cuidados recién nacido
15/01/2015

¿Qué cuidados necesita el recién nacido?

Pediatría

Cada bebé es único, por eso, los cuidados del recién nacido dependerán de ese nuevo ser, de su madre y del vínculo entre ambos. Madre e hijo de a poco aprenderán a conocerse y a seguir construyendo ese vínculo tan especial que se inició en el embarazo. El objetivo de esta guía de cuidados del recién nacido es darte los conocimientos básicos para poder realizar un correcto apoyo a tu paciente/es en esta nueva unidad familiar que les puede llegar a provocar estrés por la nueva situación creada:

Elementos a tener en cuenta en los cuidados del recién nacido

Mucosa

En los primeros dos o tres días de vida es común en algunos bebés la secreción de gran cantidad de mucosa incolora que hasta puede causarle vómitos y/o regurgitaciones. Esto se debe a que ocasionalmente su estómago se llena de esta sustancia y el bebé la eliminará a través de su garganta.

Piernas y brazos

Normalmente, al nacer y por un período breve de tiempo , los bebés mantienen sus brazos y piernas dobladas. Esto se debe a la posición en la que estuvieron durante los meses de gestación en el útero materno. Ante cualquier duda se debe consultar al pediatra de la unidad.

Pechos

En muchos casos, tanto los varones como las mujeres, nacen con sus pechos inflamados. Las hormonas maternas que han pasado al cuerpo del bebé antes de nacer son las causantes. Generalmente los pechos tardarán en deshincharse entre una semana y hasta dos meses. Si el bebé tiene los pechos hinchados no se debe apretarlos, puesto que puedes causar una infección.

Flujos vaginales

Con frecuencia, las niñas recién nacidas pueden sangrar muy levemente a través de la vagina durante el primer y segundo día de vida y hasta doce días después. Esto se debe a que las hormonas maternas han pasado al cuerpo del bebé antes del nacimiento. Otra posible secreción vaginal es la de una mucosa blanca inmediatamente después del parto. Este tipo de secreción es mucho más común. Será importante determinar si el sangrado proviene de la zona vaginal o rectal, puesto que las causas de uno y otro no son las mismas.

Piel

Al nacer, la piel del bebé puede aún conservar una vellosidad llamada lanugo en su espalda, hombros y brazos. Esto es totalmente normal y la irá perdiendo con el roce de la ropa y el baño. Además, es probable que noteis pequeñas marcas blancas ("manchas de leche") en la cara. Estas desaparecerán en uno o dos meses sin aplicar ningún tratamiento. Asimismo, en algunos casos se puede notar eritema, unas manchitas color púrpura entre los ojos, por sobre la nariz y/o arriba del área de la nuca. Generalmente desaparecerán en uno o dos años. Por otro lado, con frecuencia, en el primer o segundo día de vida, los recién nacidos desarrollan una erupción colorada que se asemeja a la picadura de mosquito. Esta clase de urticaria es inofensiva y desaparecerá eventualmente. También puede desarrollar dermatitis del pañal. Esto ocurre ocasionalmente uno o dos días después del parto. Simplemente incrementar el tiempo de exposición de su piel al aire cuando le cambies el pañal o en el baño. En estos casos se puede pedir al pediatra que recomiende alguna crema para aplicarle en la zona afectada.

Deposiciones

En el primer y segundo día de vida del bebé ensuciará el pañal con una sustancia llamada meconio de color oscuro, casi negro. Después de dos o tres días de alimentarse del pecho sus deposiciones serán color amarillo-mostaza y su consistencia floja. En caso que el bebé se alimente con fórmula sus deposiciones iniciales (meconio) cambiarán de tono primero hacia el verde y luego hacia el amarillo a medida que pasan los primeros días. A medida que el bebé comienza a alimentarse, notarás que tendrá una deposición después de cada comida. De todos modos, la cantidad de deposiciones diarias disminuirán al pasar algunas semanas. Los bebés que toman fórmula pueden ver reducidas sus deposiciones a una diaria. Muchos bebés lloran y se molestan con las primeras deposiciones. Todo esto es normal, siempre y cuando el bebé no esté constipado ( estreñido), fenómeno que es menos probable que ocurra si le da pecho.

Ictericia

Durante la primer semana de vida la piel y la esclerótica (parte blanca del ojo) del bebé pueden tornarse amarillos, a esto se le llama ictericia del recién nacido. En la mayoría de estos casos esta condición desaparecerá gradualmente luego del cuarto o quinto día de vida. Sin embargo, en casos más severos se lo deberá tratar. A medida que se normaliza el funcionamiento del hígado se desvanecerá esa tonalidad de su piel y de sus ojos.

cuidados del recién nacido

Cordón umbilical

Algunos expertos recomiendan, entre los cuidados del recién nacido, no bañarlo para no mojar el cordón mientras no se le haya caído. Sin embargo, hay quienes no están de acuerdo. Usualmente, el cordón se caerá de una a dos y hasta tres semanas después del parto. Lo importante es mantener el pañal por debajo del cordón para permitir que se seque con el contacto con el aire y aplicar alcohol en la parte más cercana a la piel utilizando una gasa cada vez que le cambies el pañal. Si la zona se torna colorada o dura o si tiene alguna secreción o mal olor puede tratarse de una infección, se debe consultár para q indiquen el tratamiento a seguir.

Aumento de peso y crecimiento

Todos los bebés pierden peso en los primeros tres o cuatro días y luego comienzan a aumentar de peso. Como regla general, los bebés duplican su peso a los cinco meses y lo triplican al año. Su crecimiento aproximado es de 25 cm en el primer año.

Pene y vagina

Al higienizar su pene no se debe tirar del prepucio (la piel que cubre el glande), puesto que generalmente está adherido y se puede desgarrar. En muchos casos estará adherido durante los primeros años de vida. Por lo tanto al higienizarlo, sólo hacelo en forma exterior. En el caso de las niñas, usar una gasa limpia suave, agua tibia y jabón neutro para remover cuidadosamente los restos de las deposiciones que pudieran quedar entre los labios de la vagina. Siempre higienizar esta zona de adelante hacia atrás para evitar que los gérmenes del recto lleguen a la vagina.

Estornudos

Los bebés recién nacidos suelen estornudar sin razón aparente. Con frecuencia estornudan al exponerlos de repente a la luz. Al estornudar despejan los orificios nasales de sustancias no deseadas. Si el bebé está congestionado y tiene tos o está inapetente, consultar al médico.

Llanto

Los bebés lloran más a partir del segundo o tercer día de vida, puesto que en los comienzos está más somnoliento y menos hambriento. Pero un bebé no siempre llorará por hambre. Durante nueve meses el bebé estuvo contenido dentro de la madre. La temperatura a la que estaba expuesto era la correcta, la cantidad de alimento era el correcto, la luz o mejor dicho la falta de luz junto con los sonidos y el movimiento que disfrutaba le proporcionaban el medio ideal. Ahora el bebé está en el mundo exterior y es probable que por momentos se sienta solo y desprotegido. Es por eso que a veces llorará para llamar la atención y tener cerca a la madre. Simplemente necesita sentir su calor y su olor.

Sueño

Estudios recientes realizados por la American Academy of Pediatrics concluyen que los incidentes de síndrome de muerte súbita pueden reducirse colocando al bebé de lado. Asimismo, se debe asegurar que la ropita no le ajuste alrededor del cuello. No debe tener nada que le impida mover su cabecita hacia los lados. Además, su colchón debe ser firme y durante los primeros seis meses de vida es preferible que duerma en una cuna sin almohadas o muñecos de peluche con los que se pueda sofocar.

Hipo

En muchos casos los bebés tienen hipo después de comer. Esto se debe a que han tragado mucho aire. No es para alarmarse, sólo les durará de cinco a diez minutos. Se puede intentar que eructe, se puede dar un poco más de leche o el chupete para apresurar su conclusión.

Eructo

Al eructar, el bebé libera el aire que haya tragado al llorar o comer. Si el recién nacido traga mucho aire al comer, se sentirá satisfecho y perderá interés en la leche. Al eructar eliminará el aire y de este modo seguirá comiendo un poco más. Para hacerlo colocar al bebé contra el pecho en posición vertical o sentado sobre la falda sosteniéndole el mentón con la mano. En ambos casos palmeale suavemente la espalda por debajo de las costillas durante dos o tres minutos. Si no eructa intentar acostarlo sobre su barriga por unos minutos y volver a levantarlo. Por lo general esto hace que las burbujas de aire cambien de posición y salgan. En ciertas ocasiones los bebés no necesitan eructar (muchos bebés que toman pecho no tragan aire al comer). Así que no es obligatorio que lo haga, si no eructa luego de intentarlo por varios minutos. En ciertos casos algunos bebés necesitan eructar antes de comer, especialmente si lloraron antes. Espero que haya servido de ayuda para consolidar conceptos frente a dudas que pueden generarse en padres primerizos en cuanto a los cuidados del recién nacido.

Comparte en:

Enfermera pediátrica asistencial desde el año 1998 hasta la actualidad, en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, trabajando en diferentes unidades a lo largo de estos años. Especializada por la universidad de Barcelona con el Posgrado en Enfermería Quirúrgica y por la Universidad de Sant Joan de Déu, con el Postgrado en Enfermería en Anestesia y Reanimación.

Vacunas infantiles
25/02/2020

Recomendaciones de vacunas infantiles para el 2020

Una correcta vacunación sistemática empieza en las primeras semanas de la vida de los nacidos y se extiende hasta la adolescencia, atendiendo a la efectividad y seguridad

10 alimentos prohibidos en la infancia
28/01/2020

10 alimentos prohibidos en la infancia

La alimentación de los niños debería ser lo más parecida a la de los adultos, pero existen excepciones que debemos tener en cuenta a nivel nutricional y digestivos.

Fiebre alta niños
02/01/2020

¿Qué hacer ante una fiebre alta en niños?

La fiebre es uno de los síntomas que más preocupan a los padres. Aprende cómo actuar si aparece.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario