Mostrar más resultados

Dióxido de titanio en cosmética: ¿es seguro?

Dióxido de titanio en cosmética: ¿es seguro?

Escrito por Andrea Pérez Mosquera

La cosmética siempre ha sido un campo fascinante para quienes buscan mejorar su apariencia y cuidar la salud de la piel o del cuerpo en general. En esta área, ciencia y belleza se entrelazan con frecuencia, pero, en algunos casos, esta unión conlleva ciertos aspectos negativos. ¿Qué hay del dióxido de titanio, un componente tan habitual en los productos cosméticos? ¿Es seguro? ¿Es desaconsejable su uso en ciertos casos? Descubrámoslo en este artículo.

Si te interesa profundizar en los secretos de la naturaleza para la belleza y el cuidado de la piel, el Curso de Cosmética Natural de Deusto Salud es la formación idónea para ti. ¡Infórmate sobre el curso y descubre cómo incorporar productos sostenibles a tu rutina beauty puede contribuir a tu bienestar físico y emocional!

Para qué se usa el dióxido de titanio en cosméticos

Quizá lo conozcas por su otro nombre, E171, o por su representación química, TiO2. El dióxido de titanio es un compuesto inorgánico, hallado en la naturaleza en forma de minerales, que tiene cabida en múltiples industrias por sus propiedades únicas.

Se usa con frecuencia como aditivo en la alimentación para la fabricación de productos de consumo habitual como dulces, quesos, chocolate o galletas, pero también en chicles y pastillas, suplementos dietéticos, pastas dentales, plásticos e incluso textiles.

No obstante, una de las áreas donde tiene mayor cabida este compuesto es en la cosmética, donde se recoge bajo la denominación CI 77891, y su fuerte presencia se debe a varias razones. Veamos cuáles son:

  • Por un lado, el dióxido de titanio en cosmética resulta útil como agente de cobertura, gracias a su color blanco y opaco. Por lo tanto, resulta útil para proporcionar una apariencia uniforme a la piel, disimular imperfecciones y tapar brillos indeseados.
  • Por otro, este compuesto es popularmente reconocido por su capacidad para reflejar la luz ultravioleta, convirtiéndolo en un ingrediente clave en los protectores solares. Al reflejar los rayos del sol, ayuda a proteger la piel ante la exposición a la radiación solar.

Al proteger la piel del sol, el uso del dióxido de titanio en cosmética lo convierte en un aliado en la prevención del envejecimiento prematuro.

¿En qué cosméticos es común encontrarlo?

En el mundo de la cosmética, el dióxido de titanio es un ingrediente popular en todo tipo de productos por su uso como un pigmento blanco y opaco. A continuación, te ofrecemos una lista breve con los productos más habituales donde podrás encontrarlo. ¡Lee con atención!

  • Productos de protección solar.
  • Bases de maquillaje.
  • Polvos faciales.
  • Polvos compactos.
  • Cremas hidratantes con color.
  • Cremas para el contorno de ojos.
  • Correctores.
  • Esmaltes de uñas, de color blanco y opacos.

Los usos del dióxido de titanio abarcan desde la protección de la miel hasta la mejora de la apariencia estética, por lo que están presentes en una amplia gama de productos cosméticos.

¿Es seguro utilizar dióxido de titanio en cosmética?

Esta ha sido una de las preguntas clave de los últimos años, y una cuestión sobre la que la Comisión Europea ha estado meditando e investigando de manera exhaustiva. A pesar de su uso generalizado, han surgido preocupaciones sobre su seguridad, principalmente en la forma nano de este compuesto. Es decir, cuando las partículas de dióxido de titanio son tan pequeñas como para penetrar la barrera cutánea y potencialmente entrar en el torrente sanguíneo.

Diversos estudios han sugerido, aunque sin resultados del todo concluyentes, que la exposición a nanopartículas de este compuesto podría estar relacionada con diversos efectos adversos para la salud, destacando la inflamación y el estrés oxidativo.

Esto ha conducido a la prohibición de su uso como aditivo alimentario en el año 2022, al no poder determinarse una ingesta diaria “segura”. En cuanto su uso en el mundo farmacéutico, donde también se ingiere, el uso del dióxido de titanio está autorizado hasta que se encuentren alternativas más seguras que se puedan emplear con la misma utilidad.

Sin embargo, ¿qué ocurre con el uso del dióxido de titanio en la cosmética? En este ámbito, se considera que puede haber varias contraindicaciones:

  • Potencial toxicidad: los expertos han compartido sus preocupaciones sobre la toxicidad de las nanopartículas de dióxido de titanio, sobre todo cuando se aplican sobre la piel de manera regular y en grandes cantidades. Se cree que podrían tener un efecto sobre los tejidos o el material genético.
  • Impacto ambiental: el uso excesivo de este compuesto en productos cosméticos puede tener un impacto negativo en el medio ambiente, si se desecha en el agua y el suelo, afectando a la vida acuática y terrestre.
  • Irritación cutánea: aunque es menos común, algunas personas pueden sufrir irritación en la piel ante la presencia de este compuesto, sobre todo si tienen alergias o piel sensible.

Pese a estas preocupaciones, muchos países permiten todavía el uso de dióxido de titanio en cosmética, si bien es cierto que algunos empiezan a tomar medidas para limitar su uso. En definitiva, podemos afirmar que, aunque no existen datos concluyentes sobre las consecuencias de su uso cutáneo, se recomienda optar por alternativas más seguras y tomar consciencia sobre las repercusiones que podría traer para la salud a largo plazo.

¡Hazte experto en Cosmética Natural!

En el amplio mundo de la cosmética existen un montón de alternativas naturales poco invasivas y respetuosas con el medio ambiente y nuestro propio organismo. Conocerlas pasa por explorar los procesos y componentes utilizados por las firmas que comercializan este tipo de productos, sus técnicas de elaboración, su historia y protocolos de seguridad. ¿Te fascina la idea?

Entonces, el Curso de Cosmética Natural te resultará apasionante con su amplio plan de estudios y sus recursos de aprendizaje diseñados por expertos. Apoyándote en una metodología flexible en la que tú llevas el volante de tu aprendizaje, te guiarás por un profesorado especialista y tendrás acceso a videoclases semanales, videotutoriales, sesiones one-to-one con tu consultor/a, ¡entre otros beneficios!

Aprende con materiales avalados por Weleda y Matarrania, dos prestigiosas firmas de cosmética natural y ecológica. Además, colaboramos con la Universidad Católica de Murcia para aportarte un diploma acreditativo al completar el curso.

¡Descubre cómo el poder de la naturaleza puede mejorar tu aspecto exterior y tu bienestar interior! Rellena el formulario de contacto con tus datos.

Bibliografía