Deporte para ancianos y recomendaciones para mantenerse activos

Deporte para ancianos y recomendaciones para mantenerse activos

Si queremos conseguir una salud para la tercera edad, una vida activa es imprescindible para nuestros ancianos.

¿Qué actividades físicas se pueden realizar con adultos mayores?

La pandemia del COVID19 ha tenido una gran repercusión y afectación en los adultos mayores, pues los ha colocado en una situación de fragilidad que aumenta el riesgo de sufrir problemas de salud y esto puede afectar a su desempeño funcional.

En el caso de la población mayor que ha sufrido hospitalización y encamamiento a causa de la pandemia, esto ha provocado en ellos una pérdida físico funcional que debe ser abordada no solo a nivel fisioterapéutico, sino también a través de la práctica de una rutina de ejercicio diaria.

Este síndrome de declive que muchos han sufrido, no solo ha afectado a las personas que han estado hospitalizadas, sino también a aquellas personas que han permanecido en casa confinadas, pues posiblemente esto haya incrementado el sedentarismo, y esto es muy peligroso, pues aumenta el riesgo de que padezcan enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y mortalidad.

El mejor ejercicio físico que pueden realizar nuestros mayores es cualquier actividad que se pueda realizar en el agua, como, por ejemplo, la realización de aquagym o la natación en piscina cubierta o de verano.

También la práctica del fútbol, del pádel, del tenis, caminar una media hora al día o practicar deporte o ejercicio físico de baja intensidad será muy útil. No se aconseja correr o la práctica deportiva de alto impacto.

¿Cómo promover el ejercicio en el adulto mayor?

Para los mayores a los cuales no les gusta la actividad física o bien no están acostumbrados a hacer deporte pues no lo han hecho a lo largo de su vida, recomendamos que, al menos, mantengan una rutina diaria con la práctica de las siguientes actividades:

  • Paseos diarios de al menos una media hora al día, a ser posible en espacios naturales y arbolados y mejor por la mañana o a primera hora de la tarde. Es muy importante que salgan a pasear con familiares o amigos o que se apunten a grupos de caminantes que se reúnan a caminar en su localidad de residencia. Si no existe un grupo creado para caminar, pueden crear uno ellos mismos y así dinamizar esta práctica en su zona.

 

  • Hacer gimnasia suave, a ser posible en grupo y con regularidad, en un gimnasio privado, en un gimnasio o polideportivo público, en un centro cívico o en la residencia de la tercera edad.

 

  • Bañarse en piscina o en el mar o bien caminar por la orilla de la playa, llegando el agua a las rodillas. Esta actividad también es mejor si la realizan en compañía de sus seres queridos o bien de amigos o de un grupo que salga a caminar.

 

  • Jugar a las palas en la playa, a la petanca, al bádminton, al golf o a deportes de raqueta como el pádel o el tenis. Esto también les ayudará a socializar, a divertirse con amigos y a moverse al aire libre y tomar el sol y el aire fresco.

 

  • La práctica del taichi, el pilates o el yoga. Estas tres disciplinas suelen tener efectos terapéuticos muy beneficiosos, no solo en cuanto a la mejora de la movilidad, la flexibilidad y el sentirse menos rígidos, sino también en cuanto a la mejora del estado de ánimo y la prevención de las recaídas en la depresión.

 

  • Usar las escaleras como opción al ascensor, caminar deprisa o hacer marcha nórdica. También caminar en casa y caminar por el jardín, si tienen jardín en su casa. A veces también es muy positivo realizar ejercicios en casa con máquinas de pedalear, poleas, cintas para trabajar los brazos o hacer sentadillas.

 

Siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, en adultos mayores que superen la edad de 65 años, es recomendable realizar 150 minutos semanales de actividad física aeróbica moderada o 75 minutos semanales de actividad vigorosa en sesiones de mínimo diez minutos.

En los adultos con movilidad reducida es suficiente la práctica de actividad física unas tres veces o más a la semana, con el fin de mejorar el equilibrio y evitar las caídas.

Los mejores ejercicios, en definitiva, para las personas mayores son caminar, practicar yoga, nadar, hacer senderismo, gimnasia de mantenimiento, ciclismo y baile.

Si quieres saber más acerca de este tema, te aconsejo que te matricules en el Curso Superior de Geriatría y Gerontología de Deusto Salud.

Una vez has leído este artículo, ¿quieres compartir con nosotros alguna duda o pregunta que tengas? Estaremos encantados de leerte y de resolver tus preguntas o dudas al respecto.