Geriatría y Gerontología: consejos para elegir una buena residencia para nuestros mayores
25/09/2018

Geriatría y Gerontología: consejos para elegir una buena residencia para nuestros mayores

Gestión Sanitaria

La forma de vida de la sociedad actual ha llevado en los últimos tiempos a que muchos de nuestros mayores deban ingresar en residencias geriátricas. Las causas son múltiples: el aumento de la longevidad (cada vez la esperanza de vida de nuestra sociedad aumenta más, siendo actualmente en España de 80 años para los hombres y 85 para las mujeres, mientras que en el año 1900 era de 34 años en los varones y 36 en las mujeres), el aumento de la morbilidad (aumento de enfermedades que va ligado a vivir más años, como las demencias, enfermedades neurológicas y degenerativas, enfermedades relacionadas con el riego sanguíneo, etc), la incorporación de las mujeres en el mercado laboral (lo que no permite que podamos cuidar a nuestros ancianos nosotros mismos), las viviendas pequeñas (no olvidemos que son muchas las familias que viven en pisos no demasiado grandes), etc.

Es obvio por tanto deducir que la oferta de residencias actualmente sea muy amplia y por lo tanto que nos sea a veces más difícil decidir cuál es la mejor para nuestro familiar.  Vamos a dar una serie de consejos que no debemos perder de vista y que nos ayudarán a la hora de escoger residencia.

 

Geriatría y gerontología: escoger una buena residencia

 

- Lo primero que debemos comprobar es la higiene que se lleva a cabo en las instalaciones, debemos asegurarnos que la residencia está limpia, que no hay malos olores y que se llevan a cabo las medidas de limpieza e higiene necesarias.

 

- Otro punto clave que debemos comprobar es el equipo profesional con el que cuenta la residencia. Debe tener un médico (a ser posible especializado en geriatría y gerontología), una o varias enfermeras (dependiendo del número de residentes) y varios cuidadores (debemos asegurarnos que el número de cuidadores sea suficiente para el número de mayores que tiene la residencia). Además es un valor añadido que la residencia cuente con algún psicólogo, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional (que se encargará de establecer un plan de actividades y animaciones) , un trabajador social (que puede ayudar a la familia a solicitar posibles ayudas, etc) y un nutricionista. En este aspecto del personal también debemos tener en cuenta si en la residencia en cuestión se lleva a cabo formación continuada para el personal. Un buen indicador de la calidad de la residencia es si su personal realiza de forma periódica cursos de formación para mejorar la calidad asistencial.

 

- El siguiente punto a valorar son todos los aspectos relacionados con la alimentación: aconsejamos preguntar por ejemplo si en los menús diarios se puede escoger entre diferentes platos y qué tipos de dietas especiales tienen en caso de problemas concretos. También es bueno saber cuántas comidas se hacen al día, en qué horarios  y quién elabora los menús (lo ideal sería que los elaborara un experto en nutrición).

 

- Aunque nuestro familiar sea autónomo en cuanto a movilidad, un buen consejo a la hora de escoger la residencia es comprobar que ésta sea accesible para personas que vayan en silla de ruedas o andador: comprobar que las puertas sean anchas, que haya rampas al lado de las escaleras, comprobar la accesibilidad de los lavabos… el hecho de que las instalaciones cuenten con este punto es un indicador de la calidad de la residencia. Además, aunque ahora no lo necesite, no sabemos si nuestro familiar necesitará algún tipo de ayuda tipo andador o silla de ruedas en un futuro.

 

Es aconsejable también preguntar por el proceso del ingreso. Para una persona mayor, irse a vivir en una residencia puede ser un cambio muy doloroso y traumático, y en el mejor de los casos necesitará un proceso de adaptación. Podemos preguntar por ejemplo si existe algún protocolo de acogida.

 

Otro consejo es que nos fijemos en que en la residencia geriátrica se lleve a cabo una atención personal y continuada a cada paciente, elaborando un plan de atención individual y comprobando que dicho plan se va revisando y modificando periódicamente según las necesidades del paciente.

 

Y, por último, no debemos olvidarnos de todo lo referente al tema precio: preguntar claramente qué incluye el precio y qué queda excluido de él. A parte de los servicios que obligatoriamente deben estar incluidos en el precio como son el alojamiento, la alimentación y la asistencia médico sanitaria,  debemos consultar cuáles son los servicios añadidos que ofrece la residencia (que pueden ser muchos y muy variados), cuáles están incluidos en el precio y cuáles no (y en este último caso, pedir por un listado de todos los precios de dichos servicios adicionales): servicio de peluquería, de podología, servicio de cuidador adicional que acompañe a los residentes al exterior de las instalaciones, servicio de ejercicio físico o gimnasio, etc.

 

Según lo que hemos visto, ¿añadirías algún otro consejo a la lista? ¿Te ha tocado escoger residencia geriátrica para algún familiar tuyo? ¡Cuéntanos tu experiencia!

 

Curso relacionado: Curso de Geriatría y Gerontología 

Es necsario tener varios factores en cuenta antes de ingresar a un familiar en una residencia puesto que dependiendo cuales sean sus condiciones el anciano se adaptará antes o después a este proceso que seguramente se le hará duro al principio, pero con un buen asesoramiento y unas buenas instalaciones y personal cualificado, puede llegar a sentirlo com osu nuevo hogar. 

Comparte en:

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética con Máster oficial en Nutrición y Metabolismo cursado en la Universidad de Barcelona. Colabora con el Grupo Planeta desde el año 2008 en diferentes cursos y proyectos relacionados con el área de Dietética y Nutrición.

Todo sobre la ley de dependencia y sus reconocimientos
09/01/2019
Montserrat Capdevila

Todo sobre la ley de dependencia y sus reconocimientos

Hoy queremos hablar de un tema actual y con cada vez más relevancia: la Dependencia. En esta entrevista os explicaremos todo sobre la Ley de Dependencia en España.

Cómo recopilar información de los pacientes con la nueva RGPD (parte 2)
18/12/2018
Montserrat Capdevila

Cómo recopilar información de los pacientes con la nueva RGPD (parte 2)

En este post vamos a centrarnos en los pasos a seguir para recopilar correctamente dicha información y cumplir con los requisitos que establece la RGPD.

Consejos para mejorar la comunicación con los pacientes
17/12/2018
Montserrat Capdevila

Consejos para mejorar la comunicación con los pacientes

cada paciente, su enfermedad y su situación son diferentes y por lo tanto deberemos siempre estar atentos para facilitar la comunicación entre los pacientes.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario