Liderar, dirigir y gestionar centros sanitarios, la importancia de hacerlo bien
26/07/2018

Liderar, dirigir y gestionar centros sanitarios, la importancia de hacerlo bien

Programación neurlingüística o PNL

Hemos hablado varias veces acerca de la gestión de centros sanitarios y sobre el liderazgo de equipos en el área de la salud. Pero en este post vamos a intentar profundizar un poco más en la importancia de aprender a liderar, puesto que sí, también hay que aprender a dirigir y a liderar. Si bien es cierto que un líder nace, es igual de cierto que también “se hace”. Debemos tener en cuenta que del éxito del papel del líder dependerá el éxito del equipo, y en consecuencia, de esto se deriva también el éxito del centro. Y puesto que el personal sanitario es uno de los activos más importantes de los centros sanitarios, aprender a dirigir estos equipos es pues de suma importancia.

Cómo ser un buen líder en los centros sanitarios

Para aprender a ser un buen líder, una de las primeras cosas que debemos hacer es reconocer nuestros errores. Hay que tener en cuenta que a la hora de dirigir equipos, el ejemplo a los subordinados es esencial. No podemos pretender que los miembros de nuestro equipo reconozcan y asuman sus errores si el líder no lo hace nunca. Y reconocer los errores para poderlos subsanar es básico cuando hablamos de sanidad y salud, cuando tratamos con pacientes.

Y tan importante como reconocer los errores es saber gestionar nuestros éxitos y nuestros aciertos, tanto los propios del líder, como los del equipo. Para poder gestionarlos bien es imprescindible que exista un buen canal de comunicación entre los miembros del equipo y el líder, puesto que nos será necesario conocer cómo se han hecho las cosas para llegar a los resultados obtenidos. Si bien suele ser fácil que nos informen sobre los aciertos suele ser mucho más complicada la misma tarea con los errores. Éstos suelen taparse o minimizarse, intentando hablar lo mínimo de ellos. Es función del líder conseguir un clima de confianza suficiente para que sus subordinados le informen tanto de sus aciertos como de sus errores y poder así gestionarlos bien: reforzar y repetir las acciones que nos han llevado a los éxitos y corregir las que nos han llevado a los fracasos.

Aunque lo dicho hasta ahora puede parecer muy obvio, si profundizamos un poco veremos que a veces no lo es tanto. Pongámoslo en práctica con un ejemplo:

Ejemplo práctico de un buen liderazgo en los centros sanitarios:

Supongamos el caso por ejemplo del equipo de enfermería de un centro sanitario, que está liderado por la supervisora de enfermería. Si durante un período determinado de tiempo se diera el caso que dichas enfermeras se pincharan accidentalmente de forma repetida con el material de extracción de sangre de sus pacientes, sería bastante obvio que la supervisora de enfermería se plantearía el hecho de que se están produciendo algunos errores que llevan a dichos accidentes laborales, con lo cual sería de esperar que empezara una “indagación” acerca de esos errores para poder gestionarlos y solucionarlos: es decir, recabaría información sobre el procedimiento que siguen las enfermeras y en qué parte del proceso se produce/n el/los errores que llevan a los pinchazos accidentales. Analizaría todos los factores, determinaría cuáles son las causas y pondría remedio para frenar los pinchazos y solucionar el problema surgido en el equipo.

Hasta aquí parece todo bastante lógico. Ahora bien, siguiendo el mismo ejemplo, para aprender la importancia de liderar, dirigir y gestionar bien los equipos sanitarios, vamos a fijarnos y a analizar el caso contrario: supongamos el mismo equipo de enfermería que durante un período dilatado en el tiempo no sufre ningún pinchazo accidental durante las extracciones sanguíneas a sus pacientes. La actuación más probable que llevaríamos a cabo la mayoría de nosotros en este caso sería “nada”: puesto que no hay ningún problema, consideraríamos inconscientemente que no hay nada que solucionar. En cambio, un buen líder que ha aprendido a hacer las cosas bien, dedicaría tanto tiempo a analizar este caso como el anterior. Es decir, el hecho de que el equipo lleve un largo período de tiempo sin sufrir pinchazos accidentales debe considerarse un éxito, y como tal debe también gestionarse: el líder debe recabar información sobre cómo están haciendo el proceso de extracción de sangre las enfermeras, analizarlo y determinar cuáles son los puntos claves que llevan al éxito en esta actuación de enfermería. Y una vez encontrados dichos puntos, reforzarlos para continuar con los aciertos.

Es importante, por lo tanto, aprender bien a gestionar y liderar los equipos de personal en los centros sanitarios, puesto que de esto dependerá muchas veces el éxito de nuestro centro. Obviamente, hay muchos otros aspectos que podríamos analizar sobre cómo aprender a liderar ¿qué aspectos consideras tú importantes en un líder? ¿Qué debe hacer un líder para liderar bien? ¿Cómo debe comportarse o qué aptitudes debe tener?

Curso relacionado: Curso Superior de Gestión de Centros Sanitarios

Comparte en:

Diplomada en Enfermería en la Escuela Universitaria de Enfermería de Girona y en Empresariales por la Universitat Oberta de Catalunya, con un máster en Logopedia por la Universidad de Barcelona. Ha realizado diversos cursos de especialización, tanto en el área de enfermería como de empresariales. Dispone de amplia experiencia como enfermera en diferentes servicios médicos. Actualmente, es gerente y co-propietaria de una empresa, tarea que compagina con la docencia.

Imagen del post
25/07/2018
Joan Bertran de Bes

Crear empatía en el PNL

¿Sabes que es la empatía? ¿Sabes que la puedes desarrollar? Te contamos como.

El arte de escuchar en la PNL
21/06/2018
Joan Bertran de Bes

El arte de escuchar en la PNL

En las sesiones PNL, nos interesa obtener el máximo de información de nuestro interlocutor, captar cada gesto y cada palabra. Para ello, una buena escucha es primordial.

Inteligencia emocional y PNL
22/05/2018
Joan Bertran de Bes

Inteligencia emocional y PNL

Conoce algunas habilidades que ofrece la inteligencia emocional y PNL. Continua leyendo este post!

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario