Las fases en el proceso del coaching
08/11/2016

Las fases en el proceso del coaching

El coaching es ampliamente aceptado más que como una herramienta, como un proceso mediante el cual el cliente o coachee profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y puede mejorar su calidad de vida. Y como todo proceso, dibuja un recorrido en este caso circular, que pasa por varias fases.

Primera fase: establecer la relación de coaching

En el primer encuentro y posiblemente en los sucesivos se abordarán las razones y necesidades precisas para realizar el proceso de coaching, se especificarán los objetivos que se quieren alcanzar y los posibles obstáculos que podemos encontrar en el camino. También es necesario conocer el grado de motivación de la persona para mejorar  y concienciarla de que este proceso implicará cambios personales que deben ser asumidos voluntariamente.

En esta fase inicial, después de crear un clima de confianza y resumir la situación en un informe, el coach y el coachee elaborarán un acuerdo o contrato donde quedará recogido el tipo de coaching que se realizará, los objetivos que se marcarán y las normas con las que regirán durante el proceso.

Segunda fase: planificación de la acción

Se analizan los resultados del informe inicial y se empieza a asesorar a la persona sobre las áreas en las que hay margen para la mejora, tratando que se dé cuenta de sus puntos débiles y fuertes por sí misma

Es momento también de revisar los objetivos personales u organizativos de manera que sean claros y específicos, desafiantes, medibles y limitados en el tiempo, para establecer un plan de acción. Algunas preguntas que nos pueden ayudar son:

  • ¿Qué importancia tiene para mí cada objetivo marcado en una escala del 1 al 10?
  • ¿Qué haré para abordarlo?
  • ¿Cuándo lo haré?
  • ¿Dónde lo haré?
  • ¿Qué estrategias necesito para cumplir el plan?
  • ¿Cómo demostraré que he alcanzado mis objetivos?
  • ¿Cómo reconocerá mi entorno mis nuevos conocimientos y técnicas?

Aquí el coach debe animar a la persona a que comparta los resultados con su entorno, lo cual acentuará su compromiso.

Tercera fase: el ciclo del coaching

El siguiente paso, una vez establecidos los objetivos y estrategias, consiste en comenzar a trabajar sobre el terreno. Es un momento clave en el proceso ya que el coachee va descubriendo descubre sus potencialidades y las de las herramientas que se le van facilitando. A medida que avanzamos se irán revisando los progresos y se hará frente a los obstáculos o dificultades que puedan aparecer.

La fase está integrada por una serie de sesiones a solas entre el coach y el cliente, en las que se trabaja codo con codo en situaciones reales. Además, el coach facilita los conocimientos y las técnicas necesarias para desarrollar la capacidad que requiere una mejora,  observa la evolución y toma anotaciones, y da su feedback resaltando los aspectos más positivos y los que son mejorables.

Esta fase de prueba y correcciones durará hasta que el cliente se muestre competente en la realización de las tareas, desarrollándolas casi de forma inconsciente y automática.

Asimismo, es el momento más apropiado para examinar los indicadores que pueden demostrar si la sesión de coaching está funcionando o no, como por ejemplo: el progreso de una sesión a otra, la facilidad para comunicar tanto éxitos como fracasos, proactividad a la hora de proponer cuestiones a trabajar y buscar posibles soluciones, aceptación de la responsabilidad de las elecciones, nivel de entusiasmo y de atención en la sesiones.

Cuarta fase: evaluación y seguimiento

La evaluación es un proceso continuo que ofrece la oportunidad al coach de obtener un resumen de los resultados tras la intervención de coaching. Basándose en un sistema de evaluación que coach y coachee han consensuado desde un inicio, es posible medir los logros y elaborar estrategias para asegurar que continuamos progresando.

Hay algunas preguntas clave que nos pueden ayudar a llevar a cabo el seguimiento:

  • ¿Qué confianza tiene el coachee en el plan de seguimiento?
  • ¿Qué podría obstaculizar el seguimiento?
  • ¿Qué será lo más difícil de realizar?
  • ¿Cómo sabrá el coachee que han surgido dificultades?
  • ¿De qué recursos dispone para superar estos períodos difíciles?
  • ¿Cómo recordará lo que ha aprendido?

Además de asegurar que el coachee continuará progresando y aplicando las técnicas aprendidas, las sesiones de seguimiento también aportan un sentido de cierre gradual de la relación. Según las necesidades de cada individuo, las sesiones de seguimiento se pueden prolongar durante un tiempo más, hasta asegurar la interiorización de los contenidos.

El coaching es un proceso de acompañamiento en el cual si se siguen los pasos indicados de forma sistemática pero adaptándonos a la vez a cada caso y a cada realidad, nos permitirá lograr que las personas desde sus propias potencialidades sean capaces de convertir alcanzar sus anhelos y realizar sus sueños.

¿Has realizado coaching, ya sea como coach o como coachee? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Curso relacionado: Coaching Personal

Comparte en:

Licenciado en periodismo y en antropología social y cultural. Título de profesor de Yoga. Profesor y director de escuela de Yoga (Yoga Transforma)

fisioterapia respiratoria
30/07/2020
Belén Rallo

¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

¿Has oído hablar de la fisioterapia respiratoria? ¿Sabes que existe una especialidad de rehabilitación encaminada a las patologías respiratorias? Hoy vamos a descubrirlo.

lesiones pilates
28/07/2020
Joan Bertran de Bes

Prevenir lesiones en Pilates

Como en cualquier actividad física, es inevitable que aparezcan las lesiones. Saber cómo actuar ante ellas es una responsabilidad ineludible del monitor de Pilates.

entrevista coaching
28/07/2020
Joan Bertran de Bes

La entrevista inicial o cómo empezar con buen pie en coaching

La primera entrevista de un proceso de coaching tiene como objetivo poner las bases para las siguientes sesiones. Veamos cómo podemos hacerlo para que sea un éxito.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario