Claves para la prevención y protección de la aparición de la dependencia
27/10/2016

Claves para la prevención y protección de la aparición de la dependencia

La dependencia es uno de los mayores problemas de nuestro entorno. En este artículo veremos cuáles son las claves para la prevención y protección de la aparición de la dependencia. Si bien es cierto que hay muchos casos que son difíciles de predecir y prevenir, si conocemos a fondo qué es la dependencia y sus factores podremos intervenir sobre la misma.

Marco clave: la dependencia

Definir qué entendemos por dependencia es el primer paso. Podemos hablar de situación de dependencia, cuando una persona se encuentra limitada en su vida diaria debido fundamentalmente a una pérdida de autonomía, ya sea parcial o total.

Los principales factores que causan dependencia son: fragilidad y ancianidad, enfermedades crónicas, trastornos mentales o situaciones de riesgo psicosocial.  Sin embargo, aunque las causas puedan ser distintas, el resultado siempre es el mismo. La persona se ve restringida en su día a día, en situaciónes muy cotidianas ,y precisa la ayuda de una tercera persona y/o de dispositivos técnicos. Se podría resumir en que la dependencia es una pérdida de autonomía. Algunos de los factores que la provocan pueden ser previsibles y por tanto podemos disminuir el riesgo de aparición de la dependencia.

La dependencia es una situación que puede darse en todas las etapas de la vida,  pero su prevalencia aumenta en la vejez. Esto es debido a que durante la etapa de la vejez, el individuo puede ver limitadas algunas de sus capacidades debido al envejecimiento.  La persona empieza a manifestar limitaciones físicas y sensoriales,    que no detectadas ni atendidas a tiempo derivan en una dependencia.

Durante este artículo al hablar de dependencia, nos referiremos a la que surge en el colectivo de estas personas mayores.

¿Qué debemos hacer para la prevención y protección de la dependencia? 

La respuesta es sencilla, conocer y actuar.  Primero debemos ser conscientes de cuál es la situación actual del individuo y de sus necesidades. Debemos conocer cuáles son los signos de alarma que nos pueden poner en preaviso de que puede haber un riesgo de dependencia. Si observamos alguno de estos signos hay que actuar en cuanto antes. La actuación también es una protección contra la dependencia: cuanto antes identifiquemos el problema y pongamos la solución, menor será la dependencia o el riesgo de que ésta aumente.

Para poder prevenir y proteger la dependencia hablaremos de 3 estadíos:

1. Fomentar hábitos saludables y envejecimiento activo.

Promocionar unas condiciones de vida saludables a lo largo de toda la vida,  y especialmente en la vejez, ayuda a prevenir enfermedades que en un futuro pueden ser causa de discapacidad,  y por tanto, de dependencia. El envejecimiento es un proceso natural de cualquier ser humano,  pero nuestra actuación frente al mismo nos permitirá mantener un estado de salud adecuado y por tanto protegernos ante posibles situaciones de riesgo. Más adelante hablaremos del significado del envejecimiento activo.

2. Identificar situaciones de riesgo. 

Muchas veces esa prevención no ha sido la adecuada o simplemente aparece un factor no previsible y ante el cual no se puede actuar, y la dependencia se manifiesta. En estos casos una identificación precoz favorece que esa dependencia no se haga mayor y en algunos casos inclusos puede hasta revertirse. Para identificar estas situaciones de riesgo donde la dependencia empieza a dar la cara, es recomendable que el entorno de la persona en riesgo sepa cuáles son los signos de alerta y sospeche de cualquier pequeña limitación en la autonomía de la persona.

3. Intervenir en situaciones de riesgo.

Si la situación de dependencia ya es manifiesta, lo más importante es buscar una solución lo antes posible. En función de la pérdida de la autonomía, el entorno debe valorar cuál es la mejor resolución. Hay situaciones de dependencia leve donde el mismo entorno puede colaborar o incluso el individuo sólo precisa un dispositivo técnico. Pero si esa solución no llega a su debido tiempo, la dependencia puede tornarse severa. La ayuda que el individuo demanda es mucho mayor, y por tanto conlleva más gasto humano, material, y más desgaste en la situación de la persona y su entorno. Además en todas aquellas situaciones de gran dependencia ya identificadas se deben reforzar los dispositivos asistenciales para que la persona tenga todas sus necesidades cubiertas.

Envejecimiento activo: la mayor protección de la dependencia.

Según la Organización Mundial para la Salud (OMS) el envejecimiento activo es el “proceso por el cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez”. Es este envejecimiento activo el que nos va a ayudar a proteger la aparición de la dependencia.

Como ya hemos visto en algún artículo anterior, promover unas condiciones de vida saludables a lo largo de toda la vida,  y especialmente en la vejez, ayuda a prevenir enfermedades que en un futuro pueden ser causa de discapacidad,  y por tanto, de dependencia.

Para hacer prevención de la dependencia y ayudar a llevar un envejecimiento activo debemos fomentar una actividad física adecuada, una alimentación equilibrada y un bienestar psíquico del individuo. Hoy día todos estos conceptos están empezando a calar en nuestra sociedad y somos más que conscientes que los hábitos de vida definen la manera en la que envejecemos.

La importancia de conocer las claves para la prevención de la dependencia reside en que la dependencia es un problema que nos afecta a todos. La dependencia además consume gran parte de nuestros recursos económicos, materiales y sanitarios.

No olvidemos además  que una situación de dependencia no sólo involucra al individuo sino a todo su entorno. Cabe mencionar que una dependencia mal gestionada puede dar lugar a sentimientos encontrados como rabia, frustración o tristeza, lo cual no ayuda a mantener un bienestar físico y mental, y por tanto un buen estado de salud de cada uno de nosostros.

¿Cómo intentarías prevenir y afrontar una situación de dependencia? ¿Sabrías identificarla? ¿Has vivido alguna situación de cerca sobre dependencia donde hayas tenido que actuar? Cuéntanos tu experiencia.

Curso relacionado: Curso de Teleasistencia y Dependencia

Comparte en:

Enfermera desde hace más de 7 años. Estuvo trabajando como enfermera asistencial en el Reino Unido durante un tiempo. Cuando regresó descubrió que su vocación era la enfermería geriátrica, en la cual se especializó con el postgrado en Gerontología. Actualmente trabaja en el campo de la gestión sanitaria compaginándolo con su labor como profesora en cursos de Atención Sociosanitaria a Personas dependientes.

quiromasaje
04/06/2020
Belén Rallo

Quiromasaje, ¿cómo hacer un masaje terapéutico?

En este post vamos a centrar nuestra atención en los masajes terapéuticos. Conoceremos de qué maniobras constan y qué requisitos se necesitan para poder realizarlos.

ética yoga
03/06/2020
Joan Bertran de Bes

La ética del yoga

El Astanga Yoga expuesto por Patanjali propone una ruta hacia la emancipación en ocho pasos. A continuación veremos detalladamente los dos primeros pasos: yama y niyama.

coaching grow
02/06/2020
Joan Bertran de Bes

Estructurar el proceso de coaching con el modelo Grow

El método GROW es una de las herramientas de coaching más populares. GROW, cuya traducción del inglés es crecer. Vamos a conocer todos sus detalles en el siguiente post.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario