Pautas para una correcta lactancia materna
20/12/2016

Pautas para una correcta lactancia materna

Pediatría

Todos sabemos que la leche materna es el mejor alimento que se puede ofrecer a un recién nacido o lactante durante los primeros meses de su vida. Es un alimento completo que aporta todos los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse. Entre sus beneficios podemos mencionar que es gratis, está siempre preparada y a la temperatura ideal y fomenta el vínculo de apego entre la madre y el bebé. Además, tiene efectos positivos demostrados sobre su salud, ya que reduce la incidencia y/o gravedad de múltiples infecciones (gastroenteritis, infecciones de vías respiratorias, otitis, bacteriemias, meningitis e infecciones urinarias, entre otras) y protege contra el síndrome de muerte súbita, diabetes, enfermedad de Crohn, linfoma y otras enfermedades inmunológicas y alérgicas relevantes especialmente en bebes que justo empiezan a enfrentarse a la vida.

La lactancia materna también tiene beneficios sobre para la madre ya que disminuye el riesgo de hemorragia posparto, favorece la contracción uterina y reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario premenopáusico. Es importante recalcar que toda madre está capacitada para dar el pecho a su hijo/a, aunque bien es cierto que los primeros días pueden ser difíciles tanto para la madre como para el niño, pero, con ganas, ilusión, paciencia y buenos consejos se consigue una lactancia muy satisfactoria en la mayoría de los casos.

Por todas estas numerosas ventajas que hemos nombrado, es importante extender la lactancia materna el mayor tiempo posible, al menos de una forma exclusiva durante los primeros seis meses. Hay algunos consejos que podemos tener en cuenta para conseguir una lactancia materna exitosa.

Recomendaciones generales para una lactancia correcta y exitosa:

  • Se debe iniciar la lactancia lo antes posible, es decir poner el bebé al pecho en sala de partos o durante la primera hora de vida: es el momento en que el recién nacido está más despierto, con un reflejo o instinto de succión vigoroso, antes de sumirse en un profundo sueño. Es importante porque favorece el aprendizaje del recién nacido y porque estimula la subida de la leche.
  • La lactancia de forma exclusiva con leche materna se debe intentar mantener hasta el sexto mes, aunque es beneficioso dar el pecho sea cual sea la duración de la lactancia, pero para potenciar al máximo sus efectos es importante alimentar al lactante exclusivamente con leche materna hasta los seis meses y continuar como mínimo hasta el año de edad. A partir de esta edad se deberá también introducir otros nutrientes recomendados según el pediatra.
  • Tener una paciencia infinita, la paciencia es, creo, uno de los pilares fundamentales de una lactancia exitosa. Cualquier inconveniente puede sobrellevarse con actitud positiva y amor.
  • Postura correcta: el niño debe tener la boca abierta unos 180°, los labios evertidos, y debe abarcar toda la areola con la boca. No es recomendable hacer la pinza con los dedos para que salga más leche, ya que en realidad sólo se logra obstruir algunos conductos. Hay que colocar al niño de modo que el pezón le quede al nivel de la nariz o del labio superior. Entonces, se aproxima el niño al pecho (no al revés). La postura convencional es aquella en la que la barriga de la madre y la del niño se tocan (pide consejo para aprender otras).
  • Frecuencia y duración de las tomas: recomendamos darle de mamar a demanda. Esto significa que debes darle el pecho siempre que lo reclame. Un recién nacido no tiene horario, pero poco a poco irá cogiendo el hábito del tiempo. Para facilitar esta adaptación, es recomendable que el niño pase el mayor tiempo posible con la madre, empezando por la estancia en la clínica. Hay niños muy tranquilos (pocos) que duermen profundamente y no piden comer. En estos casos, se recomienda despertarles cada 3-4 horas para ofrecerles el pecho.
  • Alimentar a demanda: el reloj no es compatible con una buena lactancia. Dar a demanda significa hacerlo sin horarios, incluso por la noche. Poco a poco el bebé irá estableciendo su propio ritmo de alimentación con intervalos más regulares. Puede que el bebé tenga hambre a la hora de haber terminado una toma o que sienta ganas de recibir el calor de la madre ante sueño, frío, malestar, irritabilidad. Recordemos que la teta es alimento, pero también consuelo. En general, la duración de las tomas es variable y viene determinada por la respuesta del recién nacido.
  • No usar chupete las primeras semanas: se desaconseja el uso de tetinas por lo menos hasta que haya quedado establecida la lactancia materna. La succión de la tetina es diferente a la succión del pezón y esto podría llegar a confundir al bebé.
  • Una postura adecuada: si el bebé no está bien colocado al pecho le costará más obtener la leche corriendo el riesgo de que se canse de intentarlo. La clave es acercar al bebé lo más posible al pecho colocándolo barriga con barriga con la madre y asegurándose de que la mayor parte de la areola mamaria está dentro de la boca del bebé.
  • Consejos durante la toma: la concentración de grasa es más alta al final de la toma. Por eso, es importante dejar que el lactante vacíe completamente un pecho antes de darle el otro. Se recomienda iniciar siempre las tomas empezando por pechos alternos. Si acabas en la toma anterior con el izquierdo, se tendrá que empezar la próxima por el derecho, y así sucesivamente. No es recomendable ofrecerle el biberón después del pecho sólo para comprobar si se ha quedado con hambre, ya que hay niños con gran necesidad de succión que se tomarían el biberón sin tener hambre
  • La alimentación de la madre debería ser sana y variada: no hay alimentos contraindicados y se aconseja ingerir mucho líquido (agua, zumos naturales y leche).

Estas son algunas de las pautas que se deben tener muy en cuenta para una lactancia correcta y exitosa y es que la leche materna es el primer alimento natural de los niños, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida y sigue aportándoles al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida.

Aun así, no nos estresemos, nadie es experto en amamantar y más cuando se trata de tu primer bebé, pero no te rindas ante un fracaso o ¿no crees que merece mucho la pena?.

Curso relacionado: Curso Superior de Pediatría

Comparte en:

Diplomada en Enfermería por la escuela universitaria de Sant Joan de Dèu perteneciente a la Universidad de Barcelona. Máster en Enfermería quirúrgica por la Universidad de Barcelona en el Hospital de tercer nivel Sant Joan de Dèu. Postgrado en enfermería de Salud laboral por la Universidad internacional de Cataluña. Máster en formación para el profesorado en enseñanza de educación secundaria obligatoria, bachillerato, formación profesional e idiomas.

Vacunas infantiles
25/02/2020

Recomendaciones de vacunas infantiles para el 2020

Una correcta vacunación sistemática empieza en las primeras semanas de la vida de los nacidos y se extiende hasta la adolescencia, atendiendo a la efectividad y seguridad

10 alimentos prohibidos en la infancia
28/01/2020

10 alimentos prohibidos en la infancia

La alimentación de los niños debería ser lo más parecida a la de los adultos, pero existen excepciones que debemos tener en cuenta a nivel nutricional y digestivos.

Fiebre alta niños
02/01/2020

¿Qué hacer ante una fiebre alta en niños?

La fiebre es uno de los síntomas que más preocupan a los padres. Aprende cómo actuar si aparece.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario