Nutrición y cuidados de salud en la tercera edad
17/12/2019

Nutrición y cuidados de salud en la tercera edad

Blog de Salud, Terapias Naturales y Bienestar

De entre todos los cuidados de salud que debemos tener en cuenta al llegar a la tercera edad, quizás el más importante sea la nutrición. Para empezar, en todas las edades de la vida, nuestra alimentación es la que nos va a dar sin lugar a dudas nuestro estado de salud. 

 

El gran problema de la nutrición en la tercera edad: la desnutrición

Parece una paradoja, pero es así: hablando de nutrición en la tercera edad, el gran problema del anciano es la desnutrición. Hay muchísimos factores que hacen que la gente mayor tenga mucho más riesgo de desnutrición que el resto de la población adulta, pero los más importantes serían los siguientes:

  • La gente mayor tiene muchos más problemas dentales, lo que puede provocar más dificultad para masticar bien la comida. También pueden tener más problemas para deglutir.

 

  • A medida que vamos envejeciendo, también envejece nuestro intestino delgado, lo que hace que este no absorba bien todos los nutrientes que ingerimos al comer.

 

  • También se altera el sentido del gusto y del olfato, lo que puede llevar a una disminución del apetito.

 

  • Muchos ancianos tienen además enfermedades asociadas, como hipertensión arterial, diabetes, problemas renales o colesterol elevado, lo que hace que a veces tengan que seguir dietas pobres en sal o en hidratos de carbono, dietas pobres en grasas o en proteínas. Esto seguramente contribuirá a mejorar la enfermedad de base, pero tiene el peligro de producir carencia de ciertos nutrientes.

 

  • No debemos olvidar tampoco los problemas económicos de muchos ancianos, así como la dificultad de movilidad que puedan tener (el no conducir, por ejemplo). Estos problemas pueden conllevar que muchas veces las personas mayores no puedan permitirse la compra de alimentos frescos y de buena calidad.

 

  • Y, por último, la soledad puede ser también un problema que lleve a la desnutrición. El hecho de tener que comer solo, puede acarrear a una falta de interés en la comida, tanto en el cocinar como en el hecho de comer.

 

Como mejorar la nutrición y la alimentación en la tercera edad

Llegados a este punto, es evidente que nuestros esfuerzos en cuanto a la alimentación de la gente mayor deberán centrarse en evitar la desnutrición. Veamos qué podemos hacer para ello:

 

  • Lo primero de todo es asegurar que el anciano va al médico periódicamente. Su médico de familia es el profesional que podrá detectar cualquier signo de desnutrición y el que podrá derivarle al dentista en caso de que tenga problemas bucales, al dietista en caso de que necesite algún tipo de dieta especial, le podrá dar suplementos de proteínas o de vitaminas si son necesarios o podrá remitirle a un psicólogo o a un psiquiatra en caso de que tenga problemas depresivos que puedan influir en su alimentación.

 

  • Otra cosa que podemos hacer es intentar enriquecer más los platos y animarle a que coma alimentos ricos en nutrientes (siempre que no tenga alguna enfermedad que lo contraindique) como la ingesta de frutos secos, comer la fruta bien madura (que contendrá más hidratos de carbono), beber la leche entera, esparcir cereales del desayuno en el yogur, añadir arroz o carne en las sopas, al hacer una tortilla añadir alguna clara de más (puesto que las claras son ricas en proteínas), etc. A veces también puede ser de gran ayuda darle algún tipo de suplemento nutricional, como suplementos de vitaminas o de proteínas. Intentar dar más sabor a los platos. Aunque deban comer con poca sal, podemos darle más gusto a sus comidas añadiendo especias y hierbas aromáticas, zumo de limón, etc.

 

  • Es mejor planificar varias comidas al día menos copiosas que pocas y muy abundantes. Es muy recomendable por ejemplo que coma un plátano u otra fruta a media mañana o un yogur con cereales a media tarde.

 

  • Un buen consejo para el cuidado de la salud y que repercutirá positivamente en la alimentación de la gente mayor es intentar hacer algún tipo de ejercicio físico suave de forma regular. Caminar un poquito cada día estimulará el apetito además de fortalecer su sistema muscular.

 

  • Y, por último, intentar que aunque el anciano viva solo, haga siempre alguna comida a la semana acompañado. Esto le ayudará a no perder interés en el comer y a disfrutar más de la comida.

 

Si has tratado con gente mayor, seguro que te has encontrado con problemas de nutrición en muchos de ellos. ¿Cómo los has tratado? ¿Qué es lo que te ha funcionado mejor y que es lo que no te ha servido?

 

Comparte en:

Diplomada en Enfermería en la Escuela Universitaria de Enfermería de Girona y en Empresariales por la Universitat Oberta de Catalunya, con un máster en Logopedia por la Universidad de Barcelona. Ha realizado diversos cursos de especialización, tanto en el área de enfermería como de empresariales. Dispone de amplia experiencia como enfermera en diferentes servicios médicos. Actualmente, es gerente y co-propietaria de una empresa, tarea que compagina con la docencia.

reiki espiritual
26/05/2020
Joan Bertran de Bes

La fuerza del espíritu según el reiki

De que manera Reiki te ayuda con tu camino espiritual. Vamos a ampliar nuestros conocimientos en el siguiente artículo.

vitamina D niños
20/05/2020

Importancia de la vitamina D en niños

La vitamina D tiene una gran importancia en los niños. Vamos a ver cómo se obtiene la vitamina d, sus fuentes y cómo lograr que tu hijo obtenga la cantidad adecuada.

4 r comunicacion
15/05/2020

Las 4R en comunicación

La técnica de las 4R en comunicación es una excelente manera para recuperarse de los errores. Vamos a descubrir en qué consisten estos 4 pasos.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario