Fitoterapia y plantas medicinales
16/04/2015

Fitoterapia y plantas medicinales: descubriendo esta terapia natural

Fitoterapia, la medicina de nuestros antepasados

La fitoterapia (del griego fyton, 'planta', 'vegetal' y therapeia, 'terapia'), es la ciencia del uso extractivo de plantas medicinales. Los registros más fiables datan el concepto de fitoterapia desde el imperio Sumerio en el año 3000 a.C.

Hoy en día la ciencia confirma la presencia en las plantas de compuestos químicos con acciones farmacológicas, denominados principios activos, que constituyen muchas veces los ingredientes primarios utilizados por laboratorios farmacéuticos como punto de partida en el desarrollo de formas comerciales que serán patentadas para su uso terapéutico.

La fitoterapia, por tanto, es la primera medicina que conoció el hombre, y de hecho la más experimentada, puesto que antes de los compuestos químicos aparecidos en el último siglo, los fitofármacos y sus principios activos eran el único medicamento que conocía el hombre para recuperar la salud y para prevenir posibles enfermedades. A pesar de que la era química ha ido relegando a un segundo plano la medicina natural y la fitoterapia, habiendo llegado la industria farmacéutica a monopolizar la medicina oficial, lo cierto es que las plantas medicinales están infinitamente más testadas y probadas en los seres humanos a lo largo de la historia que los medicamentos farmacéuticos.

¡Cuidado! Existen riesgos en el consumo

No obstante, el hecho de que lleve a sus espaldas una gran trayectoria empírica, no la convierte en una práctica exenta de riesgos, puesto que, al igual que cualquier medicamento, los principios activos de las plantas son compuestos químicos que interactúan con nuestra propia química interna y su uso requiere un gran conocimiento para no provocar un desequilibrio en nuestro organismo.

Fitoterapia versus Farmacología

En realidad, un fitofármaco no es tan diferente de un fármaco convencional. De hecho, casi todos los medicamentos que nos receta nuestro médico tradicional contienen los mismos principios activos que encontramos en las plantas medicinales. La diferencia radica en que los medicamentos sintéticos contienen principios activos que han sido aislados y creados en un laboratorio, mientras que las plantas contienen esos mismos principios activos de manera natural, co-actuando con otras sustancias también presentes en la planta que, de hecho, muchas veces funcionan en sinergia potenciando sus efectos.

Una de las características más extraordinarias de las plantas medicinales es que muchos de sus elementos químicos naturales no se conocen, es decir, el ser humano sabe que contienen ciertos principios activos que actúan con otros elementos, muchos de ellos desconocidos, y que es precisamente esa sinergia entre numerosas sustancias lo que les proporciona su capacidad terapéutica. Esos elementos desconocidos juegan un papel importante a la hora de contrarrestar efectos, protegernos, y funcionar en perfecta sinergia con la energía vital y el equilibrio de nuestro organismo.

Fitoterapia y plantas medicinales: conozcamos cómo se utilizan

La fitoterapia es una rama de la medicina natural que utiliza los extractos de plantas medicinales para mantener la salud, así como para prevenir y curar enfermedades. El gran laboratorio natural nos ofrece una gran variedad de plantas medicinales que se utilizan desde tiempos remotos para mejorar el estado de la salud y para curar todo tipo de enfermedades. De hecho, se cree que alrededor de todo el mundo se utilizan hasta 25.000 plantas medicinales con fines terapéuticos. Por supuesto, los diferentes principios activos actúan de manera específica sobre el organismo, pero no debemos olvidar que los extractos vegetales son sustancias muy concentradas con infinidad de elementos químicos naturales cuya sinergia, en general, proporciona al organismo herramientas para que él solo restablezca su equilibrio interno.

Dependiendo de la aplicación, la extracción y el tipo de planta, se utilizan distintas partes como las hojas, el tallo, los frutos, flores, raíces, etc.

Preparando remedios a base de plantas

Existen diferentes formas y maneras de preparar las hierbas y las plantas medicinales en sí. Revisemos las más usuales

  • Infusión

Se trata de una de las posibilidades más comunes. Fundamentalmente, las partes más utilizadas son las hojas y las flores, aunque también se pueden utilizar los tallos y las raíces (como es el caso del ginseng). Para prepararla basta con colocar aproximadamente dos cucharaditas de la hierba en una tetera previamente calentada, y agregar dos tazas de agua invierno. Es imprescindible dejarlo reposar al menos diez minutos, recomiendo de tanto en tanto.

  • Decocción

Es un proceso similar al de la infusión, pero en este caso se utilizan habitualmente para tratar raíces, semillas y cortezas de las plantas. Eso sí, deben ser hervidas a fuego lento, y la proporción adecuada tiende a ser de 30 gramos aproximadamente por cada medio litro de agua. Después de haber hervido durante al menos 10 minutos, debe retirarse y dejarse enfriar.

  • Zumo

Principalmente se realiza con plantas frescas, las cuales pueden trabajarse en mortero para que suelten todo su jugo, así como las diferentes partes solubles. Luego es recomendable diluirlas en un poco de agua.

  • Ungüento

Se trata de un procedimiento muy sencillo. Para poder obtenerlo, se debe mezclar la hierba en polvo con gelatina de petróleo caliente.

  • Cataplasma o emplasto

Las partes desmenuzadas de la hierba se mezclan con harina de maíz o de trigo y agua tibia, aunque también pueden mezclarse con pan y leche tibia. Esto sirve para conseguir una pasta caliente que directamente se aplica sobre la parte afectada del cuerpo.

  • Compresas

Se utilizan preparando una infusión, dejándola enfriar, y mojando un paño en la misma y aplicando en la zona afectada.

  • Tintura

Las hierbas se mezclan con alcohol, y se preparan con hierbas secas reducidas a polvo en una solución a partes iguales de agua y alcohol. Aproximadamente se las debe dejar macerar durante dos semanas, agitando una vez al día de forma vigorosa. Luego se cuela y se pasa a una botella de vidrio. Eso sí, se utiliza agregando una cucharada de tintura a una de té o agua caliente.

El mundo de la fitoterapia es apasionante, como ya hemos visto se utilizan aproximadamente unas 25.000 plantas medicinales con fines terapéuticos, un dato impresionante.

Comparte en:

Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CAFE) por el INEF de Barcelona, Diplomada en Fisioterapia por la Universidad Ramon Llull de Barcelona, Certificado Curso de Quiromasaje por la Escuela Española de Quiromasaje, Instructora de Pilates por la Escuela Polestar Pilates y Especialista en Vendajes Funcionales. Amplia experiencia en docencia, ámbito hospitalario y entrenamiento deportivo.

pilates
28/05/2020
Joan Bertran de Bes

Las capacidades físicas que desarrolla el Pilates

¿Cuáles son las capacidades que desarrollas con pilates? Vamos a desgranar las capacidades coordinativas y condicionales que se trabajan con el método Pilates.

curso formacion osteópata
27/05/2020

¿Cómo ser osteópata?

La Organización Mundial de la Salud considera la Osteopatía una profesión sanitaria de primera intención e independiente de otras como la fisioterapia o la quiropraxia.

reiki espiritual
26/05/2020
Joan Bertran de Bes

La fuerza del espíritu según el reiki

De que manera Reiki te ayuda con tu camino espiritual. Vamos a ampliar nuestros conocimientos en el siguiente artículo.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario