alimentación durante la lactancia
22/12/2015

Buenas prácticas en la alimentación durante la lactancia

Pediatría

Es bien sabida la importancia de la lactancia materna sobre el recién nacido y todos los beneficios sobre madre e hijo que conlleva. Sin embargo, el éxito de conseguir una buena lactancia no solo reside en el deseo de conseguirla, sino que hay factores de influencia como el estrés de la madre o la calidad de la leche que son claves para la continuidad de la lactancia en un largo período de tiempo (según la OMS debería ser como mínimo 6 meses).

Es preciso que la madre realice unas buenas prácticas de alimentación para evitar rechazos del bebé a la lactancia puesto que el contenido del calostro y, posteriormente, de la leche, no es igual en las primeras semanas tras dar a luz que cuando el bebé ya tiene 3 meses. A medida que el infante va creciendo, la composición de la leche se va modificando y adaptando a sus necesidades.

Por tanto, una vez mentalizados y concienciados que la leche materna es la mejor y nos va a aportar múltiples beneficios, tanto para el recién nacido como para la madre, se deberían seguir las siguientes directrices para poder garantizar la buena calidad de la leche y que la madre mantenga cubiertas sus necesidades tanto de minerales, vitaminas, fibra, agua y macronutrientes (carbohidratos, proteínas y lípidos).

10 consejos de alimentación durante la lactancia 

1- No obsesionarse con recuperar el peso previo al embarazo

Es imprescindible no obsesionarse por recuperar el peso previo al embarazo, ya que el organismo necesita su tiempo para recuperarse de todo el proceso de gestación.

2- Dividir las ingestas de comida en varias tomas al día 

Se recomienda dividir las ingestas en varias tomas al día, así evitaremos pasar momento de más sensación de apetito y el organismo tendrá una regulación a nivel de glucosa en sangre y un equilibrio.

3- Consumir 5 raciones de frutas y verduras 

Se deben consumir abundantes frutas y verduras (5 al día). Dos platos de verdura, uno en cada toma principal y durante el día incorporar en la dieta tres piezas de fruta.

4- Consumir sal yodada y pescado

Durante esta etapa también se ven aumentados los requerimientos de elementos como el yodo. Para cubrir las necesidades se recomienda consumir sal yodada, sin abusar, y aumentar el consumo de pescado, que proporcionará proteínas de alto valor biológico y son de mayor calidad. Además, aportará lípidos cardiosaludables (sobre todo en el caso de los pescados azules).

5- Aumentar la ingesta de líquidos 

Se debe tener un especial cuidado con la hidratación, la producción de leche incrementa las necesidades de líquidos en el organismo. Se recomienda consumir un mínimo de 2 litros de agua. Se debe utilizar el agua como bebida, evitando sobre todo el consumo de alcohol.

6- Consumir productos lácteos 

Otro punto importante es el aporte de calcio, tanto para reponer el que ha podido perder la madre durante el embarazo como para el correcto desarrollo del sistema óseo del recién nacido. Para ello es importante el consumo de productos lácteos, siempre y cuando no estén contraindicados.

7- Cubrir las necesidades de vitamina D

Para cubrir las necesidades de vitamina D, lo ideal es ir tomando el sol de forma responsable y con precauciones, esto ayudará a conseguir los requerimientos además de lo aportado en la dieta.

8- Mantener una alimentación equilibrada

Es imprescindible que la alimentación sea equilibrada, que del total de energía diaria un 50-55% sean hidratos de carbono, un 30-35% sean lípidos y un 12-15% sean proteínas.

9- Consumir hidratos de carbono y lípidos 

Respecto a los hidratos de carbono, se recomienda que sean complejos, para que su absorción sea lenta, de ese modo se van quemando y utilizando poco a poco y así evitaremos que se acumule en forma de grasas en nuestro organismo. Por tanto, se recomiendan los alimentos que aportan carbohidratos complejos como la pasta, patata, arroz, pan, legumbres, etc. En esta etapa, y en especial al principio, la tendencia es de ingerir hidratos de carbono simples en forma de dulces y golosinas, por los regalos que reciben tanto la madre como el recién nacido (bombones por ejemplo). Lo recomendable es dejarlos para ocasiones especiales y una muy buena opción es ofrecerlos a las visitas que vienen a felicitar a la familia, de ese modo evitamos tener un exceso de este tipo de productos en casa y no se desequilibra de forma tan frecuente la alimentación.

En cuanto a los lípidos, es indispensable hacer una dieta cardiosaludable, en la cual la aportación de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados sea la principal. Fuentes de alimentos como el aceite de oliva o los frutos secos, como por ejemplo las nueces, son imprescindibles para una dieta sana y equilibrada.

10- Consumir proteínas de alto valor biológico

Finalmente, en referencia a las proteínas, es muy importante la aportación de este nutriente en la alimentación de la madre, ya que es un componente indispensable para el crecimiento del bebé y por tanto debe estar presente en la leche materna. Fuentes de proteínas de alto valor biológico son las del huevo y la de los pescados, en especial de los blancos. Aunque si la opción de la madre es la vegana, con una buena combinación de alimentos que consigan aportar los aminoácidos esenciales, no tiene porqué haber ningún tipo de problema. Una buena combinación son los cereales con legumbres (lentejas con arroz, por ejemplo).

Una vez aseguramos una dieta equilibrada que aporta todo tipo de nutrientes para cubrir las necesidades de la madre y en consecuencia, los nutrientes que necesita el bebé, se debe tener un especial cuidado con los alimentos que pueden dejar un rastro de sabor en la leche. Ciertos alimentos pueden modificar el sabor de la leche, cosa que no es negativa, ya que de esa forma el bebé ya estará incorporando nuevos sabores, pero en algunas ocasiones pueden provocar rechazo a la lactancia materna. Un ejemplo de ello pueden ser los espárragos o las alcachofas.

En este post hemos revisado los aspectos más representativos de la dieta en la etapa de lactancia, tan importante para la madre cómo para el recién nacido. ¿Quieres aprender más sobre la dieta en diferentes etapas de la vida o de los alimentos y sus propiedades? ¿Te atreves a iniciarte en el apasionante mundo de la alimentación y nutrición?

alimentación durante la lactancia

Comparte en:

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética con Máster oficial en Nutrición y Metabolismo cursado en la Universidad de Barcelona. Colabora con el Grupo Planeta desde el año 2008 en diferentes cursos y proyectos relacionados con el área de Dietética y Nutrición.

protección solar niños
16/07/2020

Consejos para proteger a los niños del sol

La exposición al sol es beneficiosa para los niños ya es una buena fuente de síntesis de vitamina D pero hay que tener cuidado con la sobreexposición solar.

Pediatría: ¿usar melatonina para dormir?
17/06/2020

Pediatría: ¿usar melatonina para dormir?

La comercialización de melatonina en niños fue el fin de la preocupación de muchas familias por el sueño de sus hijos pero debemos conocer a fondo sus propiedades.

Vacunas infantiles
25/02/2020

Recomendaciones de vacunas infantiles para el 2020

Una correcta vacunación sistemática empieza en las primeras semanas de la vida de los nacidos y se extiende hasta la adolescencia, atendiendo a la efectividad y seguridad

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario