Mostrar más resultados

La electroterapia: qué es y sus funciones en la rehabilitación

La electroterapia: qué es y sus funciones en la rehabilitación

Escrito por Gerardo Urbano

En la entrada de hoy vamos a hablar de la electroterapia y sus funciones, una de las herramientas más utilizadas por fisioterapeutas. El significado es bastante claro: uso de la electricidad en el tratamiento de enfermedades. Consiste en la aplicación de determinados estímulos físicos generados por una corriente eléctrica, que consigue desencadenar una respuesta fisiológica, que va a provocar un efecto terapéutico.

¿Te interesa esta técnica? ¿Quieres trabajar con tus propias manos? Adéntrate en las terapias manuales en el Curso de Quiromasaje de Deusto Salud. Rellena el formulario para conseguir más información, tómate tu formación en serio: ¡el futuro está en tus manos!

¿Qué es la electroterapia? Sus características y beneficios

La electroterapia es un tratamiento médico que utiliza corrientes eléctricas con fines terapéuticos. Se aplica mediante la utilización de aparatos especializados que generan y controlan estas corrientes eléctricas para tratar diversas afecciones médicas y rehabilitar lesiones.

La electroterapia es un método frecuentemente empleado,es decir, se encuentra entre las técnicas más empleadas. Sus características implican la utilización de estímulos físicos específicos producidos por corriente eléctrica. Esta técnica logra inducir una respuesta fisiológica que resulta en un efecto terapéutico, lo que reporta diversos beneficios al paciente.

A continuación, vamos a ver las características que se incluyen. Dentro de la electroterapia podemos encontrar diferentes tipos de aplicación de la electricidad:

  • Electroestimulación:los electros estimuladores musculares (EMS), que tienen dos funciones muy importantes dentro de los procesos de rehabilitación: el programa TENS y los programas para evitar la atrofia muscular y ganar fuerza. A través de unos electrodos colocados en la piel se transmite la corriente eléctrica a la zona elegida.
  • TENS: el TENS (Transcutaneous electrical nerve stimulation, electroestimulacion transcutánea de los nervios) es un programa de electroterapia a baja frecuencia. Su función principal es disminuir el dolor de una zona determinada, lo que no queda claro a día de hoy es si lo hace mediante la producción de endorfinas o consigue un bloqueo de las fibras nerviosas a nivel medular, evitando que el dolor llegue al cerebro.
  • Iontoforesis (corriente galvánica): es de las técnicas más desconocidas de la fisioterapia. Consiste en la introducción de sustancias a través de la piel (normalmente, medicamentos), utilizando la corriente continua (galvánica). Es importante conocer la polaridad del medicamento, para que coincida con la del electrodo. Suele usarse en lesión de tejidos blandos (músculos, tendones) con el objetivo de evitar el dolor. Es una técnica poco empleada, dado que la farmacología actual es más efectiva.
  • Microondas: otro de los aparatos más conocidos y utilizados de la electroterapia. Su función es la de proporcionar calor en tejidos profundos (a diferencia de los infrarrojos que dan calor superficial), dejando una leve sensación de calor en zonas superficiales como la piel. Se puede regular la intensidad en función del tejido a tratar.
  • Ultrasonidos: podríamos decir que es el aparato estrella, junto con la electroestimulación, de la electroterapia. Su función es la de actuar como antiinflamatorio de tejidos blandos con poco grosor cercanos al hueso: tendones, fascinas de músculos planos, bursitis, capsulitis…

Cada uno de estos tipos de aparatos se aplicará según las necesidades del paciente.  Los efectos que se consiguen con la corriente eléctrica son la producción de calor, el efecto magnético y el electroquímico. Normalmente, el fisioterapeuta usa la electroterapia para reducir o eliminar el dolor (sedante, analgésico), como técnica antiinflamatoria o para mejorar la actividad muscular. Veamos las funciones que tienes estos aparatos de electroterapia.

Ahora que sabes qué es la electroterapia, podemos concluir a modo de resumen que esta aporta los siguientes beneficios:

  • Relajante: al provocar un efecto analgésico, reduce el dolor en la zona a tratar.
  • Alivio: reduce el dolor crónico o agudo en diversas áreas del cuerpo.
  • Rehabilitación: contribuye al fortalecimiento muscular y a la recuperación de los músculos después de sufrir lesiones o someterse a cirugías.
  • Antiinflamatorio: la electroterapia ayuda en el aumento del aporte sanguíneo, provocando una vasodilatación, que mejora la recuperación de los tejidos.
  • Circulatorio: estimula el flujo sanguíneo, esto ayuda a mejorar la circulación sanguínea en la zona del tratamiento.

Sin embargo, antes de continuar con esta entrada sobre la electroterapia en rehabilitación, recordaros siempre que es muy importante seguir las indicaciones de vuestro profesional sanitario. Nunca se debe emplear una máquina de electroterapia sin la supervisión de un trabajador cualificado. A veces sus características y beneficios también tienen contraindicaciones:

  • La electroterapia tiene algunas contraindicaciones como es la presencia de quemaduras en la piel, llevar marcapasos o alguna placa de metal o tornillo para fijar una fractura o estar embarazada.
  • Iontoforesis: a nivel de precauciones, las personas con marcapasos, DIU, placas metálicas deben evitar su uso.
  • Microondas: deben evitar su uso personas con prótesis o material de osteosíntesis metálica, personas con marcapasos y mujeres embarazadas (el calor puede alterar la gestación).
  • Ultrasonido: las contraindicaciones son parecidas a las del microondas, es decir, evitar la aplicación en gónadas, dispositivos intrauterinos y aplicación con precaución en zonas con material de osteosíntesis.

 

Las funciones de la electroterapia en la rehabilitación: cómo ayuda

La electroterapia desempeña diversas funciones clave en el proceso de rehabilitación, y su uso varía según las necesidades específicas del paciente y la condición a tratar. Aquí te detallo algunas de sus funciones y cómo puede ayudar en la rehabilitación:

Reducción del dolor

Una de las funciones principales de la electroterapia es aliviar el dolor. Se utiliza para bloquear la transmisión de señales de dolor al interferir con los receptores nerviosos, especialmente en técnicas como la TENS (Estimulación Nerviosa Eléctrica Transcutánea).

Reducción de la inflamación

Algunos tipos de electroterapia, como la terapia de ultrasonido, se emplean para reducir la inflamación al aumentar el flujo sanguíneo en el área afectada. Esto puede ayudar en la recuperación de lesiones agudas.

Mejora de la circulación

Estimular la circulación sanguínea es crucial en la recuperación de lesiones. La electroterapia puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo, lo que favorece la entrega de nutrientes y oxígeno a los tejidos dañados, promoviendo así la curación.

Fortalecimiento muscular

La electroestimulación muscular se utiliza para activar los músculos y evitar la atrofia muscular. Es útil en la rehabilitación después de lesiones o cirugías, ayudando a recuperar la fuerza muscular y la función.

Reeducación neuromuscular

Ayuda a mejorar la conexión entre los músculos y el sistema nervioso. Puede ser útil en la recuperación de lesiones neurológicas o para mejorar la coordinación y el control muscular.

Promoción de la cicatrización de tejidos blandos

En algunos casos, ciertas formas de electroterapia, como el ultrasonido terapéutico, pueden estimular la cicatrización de tejidos blandos, acelerando el proceso de recuperación.

 

¡Especialízate en Quiromasaje!

Antes de recibir un tratamiento de electroterapia, el fisioterapeuta debe explicar de manera detalla el funcionamiento del aparato, explicando para qué sirve y en que casos no está indicado su uso. La electroterapia es una de las técnicas que se usan en la rehabilitación, para que un tratamiento sea efectivo, la electroterapia tiene que ser utilizada en sintonía con otras técnicas para enriquecer el proceso de rehabilitación.

Es importante destacar que la aplicación de la electroterapia en rehabilitación debe ser realizada por profesionales capacitados y ajustada específicamente para las necesidades individuales de cada paciente y su condición médica.

Ahora que sabes que esta técnica de masaje terapéutico tiene múltiples beneficios, pero también conlleva contraindicaciones, en Deusto Salud podemos darte una formación de calidad que abarque los diferentes métodos de masaje y prácticas profesionales.

Elige uno de nuestros cursos de especialización en Terapias Manuales, tenemos un amplio catálogo de formaciones sobre bienestar, y aprovecha las ventajas de un curso 100% online, con prácticas en empresas de esta especialidad y una bolsa de empleo gestionada por Randstad.

En Deusto Salud tenemos un equipo docente de expertos que te acompaña durante las 250 horas de programa, aprende bajo la supervisión de los profesionales y aprende a ser un profesional del quiromasaje.

Además, el Curso de Quiromasaje está avalado por HealthSports-360, empresa con amplia experiencia en la prestación de servicios de salud y bienestar.

¡Domina los métodos y técnicas del quiromasaje!

Bibliografía