Quiromasaje durante el embarazo
11/09/2018

Quiromasaje durante el embarazo

Rehabilitación y Quiromasaje

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta cambios importantes. Además del aumento de volumen, y la ganancia de peso aparecen modificaciones a nivel músculo esquelético, en el sistema circulatorio y en el sistema endocrino.  Estas molestias son comunes e inherentes al proceso de embarazo y por lo tanto provocan que la futura madre se siente incomoda, adolorida y cansada. 

El quiromasaje en el proceso de embarazo recoge una serie de manipulaciones que procura aliviar estas molestias y se dirige directamente a las necesidades que la embarazada puede tener en su cuerpo.

A medida que  el bebé va creciendo en el vientre la mujer embarazada notará cambios en su cuerpo que, más tarde o más temprano, podrán afectar a su espalda, sus piernas y pies. Para evitar que la hinchazón, los problemas circulatorios, los calambres y el insomnio entre otras molestias afecten a la mujer es aconsejable tener en cuenta los beneficios que nos aportan las técnicas de quiromasaje. Los beneficios serán positivos no solo para la madre sinó también para el bebé.

 

Beneficios del masaje para embarazadas 

 

El bienestar, la relajación y la tranquilidad que experimenta la madre acaban siendo transmitidos al bebé que lleva dentro. El masaje prenatal en la embarazada es positivo por algunas razones:

- Ayuda a la mujer a relajarse física y emocionalmente.

- Estimula el sueño de la mujer, evitando el insomnio. La mujer dormirá mejor.

- Estimula el sistema glandular de la mujer estabilizando las hormonas.

- Evita la ansiedad y la depresión

- Ayuda a equilibrar las emociones de la mujer.

- Estimula la circulación.

- Alivia los dolores musculares.

- Mantiene la elasticidad y flexibilidad del cuerpo de la mujer.

- Hace con que la mujer se sienta más ágil y ligera.

- Alivia la presión en la espalda, cuello y en las articulaciones por la ganancia de peso.

- Elimina líquidos y toxinas, combatiendo la fatiga.

- Disminuye el riesgo de estrías.

- Previene la hinchazón, calambres, etc.

- Libera tensiones y estrés.

 

Tipos de masajes en el embarazo 

 

La mujer embarazada puede recibir distintos tipos de masajes en función de sus necesidades terapéuticas o de relajación.

 

Los tratamientos más comunes y aconsejados son los siguientes: 

 

- Masaje terapéutico en el embarazo: este tipo de tratamiento está orientado al alivio de algunos de los dolores más frecuentes, como los provocados por contracturas musculares o por la ciática. Esta afección es muy común en la gestación, consecuencia de la inflamación del nervio ciático; produce un dolor intenso en la zona lumbar, que se puede extender al resto de la pierna. El masaje en las zonas afectadas alivia el dolor y ayuda a reducir la tensión muscular. 

- Masaje circulatorio: se puede realizar desde el cuarto mes de embarazo para activar la circulación de la mujer embarazada y prevenir, de ese modo, problemas relacionados con la retención de líquidos. El masajista incidirá, sobre todo, en las extremidades, especialmente en las inferiores (piernas) que es donde existe mayor riesgo de hinchazón y pesadez por las alteraciones circulatorias que se producen durante el embarazo. 

- Masaje relajante: el estrés o ansiedad que afecta a muchas mujeres durante la gestación puede eliminarse o, al menos, disminuirse con un certero masaje que ayude a relajar el cuerpo y la mente de la futura madre; en especial cuando se disfruta en un ambiente tranquilo y acogedor. La mujer puede recibir bien un masaje corporal genérico (que incluya distintas zonas) o bien una manipulación en alguna parte específica del cuerpo, como la cabeza o los pies. 

- Drenaje linfático en embarazadas: esta técnica de masaje fisioterapéutico está indicada para las mujeres embarazadas que padecen un exceso de retención de líquidos durante la gestación. Los especialistas lo recomiendan en las últimas fases del embarazo, cuando los síntomas de hinchazón -que se producen, en especial, en los pies y los tobillos- resultan muy incómodos para la gestante e incluso impiden mantener la actividad habitual diaria. El drenaje consiste en masajear las zonas afectadas para encauzar el líquido retenido hacia el torrente sanguíneo y, así, facilitar su eliminación por vías naturales. 

 

Contraindicaciones

 

Por otro lado, es importante saber que, en el primer trimestre del periodo de gestación están contraindicados los masajes en la zona del vientre, lumbar o la manipulación de las articulaciones. En general, los masajes deberán hacerse con mucha delicadeza, ya que el cuerpo de la mujer se encuentra más frágil, como consecuencia de los numerosos cambios corporales y hormonales que está sufriendo. En estos primeros tres meses, serán adecuados los masajes en la zona de los hombros, las cervicales, los pies o las piernas. Además, en cualquier caso, deberá recibir el masaje de manos de un profesional en la materia y no confiar en amateurs, ya que, en vez de ser beneficiosos pueden provocar alguna lesión o daño.

Conforme avanza el embarazo, será fundamental prestar atención a la postura adoptada para recibir el masaje. Ya en el segundo y tercer trimestre, deberá buscarse la postura más cómoda para la mujer. La más común suele ser tendida sobre la camilla boca arriba o de costado sobre el lado izquierdo evitando por todos los medios no presionar la vena cava o alterar el intercambio útero-placentario, ya que su alteración influye en la respiración del feto. Otra opción muy común es que la mujer se siente en una silla baja, mientras apoya los hombros y la cabeza sobre una superficie blanda. Aún así, será fundamental que su médico o fisioterapeuta le vaya guiando sobre cómo colocarse y qué hacer.

 

Como hemos visto los beneficios del masaje durante el embarazo no solo son para la madre sino que se transmiten al bebé que lleva dentro. Embarazo feliz, bebé feliz.

 

Si te ha gustado el post  y te ha parecido interesante no dudes en  comentar y compartir. Esperamos tus aportaciones.

 

Curso relacionado: Curso Superior de Quiromasaje

En el tiempo de gestación, es importante tanto para la madre como para el bebé que la mamá esté relajada y sobre todo que tengo los menos malestares posibles. Por ello, el quiromasaje es una opción muy segura puesto que permitirá a la madre desconegestionar la zona de las lumbares, ciática, pies... Existen diferentes tipos de quiromasajes. 

 

Comparte en:

Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CAFE) por el INEF de Barcelona, Diplomada en Fisioterapia por la Universidad Ramon Llull de Barcelona, Certificado Curso de Quiromasaje por la Escuela Española de Quiromasaje, Instructora de Pilates por la Escuela Polestar Pilates y Especialista en Vendajes Funcionales. Amplia experiencia en docencia, ámbito hospitalario y entrenamiento deportivo.

7 tipos de técnicas osteopáticas
11/11/2019

7 tipos de técnicas osteopáticas

En el siguiente post veremos las diferentes técnicas osteopáticas utilizadas actualmente y como estas pueden mejorar nuestro estado de salud.

técnicas quiromasaje
19/09/2019
Gerardo Urbano

Las mejores técnicas de Quiromasaje

¿Cuáles con las mejores técnicas de quiromasaje? Repasamos las imprescindibles para ser un quiromasajista de éxito.

Quiromasaje escoliosis
22/05/2019
Gerardo Urbano

8 beneficios del quiromasaje para tratar la escoliosis

El quiromasaje puede ser un complemento del tratamiento de la escoliosis junto con otras disciplinas como ejercicios de refuerzo, natación terapéutica, estiramientos.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario