joan Bertran de Bes

La fuerza del espíritu según el reiki

De que manera Reiki te ayuda con tu camino espiritual. Vamos a ampliar nuestros conocimientos en el siguiente artículo.

vitamina D niños
20/05/2020

Importancia de la vitamina D en niños

La vitamina D tiene una gran importancia en los niños. Vamos a ver cómo se obtiene la vitamina d, sus fuentes y cómo lograr que tu hijo obtenga la cantidad adecuada.

4 r comunicacion
15/05/2020

Las 4R en comunicación

La técnica de las 4R en comunicación es una excelente manera para recuperarse de los errores. Vamos a descubrir en qué consisten estos 4 pasos.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario