Consejos de pediatría: protección solar para los más pequeños
30/05/2018

Consejos de pediatría: protección solar para los más pequeños

Pediatría

Para muchos de nosotros el verano es la estación del año que más esperamos y que con más ganas recibimos. Los pequeños también, ya que además de que disponen de más tiempo libre, la mayoría de las actividades las realizan al aire libre. El buen clima que tenemos y los días de sol son perfectos para salir y disfrutar con los más pequeños de casa, pero debemos tener presente que la piel de ellos es muy delicada y que tenemos que protegerla incluso con más conciencia para evitar que sufra daños y sobretodo mantenerla en un buen estado de salud.

Por este motivo, es de vital importancia que tomemos siempre algunas precauciones cuando nos vemos obligados a exponer a los niños al sol, no obstante, hay que recalcar que los meses de otoño e invierno debemos también preocuparnos por su piel, ya que los rayos de sol más perjudícales, los rayos UV afectan de igual forma.

Cremas solares

Las cremas solares, son por excelencia el mejor aliado para prevenir ciertas lesiones en la piel producidas por el sol, por tanto, siempre aplicaremos protector solar en todas las zonas del cuerpo que estén a la vista incluidas la cara, cuello, brazos, piernas y pies. Tan solo evitaremos su uso cuando no vayamos a salir, es decir, que estén en un sitio cerrado o estemos en una zona completamente a la sombra. Sin embargo, en este último caso, se recomienda siempre hacer uso de la crema solar.

Evidentemente, existen marcas más fiables y con más garantías que otras, pero lo que sí que es realmente importante es que sean resistentes al agua. De todas formas, es muy conveniente que apliquemos de nuevo el protector cada dos o tres horas, ya que con el sudor o con el agua del baño, se pierde la eficacia protectora. Además, aplicaremos la crema siempre con un mínimo de 30 minutos antes de la exposición y así conseguiremos obtener toda su efectividad.

Parece que relacionemos siempre la protección solar con playa, pero nada más lejos de la realidad, protejamos a los más pequeños siempre, incluido en la montaña. A medida que se asciende, disminuye el filtro natural de la humedad, que protege parcialmente de los rayos solares, así que si vamos o tenemos pensado subir a más de mil metros de altitud hay que usar siempre una protección solar muy alta.

Factor de protección solar (FPS) 

El factor de protección solar (FPS) ha despertado siempre mucha inquietud y sobretodo inseguridad por no disponer de toda la información. Esta duda se resuelve de una forma rápida y sencilla si tenemos presente que el FPS para los niños debe ser mínimo de +15, a excepción de las épocas en las que se exponen más al sol, que deberíamos elegir un producto con FPS +50 para conseguir protegerlos de los rayos UVA y UVB.

Otros consejos

Al margen de las cremas solares, hay otros consejos que también deberemos tener en cuenta especialmente con las más pequeños. Los menores de 6 meses no deben exponerse al sol de forma directa aun llevando protector solar. En cualquier caso, evitaremos siempre esta exposición durante las horas centrales del día, es decir, desde las 11h hasta las 16h, ya que el peligro aquí no es solo los rayos ultravioletas del sol sino también las altas temperaturas a las que se están sometiendo y hay que conocer que el organismo de un bebé o un niño tiene menos capacidad para poder bajar su temperatura corporal a través del sudor, por lo que la posibilidad de sufrir un golpe de calor o una hipertermia es mayor. Hidratemos continuamente con agua para que así la pérdida de líquidos sea menor y la probabilidad de sufrir un shock se vea considerablemente disminuida.

Para evitar este mal trago, es importante proteger al pequeño con una gorra o un sombrero. Los mejores tejidos siempre serán el algodón y el lino, ya que son los que más absorben el sudor y dejan transpirar. Así que lo usaremos no solo para el gorrito, sino que también con el resto de prendas con las que se vistan, especialmente en días muy calurosos utilizaremos ropa ligera. Estos filtros físicos, como son las prendas de vestir, son mucho más recomendables, especialmente para los bebés más pequeños, ya que los filtros químicos podrían provocarle algún tipo de alergia cutánea.

Los ojos también deben defenderse de los rayos solares. En los primeros meses, es suficiente con poner una gorra al bebé, ya que al llevarlo principalmente en el carrito éste estará protegido incluso por la sombrilla. A posterior, será siempre mejor ponerle unas gafas de sol.

Hay que recordar que tiene igual o más importancia la hidratación de la piel después de un día con una exposición al sol larga. Utilizar cremas hidratantes o las ya muy conocidas “after sun” será una buena elección para calmar la piel y reducir así la agresión solar.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y cumple la relevante función de resguardarnos de los peligros del entorno. Por lo tanto, es esencial cuidarla desde que somos muy jóvenes, ya que el daño solar es acumulativo, eso de que la piel tiene memoria, es totalmente cierto.

Es más, se sabe que el deterioro ocasionado por los rayos ultra violeta (UV) durante la infancia, aumenta la posibilidad de desarrollar cáncer cutáneo en la adultez.

No hay que tenerle miedo al sol, ya que es fuente de vida, de vitamina D y genera endorfinas (hormona que crea la sensación de bienestar). Simplemente hay que ser prudentes y resguardar a nuestros pequeños para que el verano sólo deje recuerdos bonitos, ¡Feliz verano a todos!

Comparte en:

Diplomada en Enfermería por la escuela universitaria de Sant Joan de Dèu perteneciente a la Universidad de Barcelona. Máster en Enfermería quirúrgica por la Universidad de Barcelona en el Hospital de tercer nivel Sant Joan de Dèu. Postgrado en enfermería de Salud laboral por la Universidad internacional de Cataluña. Máster en formación para el profesorado en enseñanza de educación secundaria obligatoria, bachillerato, formación profesional e idiomas.

Protectores solares especiales para mi bebé
02/07/2018

Protectores solares especiales para mi bebé

Ya llego el verano y aun no sabes cual es el mejor protector para tu bebé. Aquí te recomendamos.

Cómo tratar las picaduras de mosquitos en bebés y niños
05/06/2018

Cómo tratar las picaduras de mosquitos en bebés y niños

En general las picaduras de insectos, que suelen provocar pápulas inflamatorias (lesión en la piel) con prurito y normalmente se manifiestan con dolor.

Guía de pediatría: qué hacer ante la picadura de un insecto
03/04/2018

Guía de pediatría: qué hacer ante la picadura de un insecto

Que hacer cuando un insecto pica a nuestros pequeños. Te explicamos breve mente algunos cuidados básicos para tratar las picaduras.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario