Mindfulness concentración
23/12/2020

¿Cómo el mindfulness aumenta tu concentración?

Mente Sana

Todas las personas que en algún momento han incorporado a sus vidas la práctica del mindfulness saben Integrarlo en nuestro día a día aporta múltiples beneficios que redundan en una mejora significativa de la calidad de vida, entre ellos la capacidad de observación y concentración.

El arte de observar a través del mindfulness

Uno de los valores del mindfulness consiste en prestar atención de un modo diferente a la realidad que nos rodea. Y con “prestar atención” no nos referimos solamente a observar y fijarse, sino en analizar los factores que actúan en nuestra vida en cualquier aspecto y a las posibilidades de desarrollo que tal vez permanezcan ocultas o durmientes. Es decir, lo que Kabat-Zinn, creador del mindfulness, denomina “rotación ortogonal de la conciencia”, con la que podemos dar un giro a nuestra forma de contemplar y aceptar la realidad.

Decía William James (1842-1910) en su obra Principios de psicología (1890), que “la facultad de dirigir deliberadamente nuestra atención errante, una y otra vez, constituye el fundamento mismo del juicio, el carácter y la voluntad”. Y su afirmación cobra más valor aún en una época en la que estamos habitualmente conectados a dispositivos electrónicos con los que estamos en contacto con nuestros amigos y con muchas más personas a las que ni siquiera conocemos y de las que ignoramos prácticamente todo.

Y a pesar de ello pasamos la mayor parte desconectados, es decir, desconectados de nosotros mismos, de nuestras sensaciones, nuestras preocupaciones y nuestras emociones. Y también, claro está, de las apreciaciones y percepciones que los demás tienen sobre nosotros.

La capacidad de atención

Estamos atentos a un like o un retuit en las redes sociales, pero no sabemos el efecto que causamos en nuestros compañeros de trabajo ni en cómo nuestro paciente ha recibido el diagnóstico que acabamos de comunicarle. Es evidente que algunos eslabones de esta cadena no están en el lugar que les corresponde y que se hace necesario reordenarlos mediante la observación interna.

Prestar atención a nosotros mismos es una fase del mindfulness que consiste en la aplicación de tres técnicas:

  • Propiocepción: ubicación de nuestro propio cuerpo en el espacio.

 

  • Interocepción: apreciación de nuestro cuerpo como una totalidad.

 

  • Autopercepción: constatación del efecto que el cuerpo causa en el espacio.

 

Por supuesto, todo ello debe hacerse de forma objetiva y sin dejarnos llevar por lo que creemos que somos o por lo que imaginamos que los demás creen que somos, sino atendiendo exclusivamente a lo que somos. Y esto no puede llevarse a cabo sin un proceso de meditación y atención plena con el que nos desliguemos de juicios y prejuicios para poder llegar a nuestro objetivo: qué somos, dónde estamos, cuál es nuestro cometido y quién, cómo y de qué manera lo recibe.

Si logramos tener respuestas a estas preguntas, estaremos más y mejor preparados para establecer una comunicación plena con las personas a las que atendemos en nuestro trabajo, porque lograremos utilizar las palabras adecuadas, el tono de voz apropiado y la gestualidad indicada y alcanzaremos un mayor nivel de empatía con el que podremos entender al paciente y, por lo tanto, dar también respuestas a sus dudas, sus incertidumbres y sus temores.

Beneficios de aumentar la concentración

Una mayor capacidad de concentración supone un mayor nivel de atención. Y un mayor nivel de atención implica necesariamente un grado de empatía mayor. En el caso del personal sanitario, está demostrado que quienes mantienen de forma asidua la práctica del mindfulness logran alcanzar una mayor conexión con los pacientes y que estos aceptan con mayor receptividad los diagnósticos y los tratamientos pertinentes.

Siempre hay que tener en cuenta que los beneficios de cualquier terapia están basados en buena parte en la relación que se crea entre el paciente y el terapeuta, por lo que muchos estudios señalan la importancia del mindfulness en cualquier proceso terapéutico. Así, se ha demostrado en los últimos años que la práctica del mindfulness es el entrenamiento básico para cualquier terapeuta, a lo que el psiquiatra del Hospital Nacional de Lima, doctor Edgar Vásquez Dextre, añade que “cuando estamos en mindfulness somos conscientes de la conciencia, nos damos cuenta de que no somos el contenido de la conciencia y estamos abiertos a lo que se manifiesta en la conciencia”.

A todo lo expuesto hasta aquí hay que sumar también que el feedback o retroalimentación que los pacientes transmiten al personal que los atiende se convierte en un factor de incremento de la autoestima o auto eficacia profesional y, por consiguiente, de la personal. Con todo ello, se hacen evidentes los beneficios de aprender a estar más presentes.  

 

 

 

Comparte en:

Licenciado en periodismo y en antropología social y cultural. Título de profesor de Yoga. Profesor y director de escuela de Yoga (Yoga Transforma)

Actitud positiva
23/04/2021
Joan Bertran de Bes

¿Qué es y cómo tener una actitud positiva?

En el siguiente post veremos cómo los pensamientos y las emociones generan pautas de conducta, y cómo estas determinan la manera que tenemos de vivir la vida.

Crecimiento personal
05/04/2021

¿Qué es el crecimiento personal?: técnicas y herramientas

Todos tenemos la capacidad de aprender y evolucionar en la vida. Hoy te facilitaremos las herramientas y técnicas para mejorar tu crecimiento personal.

Plan de acción coaching
29/03/2021
Joan Bertran de Bes

Pasar a la acción en Coaching

El coaching no tiene sentido sin objetivos. Para cumplir dichos objetivos es necesario definir los pasos y el plan de acción. En el artículo de hoy lo analizamos.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario