Cómo aliviar el lumbago y la ciática con quiromasaje
27/03/2019

Cómo aliviar el lumbago y la ciática con quiromasaje

Rehabilitación y Quiromasaje

En esta entrada del blog vamos a ver cómo se pueden mejorar los problemas derivados de una lumbalgia y, también, de un dolor de ciática. Primero, revisaremos qué es el lumbago y la ciática y después veremos cómo tratarlos con el quiromasaje.

Lumbago

El lumbago normalmente se origina con más frecuencia por una contracción brusca de los músculos que fijan la columna vertebral. Los síntomas que aparecen suelen ser dolor (que, en algunos casos puede irradiarse hacia las piernas), rigidez muscular en la zona baja de la espalda. 

Si el origen es mecánico, suelen ser  tras una flexión excesiva de la espalda (normalmente para levantar un objeto pesado) o por algún movimiento brusco. En otras ocasiones puede ser de origen inflamatorio, provocado por otras enfermedades (espondiloartropatías).

Debido al dolor intenso, se produce una alteración de la posición de la persona, que adopta una actitud antálgica, para reducir el dolor (inclinar el cuerpo hacia un lado, caminar un pelín encorvado…)

Las primeras horas después de la acción que desencadena la lumbalgia, se recomienda reposo, medicación (siempre recetada por un médico) para reducir el dolor y la inflamación, aplicación de calor local durante 2-3 días.

Una vez ha bajado el dolor y ha mejorado la movilidad, se puede iniciar el tratamiento recuperador con masajes, estiramientos y reeducación postural.

Ciática

El nervio ciático se compone de las raíces nerviosas que salen de la zona lumbar (L4 y L5) y zona sacra (S1, S2, S3). Todas estas raíces se unen a nivel del glúteo formando uno de los grandes nervios del cuerpo que proporciona sensibilidad y controla las funciones motoras a la parte posterior de la pierna. Cuando alguna de estas raíces se comprime (provocado por una herna discal, estenosis del canal vertebral o por tensión de la musculatura lumbar, por ejemplo) se desencadena el dolor de ciática.

El dolor de la ciática suele empezar en la zona lumbar y desciende por el glúteo y la cara posterior de la pierna. A veces puede producir debilidad e impotencia funcional. Normalmente el dolor es constante y la persona que lo sufre debe guardar reposo. En la gran mayoría de casos, el dolor es unilateral, solo afecta a una pierna.

La localización del dolor es en el glúteo, aunque también puede notarse de manera leve en la zona baja de la espalda, y a partir de ahí se irradia. El dolor suele ser agudo y punzante, que empeora estando sentado o de pie, pero que se alivia si el paciente se tumba o camina. Muchas personas también notan un leve hormigueo en el recorrido del nervio por la pierna.

Tratamiento

Después de conocer qué son y cómo se desencadenan el lumbago y la ciática, vamos a ver qué se puede hacer para mejorar estas patologías con quiromasaje.

Antes de iniciar la primera sesión de quiromasaje, es conveniente reducir el dolor agudo para que el terapeuta pueda tratar la zona por lo que si una actividad concreta nos provoca dolor, hay que cesarla inmediatamente. El paciente deberá buscar una posición cómoda. Para la reducción del dolor se aplica, normalmente, calor para reducir la tensión de la musculatura,. Si el dolor es muy fuerte podemos consultar a nuestro médico para que nos recete algún antiinflamatorio y/o analgésico.

Antes de la sesión de quiromasaje se puede aplicar calor (con alguna crema, por ejemplo) a nivel local para que la sesión sea más agradable para el paciente. La duración de la sesión dependerá de la tolerancia del paciente al tratamiento. A medida que se vayan realizando sesiones, se podrá aumentar el tiempo de masaje y la intensidad del mismo. 

Es importante recordar, que el terapeuta tendrá que guiarse con las indicaciones de le dé el paciente durante el tratamiento para no provocar más dolor del que el paciente pueda soportar. El objetivo principal del masaje es reducir las tensiones provocadas por las patologías. Es importante que el masajista tengas buena colocación y acceso a las zonas a tratar (lumbares, glúteos o piernas), ya que la terapia se suele realizar por zonas.

Primero se realizarán maniobras de contacto y de calentamiento de la zona para conseguir el aumento de temperatura. Después se realizarán técnicas como los amasamientos, las fricciones, círculos para rebajar la tensión de la musculatura. 

Debido a la tensión acumulada, el masajista deberá valorar la necesidad de adaptar el tipo de contacto con el paciente (amasamientos nudillares en lugar de digitales, por ejemplo) por la tensión de algunas zonas. Normalmente la zona más rígida suele ser la lumbar. La zona glútea suele estar más relajada. 

Cuando el dolor haya remitido, los estiramientos de los músculos implicados (zona lumbar, glútea y piernas) se pueden ir introduciendo de manera progresiva al finalizar la sesión. Los primeros días, se deben realizar con mucha precaución para no provocar un aumento del dolor y la tensión.

Para saber más, consulta nuestro Curso Superior de Quiromasaje.

Comparte en:

Diplomado en fisioterapia y licenciado en ciencias de la actividad física y el deporte. Está especializado en el campo de la salud, la recuperación funcional y el mantenimiento y mejora de la condición física.

técnicas quiromasaje
19/09/2019
Gerardo Urbano

Las mejores técnicas de Quiromasaje

¿Cuáles con las mejores técnicas de quiromasaje? Repasamos las imprescindibles para ser un quiromasajista de éxito.

Quiromasaje escoliosis
22/05/2019
Gerardo Urbano

8 beneficios del quiromasaje para tratar la escoliosis

El quiromasaje puede ser un complemento del tratamiento de la escoliosis junto con otras disciplinas como ejercicios de refuerzo, natación terapéutica, estiramientos.

2 tipos de maniobras en quiromasaje
23/04/2019
Gerardo Urbano

2 tipos de maniobras en quiromasaje

El terapeuta dispone de un gran número de maniobras para tratar a sus pacientes y cada maniobra tiene un objetivo concreto.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario