riesgos del parto prematuro
06/10/2015

¿Qué riesgos tiene el parto prematuro?

Pediatría

Vamos a empezar dando una definición de qué es parto prematuro. Se considera parto prematuro a todo nacimiento que tiene lugar antes de las 37 semanas de gestación. Los bebés prematuros tienen más riesgos de sufrir problemas de salud que los bebés que cumplen las 40 semanas de gestación. Aún así, la medicina actual permite que un bebé que nazca con tan sólo 30 semanas, puede vivir un tiempecito en la incubadora con todos los cuidados necesarios para desarrollarse correctamente. Los partos prematuros comportan normalmente una serie de complicaciones que son más comunes en los bebés prematuros que en los bebés nacidos a término. Mientras que por lo general los bebés prematuros casi a término tienen pocos problemas o éstos son leves, los bebés nacidos entre las semanas 32 a 34 de gestación pueden tener una serie de complicaciones que van de leves a severas.

Síntomas del parto prematuro

Los partos prematuros no tienen los síntomas de un parto común, por lo que es aconsejable conocer cuáles son los propios de este tipo de parto para tenerlos controlados. El parto prematuro  puede detectarse a través de los síntomas que detallamos a continuación:

Pre-síntomas del parto prematuro

  • Contracciones que hacen que tu barriga se endurezca mucho cada 10 minutos o más
  • Cambio en el color del flujo vaginal, o sangrado
  • La sensación de que su bebé está empujando hacia abajo muy pronto
  • Dolor débil en la parte baja de la espalda
  • Dolor de barriga con o sin diarrea

Causas de un parto prematuro

  • El estrés
  • Los antecedentes de salud de la mamá
  • Alguna infección
  • Malos hábitos, como el de fumar, beber o consumir otras drogas

Sin embargo, hay un porcentaje muy elevado de partos antes de tiempo de los cuales se desconocen las causas.    

parto prematuro

¿Qué hacer en caso de parto prematuro?

No te precipites si tienes pocos síntomas. En cambio, si todo indica que estás de parto antes de tiempo, descansa, bebe líquidos (nunca café o refrescos) y acude directamente al hospital. El parto prematuro puede cogerte desprevenida. No te preocupes, lo fundamental es conocer bien los síntomas del parto prematuro, mantener la calma y acudir cuanto antes a un centro hospitalario, una vez has detectado esos síntomas que indican que se adelanta el momento previsto para dar a luz a tu bebé.

Problemas del parto prematuro

Los partos prematuros comportan normalmente una serie de complicaciones que son más comunes en los bebés prematuros que en los bebés nacidos a término. Mientras que por lo general los bebés prematuros casi a término tienen pocos problemas o éstos son leves, los bebés nacidos entre las semanas 32 a 34 de gestación pueden tener una serie de complicaciones que van de leves a severas. A continuación os explicamos qué problemas puede presentar el parto prematuro.

Síndrome de dificultad respiratoria neonatal

El síndrome de dificultad respiratoria neonatal (SDR) es una de las complicaciones más comunes que se observa en bebés prematuros. Esta afección hace que la respiración sea difícil y ocurre en bebés cuyos pulmones no se han desarrollado todavía totalmente.

La enfermedad viene provocada principalmente por la falta de una sustancia resbaladiza y protectora, llamada surfactante o agente tensioactivo, que ayuda a los pulmones a inflarse con aire e impide que los alvéolos colapsen. Esta sustancia normalmente aparece en los pulmones maduros.

También puede ser el resultado de problemas genéticos con el desarrollo pulmonar.

Cuanto más prematuro sea un bebé al nacer, menos desarrollados estarán sus pulmones y mayor será la probabilidad de presentar el síndrome de dificultad respiratoria neonatal. La mayoría de los casos se observa en bebés nacidos antes de 28 semanas y es muy raro en los bebés nacidos a término (a las 40 semanas).

Retinopatia del prematuro

La Retinopatía del Prematuro (Retinopathy of Prematurity o ROF) es un trastorno de los vasos sanguíneos de la retina que se suele presentar en algunos de los niños que han nacido de forma prematura. También conocida como Fibroplasia Retrolental, se trata del desarrollo anormal de los vasos sanguíneos en la retina y comúnmente comienza durante los primeros días de vida, pudiendo progresar rápidamente, causando ceguera en cuestión de semanas.

Retinopatia prematuroEsto sucede debido a que el ojo se desarrolla rápidamente durante las semanas 28-40 de gestación. Cuando un niño nace prematuramente, este crecimiento normal de los vasos sanguíneos se detiene y comienzan a crecer vasos anormales. Por eso, generalmente, cuanto más prematuro es el bebé y cuanto menor es su peso al nacer, mayor es el riesgo de desarrollar ROP.

Apnea del prematuro

Los recién nacidos prematuros a menudo tienen un patrón respiratorio inmaduro e irregular. A veces, los bebés prematuros dejan de respirar durante 20 segundos o más. Esta interrupción en la respiración se denomina apnea y puede ir acompañada de una reducción en el ritmo cardíaco.

Algunos factores contribuyen a la aparición de apnea en los recién nacidos prematuros: inmadurez del cerebro, debilidad de los músculos que mantienen permeables las vías respiratorias…

Las situaciones de estrés adicionales, como infección, problemas cardíacos o pulmonares, anemia, bajos niveles de oxígeno, problemas de temperatura, problemas de alimentación y sobrestimulación, en un bebé prematuro pueden empeorar la apnea.

Por eso, los bebés prematuros están bajo observación constante para detectar cualquier caso de apnea. Si el bebé deja de respirar, el personal de enfermería lo estimulará dándole palmaditas o tocándole las plantas de los pies.

Ictericia del prematuro

La ictericia es un trastorno frecuente en los recién nacidos prematuros que se caracteriza por un color amarillento de la piel y la zona blanza del ojo provocado por un exceso de bilirrubina en la sangre. Los bebés prematuros tienen más probabilidades que los bebés nacidos a término de desarrollar ictericia ya que sus hígados no se encuentran lo suficientemente maduros para eliminar la bilirrubina de la sangre.

La ictericia suele ser leve y, por lo general, no es nociva. No obstante, si el nivel de bilirrubina es muy alto puede causar daño cerebral. Por lo general, esto puede evitarse ya que a través de los análisis de sangre se puede comprobar si las concentraciones de bilirrubina son muy altas y, en ese caso, se puede tratar al bebé con fototerapia, un tratamiento basado en la luz que ayuda al organismo a eliminar el exceso de bilirrubina, alterándola o favoreciendo su eliminación a través del hígado.

Anemia del prematuro

Por regla general, los recién nacidos tienen niveles mayores de 15 gramos de hemoglobina en sangre. Sin embargo, los bebés prematuros frecuentemente tienen cifras por debajo de este nivel, lo que significa que no tienen suficientes glóbulos rojos. Esto es lo que se conoce como anemia.

Normalmente, el bebé almacena hierro durante los últimos meses de gestación y lo utiliza hacia el final del embarazo y después del nacimiento para producir glóbulos rojos. Los bebés prematuros pueden no haber tenido suficiente tiempo para almacenar hierro.

Si el bebé es anémico, suele desarrollar problemas de alimentación y crecer más lentamente. La anemia también puede agravar los problemas cardíacos o de respiración, por forzar al corazón a trabajar en exceso para tratar de entregar la limitada reserva de oxígeno. Si permanece sin tratamiento puede ocasionar insuficiencia cardiaca congestiva.

Además, la anemia del prematuro puede exacerbarse por otras complicaciones asociadas como infecciones, las cuales aumentan la hemólisis, enterocolitis necrotizante que provoca hemorragias intestinales y hemorragia cerebral que pueden causar una pérdida súbita de sangre que requiera tratamiento inmediato.

Concluyendo con todo lo anteriormente dicho tenemos que tener en cuenta lo siguiente:

El embarazo es una feliz espera que muchas veces se ve empañada por dudas y preocupaciones, sobre todo al momento del parto.

¿Cómo podemos prevenir un parto prematuro?

Hoy en día con los avances médicos es posible reducir los riesgos de anormalidades del embarazo y tener la posibilidad de dar a luz un niño sano. Lee esta lista para prevenir un parto prematuro:

  • Evitar sustancias tóxicas: alcohol, tabaco y drogas.
  • Tener una nutrición adecuada.
  • Evitar las enfermedades del embarazo siguiendo controles médicos.
  • Mantener un reposo apropiado.

Dice el viejo refrán: "es mejor prevenir que lamentar". Le damos la razón, el parto prematuro se puede prevenir tomando conciencia al cuidar de tu cuerpo y así cuidar de tu bebé.

Lo importante es reconocer los síntomas del parto prematuro para poder eliminar, al máximo, el riesgo de tener este tipo de parto. Deben cuidarse, mucho más las mujeres que ya tuvieron un parto prematuro, abortos espontáneos o si el embarazo es múltiple. 

Comparte en:

Enfermera pediátrica asistencial desde el año 1998 hasta la actualidad, en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, trabajando en diferentes unidades a lo largo de estos años. Especializada por la universidad de Barcelona con el Posgrado en Enfermería Quirúrgica y por la Universidad de Sant Joan de Déu, con el Postgrado en Enfermería en Anestesia y Reanimación.

Qué es la higiene del sueño en pediatría
14/03/2019
Montserrat Capdevila

Qué es la higiene del sueño en pediatría

La higiene del sueño la podríamos definir básicamente como el hecho de enseñar a dormir bien a nuestros hijos.

Qué son y cómo tratar los trastornos de ansiedad en pediatría
16/01/2019

Qué son y cómo tratar los trastornos de ansiedad en pediatría

La ansiedad es una emoción básica que experimentamos todos los seres humanos. Suele aparecer como respuesta normal a un peligro o amenaza.

Protectores solares especiales para mi bebé
02/07/2018

Protectores solares especiales para mi bebé

Ya llego el verano y aun no sabes cual es el mejor protector para tu bebé. Aquí te recomendamos.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario