Maniobras básicas de quiromasaje
15/06/2017

Maniobras básicas de quiromasaje

En la entrada de este mes en quiromasaje, vamos a ver cuáles son las maniobras básicas que todo profesional del quiromasaje utiliza en sus sesiones. Es cierto que, aunque estas maniobras son la base del quiromasaje, la utilización de ellas dependerá de la necesidad que tenga quiromasajista en utilizarlas en el tratamiento del paciente. Es decir, habrá algunas que serán más utilizadas que otras.

De quiromasaje podemos encontrar de diversos tipos como puede ser el deportivo (para activar o relajar la musculatura previa o post competición), relajante (para superar un día de stress o desconectar) o terapéutico (debido a una lesión).

Antes de empezar una sesión de quiromasaje es importante que el paciente esté cómodo y relajado, normalmente estará estirado en la camilla. El quiromasajista utilizará aceite o crema para masaje, para facilitar el trabajo de las manos y evitar que el roce provoque rozaduras en la piel del paciente. El terapeuta se untará las manos con el aceite o crema, nunca lo echará en la piel del paciente y se frotará las manos para que las mismas y la crema cojan temperatura y el paciente no tenga una sensación de frio que lo pudiera incomodar.

La primera técnica que vamos a ver son los pases.

Esta técnica consiste en acariciar con las yemas de los dedos o con la mano plana, de manera lenta la piel del paciente. Su función es relajar las terminaciones nerviosas de manera leve. Se puede realizar como primera toma de contacto con el paciente y como última toma de contacto a modo de relajación.

La técnica base es el amasamiento. 

En esta técnica, el quiromasajista utiliza toda su mano e intenta agarrar la mayor cantidad de masa muscular posible. Durante el movimiento, se produce un pellizco del músculo y una pequeña torsión del mismo. Se realiza con las dos manos al mismo tiempo. Su función es aumentar el aporte sanguíneo a la zona (hiperemia), facilitando la llegada de nutrientes a las células y para que se ablande y se descontracture. El pellizco que se produce en esta técnica también sirve para separar el músculo de la fascia (tejido que lo envuelve) y que en ocasiones puede provocar adherencias.

Otra técnica utilizada son las fricciones.

Se realizan con la palma de la mano y la punta de los dedos. Consiste en desplazar la mano por la superficie a tratar. Normalmente en la misma dirección que las fibras musculares, aunque a veces y en determinadas zonas se pueden realizar de manera transversa. Puede ser superficial o profunda, en función de la fuerza aplicada. Su objetivo es relajante (superficial) o para aumentar la temperatura de la zona (profundo).

Dentro de las fricciones, existe un tipo de fricción conocida como Cyriax, que consiste es una fricción transversa profunda. Se realiza en tejidos blandos (músculo, tendón, ligamento) que han sufrido una lesión y ha tenido una mala cicatrización. Con este masaje se consigue romper la fibrosis y que haya una nueva regeneración tisular en la que no se vuelvan a producir.

Las percusiones son golpes con un ritmo determinado sobre la piel.

Es importante evitar realizar esta técnica en zonas donde haya relieves óseos. Con la percusión se provoca una pequeña isquemia, seguida de una hiperemia importante, que facilita la movilización de toxinas. Al ser una técnica bastante enérgica una vez finalizada, el paciente notará una sensación de relax importante. El quiromasajista deberá tener cuidado al aplicar esta técnica en zonas sensibles.

Algún ejemplo de técnicas de percusión son:

El cachete cubital es una técnica de percusión en la se utiliza el borde de la mano (zona del dedo meñique) con la que se percute de manera rápida, y alternando con la otra mano, sobre el tejido del paciente

El cachete giratorio compresivo se realiza con el puño cerrado, consiste en presionar la zona a tratar y realizar pequeños giros con los puños. Se realiza con ambas manos de manera alternativa. Este tipo de masaje se puede utilizar en la zona abdominal en persona que estreñimiento para facilitar la evacuación.

Las vibraciones se realizan gracias a la contracción de la musculatura del antebrazo del quiromasajista.

Al transmitir esa vibración podemos estimular la musculatura del paciente (vibraciones rápidas) o relajarla (vibraciones lentas). Estas vibraciones se pueden acompañar de presiones.

Por último, el quiromasajista también puede utilizar los drenajes.

Son presiones a nivel venoso (vasoconstricciones) para provocar el aumento de la circulación del tejido. Normalmente se realizan en extremidades, para facilitar el retorno venoso y reducir los edemas.

Es importante recordar que estas técnicas siempre deben ser agradables para el paciente. Si en alguna se nota dolor, este debe ser tolerable. En el caso que una técnica no sea cómoda, el paciente deberá comunicarlo para que el quiromasajista corrija la intensidad en la aplicación o, si es necesario, evite usar esa técnica.

Curso relacionado: Curso de Quiromasaje

Comparte en:

Diplomado en fisioterapia y licenciado en ciencias de la actividad física y el deporte. Está especializado en el campo de la salud, la recuperación funcional y el mantenimiento y mejora de la condición física.

pilates
28/05/2020
Joan Bertran de Bes

Las capacidades físicas que desarrolla el Pilates

¿Cuáles son las capacidades que desarrollas con pilates? Vamos a desgranar las capacidades coordinativas y condicionales que se trabajan con el método Pilates.

curso formacion osteópata
27/05/2020

¿Cómo ser osteópata?

La Organización Mundial de la Salud considera la Osteopatía una profesión sanitaria de primera intención e independiente de otras como la fisioterapia o la quiropraxia.

reiki espiritual
26/05/2020
Joan Bertran de Bes

La fuerza del espíritu según el reiki

De que manera Reiki te ayuda con tu camino espiritual. Vamos a ampliar nuestros conocimientos en el siguiente artículo.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario