Enfermedades pediátricas: ¿cuántos tipos de meningitis hay?
05/03/2018

Enfermedades pediátricas: ¿cuántos tipos de meningitis hay?

Pediatría

La meningitis es una enfermedad infecciosa provocada por virus o bacterias que en muchas ocasiones se encuentran en la nariz y en la garganta de personas que no tienen ninguna sintomatología, es decir, que están aparentemente sanas (portadores sanos) y las contagian a terceras personas.

La meningitis la pueden contraer personas de cualquier edad pero, puesto que se puede contagiar con facilidad entre personas que conviven en espacios cerrados y reducidos, los adolescentes, los estudiantes universitarios y aquellos que duermen en internados o colegios mayores presentan un riesgo superior de contraer este tipo de infección.

Hay muchos tipos distintos de bacterias que pueden hacer que aparezca una meningitis bacteriana.

De otra forma, hay muchos tipos distintos de virus que pueden conllevar que se desarrolle una meningitis viral, como los enterovirus, uno de los más conocidos son el virus de poliomielitis y el virus del herpes. Por lo que podríamos decir, entonces que los tipos de meningitis que existen en niños, se dividen en:

Meningitis víricas

Este tipo tiene un pronóstico menos grave y que además no se necesita tratamiento en la inmensa mayoría de casos, el niño se cura por sí solo. Además, no deja secuelas ni efectos secundarios importantes. Tampoco, es preciso de vacuna ni tan solo como medida de prevención. A menudo no se llega a diagnosticar porque los síntomas pueden ser similares a los de una gripe común y se suelen pasar por alto, sin llegar a tratarlo como una meningitis vírica.

Meningitis bacterianas

La meningitis bacteriana es una patología grave y en todos los casos cuando un niño es diagnosticado de meningitis bacteriana, debe quedarse hospitalizado. El problema más grave de las meningitis bacterianas, es que puede dejar secuelas cerebrales e incluso llegar a provocar la muerte incluso recibiendo el tratamiento adecuado.

Las meningitis bacterianas más frecuentes son:

  • Meningococo B.
  • Meningococo C.
  • Haeemophilus b.
  • Neumococo.

Estas bacterias provocan la infección e inflamación de las meninges. Las meninges son unas membranas que rodean el cerebro y la médula espinal, y es debido a esta presión que se ejerce los problemas cerebrales que pueden llegar a causar en el niño. Cuando se infectan sólo las meninges se habla de meningitis. En algunas ocasiones, la bacteria se disuelve en la sangre, siendo ya otro tipo de problema llamado sepsis meningocócica. También puede ocurrir, en algunas ocasiones que se den los dos problemas a la vez.

Debemos decir que además de por las infecciones, la causa más frecuente como hemos comentado, la meningitis puede aparecer debido a hongos, tumores, y otros virus como el de las paperas, el VIH, el herpes labial (ya explicado) y el herpes genital.

La mejor prevención para la meningitis es la vacunación sin ninguna duda. Hay que saber, que a nivel nacional, la vacunación para el meningococo C es obligatoria. Esta vacuna lo que produce es la formación de defensas contra este germen. La protección completa se suele producir a las dos semanas de que el niño haya recibido la vacunación.

Hay que recalcar que la Asociación Española de Pediatría recomienda la vacuna en lactantes a partir de los 2 meses de vida, para conseguir esa protección cuanto antes.

Si por desgracia, el niño ya se ha contagiado, puede presentar los primeros síntomas entre los dos y los diez días después a que se haya producido el contagio. Los más frecuentes y que anuncian que no se trata de una simple gripe son:

  • Fiebre alta.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Rigidez de la nuca.
  • Vómitos bruscos.
  • Somnolencia.
  • Pérdida de conciencia.
  • Agitación, delirio y/o convulsiones.
  • Manchas de color rojo-púrpura en la piel, lo que implica una mayor gravedad.

Es posible que los lactantes con meningitis no tengan los síntomas más típicos de la meningitis que acabamos de señalar y que solo estén sumamente irritables, amodorrados o faltos de energía y que tengan fiebre. Puede ser muy difícil consolarlos y tranquilizarlos, aunque un adulto los intente calmar llevándolos en brazos.

Entre otros síntomas de la meningitis en los lactantes, se incluyen los siguientes:

  • ictericia (tonalidad amarillenta en la piel)
  • rigidez de cuello y de todo el cuerpo
  • fiebre o temperatura corporal más baja de lo normal
  • desgana
  • succión débil
  • llanto agudo

Si el diagnóstico de la meningitis se hace tarde o el niño no recibe el tratamiento adecuado, esta enfermedad puede provocar lesiones graves como hemos comentado. Las más destacadas son:

  • Hipoacusia (sordera).
  • Hidrocefalia.
  • Convulsiones.
  • Hemorragia subdural.
  • Daño cerebral.
  • Fontanelas abultadas (las zonas blandas de las partes superior y anterior del cráneo del bebé)

La mayoría de los casos de meningitis, tanto los de origen viral como los de origen bacteriano, se propagan a través de las diminutas gotas de líquido procedentes de la garganta y de la nariz de una persona infectada. Las gotas se pueden transportar a través del aire cuando la persona tose, se ríe, habla o estornuda.

El hecho de compartir comida, vasos, cubiertos, servilletas, pañuelos o toallas es otra forma de transmitir la infección. La mayoría de las veces, las infecciones se contagian entre personas que están en contacto directo, como quienes conviven en el mismo domicilio o quienes se besan o comparten cubiertos con personas infectadas. Por lo que debemos procurar y tener especial cuidado con estos contactos directos, especialmente en niños, y es que ¿sabéis como le llaman los profesionales especializados en pediatría a esta enfermedad que hemos explicado? La meningitis el “coco” de los pediatras.

Curso relacionado: Curso Superior de Auxiliar de Pediatría

Jenifer Ferrer

Diplomada en Enfermería por la escuela universitaria de Sant Joan de Dèu perteneciente a la Universidad de Barcelona. Máster en Enfermería quirúrgica por la Universidad de Barcelona en el Hospital de tercer nivel Sant Joan de Dèu. Postgrado en enfermería de Salud laboral por la Universidad internacional de Cataluña. Máster en formación para el profesorado en enseñanza de educación secundaria obligatoria, bachillerato, formación profesional e idiomas.

Comparte en:

Diplomada en Enfermería por la escuela universitaria de Sant Joan de Dèu perteneciente a la Universidad de Barcelona. Máster en Enfermería quirúrgica por la Universidad de Barcelona en el Hospital de tercer nivel Sant Joan de Dèu. Postgrado en enfermería de Salud laboral por la Universidad internacional de Cataluña. Máster en formación para el profesorado en enseñanza de educación secundaria obligatoria, bachillerato, formación profesional e idiomas.

Qué son y cómo tratar los trastornos de ansiedad en pediatría
16/01/2019

Qué son y cómo tratar los trastornos de ansiedad en pediatría

La ansiedad es una emoción básica que experimentamos todos los seres humanos. Suele aparecer como respuesta normal a un peligro o amenaza.

Protectores solares especiales para mi bebé
02/07/2018

Protectores solares especiales para mi bebé

Ya llego el verano y aun no sabes cual es el mejor protector para tu bebé. Aquí te recomendamos.

Cómo tratar las picaduras de mosquitos en bebés y niños
05/06/2018

Cómo tratar las picaduras de mosquitos en bebés y niños

En general las picaduras de insectos, que suelen provocar pápulas inflamatorias (lesión en la piel) con prurito y normalmente se manifiestan con dolor.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario