Fisioterapia básica para geriatría
07/06/2020

Fisioterapia básica para geriatría

Rehabilitación y Quiromasaje

En la actualidad la esperanza de vida de los europeos, en general, es muy alta, y la de los españoles, en particular, todavía es más alta superando la media europea. La alimentación y el estado de bienestar han contribuido a que cada vez las personas vivamos más años. Gran parte del éxito lo debemos a la medicina y, en concreto, a la geriatría que es la especialidad que se encarga de la salud y de las afecciones propias de las personas más mayores de la sociedad.

Si consideramos que la llamada tercera edad empieza entre los 60 y los 65 años, que es el momento en que se manifiestan los primeros síntomas derivados del envejecimiento, estamos hablando que, prácticamente, un cuarto de nuestra vida lo vamos a vivir en esta etapa.

La medicina es consciente de ello y cada vez dedica más tiempo a la formación y creación de especialistas y de nuevas especialidades en torno a este segmento de la población.

Gran parte de los problemas que surgen con el paso de los años están relacionados con la movilidad y los dolores articulares, ya sea por degeneración de huesos y articulaciones o ya sean problemas derivados por caídas producidas precisamente por ese mismo motivo y por afecciones reumáticas. 

 

Fisioterapia básica para geriatría.

Las técnicas empleadas por la fisioterapia geriátrica no distan, en esencia, de la fisioterapia de cuya disciplina deriva, sí que son diferentes los modos de aplicación de dichas técnicas adaptándolos a las personas de edad avanzada.

La fisioterapia básica deberá actuar en función de los siguientes factores, teniendo en cuenta que es mucho más efectiva de una forma preventiva o precoz que cuando ya se han detectado los primeros problemas serios:

  • El objetivo básico es mantener la máxima movilidad de las articulaciones.

 

  • Mantener la independencia del anciano en las actividades de la vida diaria.

 

  • Evitar y aumentar la fuerza muscular.

 

  • Corregir las posturas y malos hábitos.

 

  • Para todo ello es importantísimo conseguir la confianza y colaboración del anciano.

Como ya he dicho anteriormente, el deterioro físico va en consonancia con el deterioro psíquico, por lo que el primer aspecto que deberá abordar el fisioterapeuta será la adaptación psicológica de la persona para orientarla a los objetivos a conseguir.

Se ha demostrado que es mucho más eficaz la utilización de métodos activos, evitando en la medida de lo posible aparatos y utensilios, en los que el anciano deberá realizar una serie de ejercicios diarios que no le produzcan fatiga, creando un ambiente favorable, para lo que ayudará la realización de terapias de ejercicios en grupo.

 

El fisioterapeuta deberá actuar en dos frentes para lograr sus objetivos:

  • Sobre el sistema respiratorio. Se realizarán ejercicios buscando el control y regularización de la respiración creando hábitos correctos y tratando de evitar la obesidad, malas posiciones y largos periodos de permanencia en la cama.

 

  • Sobre el sistema locomotor. Es el factor más importante que condiciona la relación del anciano con otras personas. Los factores que influyen en las posibilidades de locomoción son el estado articular, el grado de osteoporosis de sus huesos, el estado cardiovascular y las posibles secuelas de caídas y fracturas.

 

Una vez valoradas las posibilidades y deficiencias en la locomoción, se adoptarán una serie de medidas para su mejora, entre las que habría que destacar:

  • Masajes encaminados en mejorar la circulación de la sangre del paciente.

 

  • Ejercicios físicos básicos, tanto individuales como colectivos, realizando movimientos simples y variados alternándolos con periodos frecuentes de recuperación y de relajación.

 

  • Estimulación del equilibrio con ejercicios oculares y cervicales.

Todas estas acciones deben combinarse con un correcto régimen alimenticio y de descansos, con la dificultad que ello conlleva, ya que, generalmente, en la tercera edad es muy difícil modificar los hábitos de la vida cotidiana por lo que la paciencia y la psicología del fisioterapeuta serán fundamentales en la consecución de estos objetivos. También será muy importante, sobre todo en las personas más deterioradas ayudarles a vencer el miedo a caerse, ya que ese miedo puede provocar que no se realicen correctamente los ejercicios.

En resumen, el que vivamos más años no significa que tengamos una mejor calidad de vida ni un buen estado de salud, ya que, con la edad, nos vamos deteriorando tanto psíquicamente como físicamente: el anciano pierde gran parte de su masa muscular y, por lo tanto fuerza así como sufre alteración en su equilibrio y en la coordinación de sus movimientos. Hechos que pueden agravarse con patologías como reuma, artritis, osteoporosis y otras, o con fracturas provocadas por caídas, por lo tanto, es necesaria e imprescindible una buena fisioterapia orientada a la geriatría para evitar la pérdida, a modo preventivo, de coordinación y fuerza y para paliar en lo posible los efectos de patologías y accidentes.

Comparte en:

Técnico Superior en Restauración. Experto en producto y en producción de cocina transportada. Apasionado por la cocina en todas sus variantes de elaboración y de gestión.

diatermia masaje
02/07/2020
Belén Rallo

Diatermia en quiromasaje

¿Conoces la técnica diatermia? Hoy analizaremos esta herramienta de sencilla aplicación que nos ayuda a mejorar y aumentar los beneficios del quiromasaje.

curso osteópata
27/06/2020
Belén Rallo

¿Por qué estudiar osteopatía?

Si te gusta la osteopatía pero tienes dudas si dedicarte a ello o no, te dejo aquí unas cuantas razones, para que te ayuden a decidirte y animarte a estudiarla.

quiromasaje
04/06/2020
Belén Rallo

Quiromasaje, ¿cómo hacer un masaje terapéutico?

En este post vamos a centrar nuestra atención en los masajes terapéuticos. Conoceremos de qué maniobras constan y qué requisitos se necesitan para poder realizarlos.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario