Como abordar las emociones en el Coaching
26/10/2017

Como abordar las emociones en el Coaching

La vida está repleta de emociones, en cada uno de sus momentos. Tanto si las dejamos salir con facilidad como si las enterramos para protegernos, en una sesión de coaching las emociones aflorarán y deberemos plantearnos cómo abordarlas.

Las emociones en el proceso de coaching

Existen numerosas emociones, seguramente infinitas si las mezclamos, buscamos variaciones o matices diferentes entre todas ellas. Aunque el acuerdo no es absoluto, existe cierto consenso en que hay algunas categorías básicas de emociones, que incluyen muchas más:

  • Miedo: Anticipación de una amenaza o peligro que produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad, temor, preocupación, consternación, inquietud, nerviosismo, angustia, susto, terror y, en el caso extremo, fobia y pánico.
  • Sorpresa: Sobresalto, asombro, desconcierto. Es muy transitoria. Puede dar una aproximación cognitiva para saber qué pasa.
  • Aversión: Disgusto, asco, desprecio, desdén, antipatía y repugnancia. Solemos alejarnos del objeto que nos produce aversión.
  • Ira: Rabia, enfado, resentimiento, furia, indignación, acritud, irritabilidad, hostilidad y, en casos radicales, odio y violencia.
  • Alegría: Diversión, euforia, gratificación, da una sensación de bienestar, de seguridad.
  • Tristeza: Aflicción, pena, desconsuelo, pesimismo, melancolía, soledad, desesperación y, en casos patológicos, depresión grave.

Si tenemos en cuenta la finalidad adaptativa de las emociones, podríamos decir que tienen diferentes funciones:

  1. El miedo tiende hacia la protección.
  2. La sorpresa ayuda a orientarnos frente a la nueva situación.
  3. La aversión nos produce rechazo hacia aquello que tenemos delante.
  4. La ira nos induce hacia la destrucción.
  5. La alegría nos induce hacia la reproducción.
  6. La trsiteza nos motiva hacia una nueva reintegración personal.

El papel del coach

Regular las emociones no es tarea fácil. En estos casos, es bueno contar con la ayuda de alguien para aprender a equilibrarnos. Sin embargo, también es posible aprender a encontrar el equilibrio interior de manera autónoma. A continuación, se plantean tres puntos clave de gran utilidad.

Por un lado tenemos la autorrevelación, que se produce cuando se comparte una experiencia o emoción personal. Los argumentos teóricos a favor de la autorrevelación son: provee un ambiente de intimidad que favorecería el vínculo o alianza terapéutica; ayuda a construir un lazo más cercano entre el paciente y el terapeuta, creando una atmósfera de mayor comprensión; desmitifica la relación terapeuta-paciente, empoderando al paciente y haciendo avanzar la relación hacia una mayor mutualidad.

Desde la perspectiva del análisis de las emociones, trabajar con las emociones es muy importante, ya que constituyen un aspecto esencial para modificar la conducta. Algunas pautas útiles para analizar las emociones son: asegurarse de que el coachee está preparado para implicarse en la sesión; proporcionar un espacio seguro al coachee, para que se sienta libre para hablar de sus sentimientos sin temor a ser juzgado; facilitar que las emociones no constituyen la parte dominante de la intervención del coaching, en el sentido que las aborde en la medida que sea necesario, cuando inciden en una cuestión específica de coaching; reconocer las limitaciones al trabajar con emociones, identificándolas pero sin necesidad de analizarlas a fondo.

Por último es importante que el coach sepa reflexionar acerca de las emociones del coachee y distinga cuando éste está expresando sus sentimientos para desahogarse y no para cambiarlos. Este enfoque cuenta con las siguientes ventajas: implica que los sentimientos del coachee son aceptables para el coach y por tanto normales; permite al coachee reflexionar en lo que realmente significa su discurso personal; demuestra al coachee que el coach está plenamente comprometido y qué está escuchando lo que él está diciendo.

Cualidades para un buen feedback emocional

Existen unas cualidades emocionales necesarias para trabajar en el ámbito emocional y establecer relaciones adecuadas (con uno mismo y con los demás).

Para empezar hay que establecer un radio de confianza. La confianza es algo más que una actitud, es un rasgo esencial para sacar lo mejor de uno mismo y de las personas en las que se deposita dicha confianza. Se trata del punto de partida para comenzar un diálogo interno, reconocer la aportación de los demás, llegar a una visión compartida.

Saber escuchar no es simplemente estar callado, pues mientras permanecemos en silencio podemos estar pensando en cómo interrumpir a quien habla o en lo que haremos después. Escuchar es aprender a captar realmente lo que nuestro interlocutor quiere comunicar, aunque quizá no sea capaz de expresarlo con palabras.

Impulsar la insatisfacción constructiva es uno de los elementos más importantes de todo el proceso. Consiste en inculcar al coachee una sana insatisfacción para que le sirva de detonante hacia la acción. El coach debe remover viejos condicionantes mentales y ayudar a vencer prejuicios. Éstos son lacras que existen en nuestra mente que incapacitan de por vida a la persona para conseguir un logro en concreto, a veces incluso sin haberlo intentado.

Descubrir la capacidad y oportunidad de mejora implica descubrir en qué áreas se puede crecer, tomar unos parámetros habituales y objetivos que permitan establecer las competencias, vislumbrar el potencial, acompañar en el crecimiento sin ponerle límites.

De esta manera podremos avanzar con paso firme en el proceso de Coaching, teniendo en cuenta las emociones, conociéndolas, sin negarlas pero también sin darles un peso excesivo en la sesión cuando nos desvían del objetivo.

¿Qué emociones crees que pueden aflorar más habitualmente en una sesión de coaching? ¿Cómo las abordarías? 

Curso relacionado: Curso Superior de Coaching Personal

Comparte en:

Licenciado en periodismo y en antropología social y cultural. Título de profesor de Yoga. Profesor y director de escuela de Yoga (Yoga Transforma)

La importancia de un buen trato en los diferentes centros sanitarios de nuestra ciudad es tan importante como un buen diagnóstico. Veamos qué puntos se han de tener en cuenta para mejorar la atención de los pacientes.
23/01/2020

Centros sanitarios: cómo mejorar la atención de los pacientes

La importancia de un buen trato en los diferentes en un centro sanitario es tan importante como un buen diagnóstico.

El envejecimiento de la población española
21/01/2020

El envejecimiento de la población española

Los datos son abrumadores, en cualquier tipo de referencia que se tome. En la actualidad por cada 100 personas menores de 16 años hay 118 que tienen más de 65 años.

Aceptación no es resignación
20/01/2020
Joan Bertran de Bes

Trabajar la aceptación en mindfulness

Una de las actitudes Mindfulness más relevantes es la aceptación. No aceptar las circunstancias que nos toca vivir es una fuente de sufrimiento.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario