Métodos anticonceptivos irreversibles

Métodos anticonceptivos irreversibles

Todos conocemos los métodos anticonceptivos más habituales, sirven tanto para evitar un posible embarazo como para evitar la transmisión de enfermedades sexuales. La mayoría de métodos están ampliamente explicados e introducidos en la mentalidad de la gente, pero hay unos grandes desconocidos que no se suelen tener muy en cuenta: los métodos irreversibles.

Métodos anticonceptivos irreversibles

Solo el nombre ya asusta, pero no se trata de ninguna locura. Están recomendados sobretodo para personas mayores de 35 años y que ya ha tenido descendencia (lo recomendable sería al menos dos hijos). Estos métodos, como su propio nombre indica, son considerados definitivos o irreversibles, y tienen un índice de eficacia muy alto en cuanto a contracepción. Los más habituales, tanto para hombres como para mujeres serían los siguientes:

Ligadura de trompas

Supone una intervención quirúrgica menor en la que se ‘cierran’ o ‘sellan’ las tropas de Falopio utilizando cirugía laparoscópica. La idea es seccionar las trompas u obstruirlas mediante grapas o puntos para que el óvulo no pueda descender hasta el útero ni ser fecundado.

Como ya hemos dicho se trata de una técnica irreversible, pero los últimos avances han permitido modificarla para que puedan existir posibilidades de reversión. Para ello en vez de seccionar la trompa se procedería a bloquearla mediante un ‘clip’ quirúrgico que, llegado el momento, podría ser retirado, aún así no se garantiza una correcta fertilidad.

Dispositivos intratubáricos

Se trata de una técnica que no precisa de cirugía y que consiste en introducir a través de la vagina un dispositivo que se implanta en las trompas obstruyéndolas. Para mayor efectividad esta espiral que obstruye los conductos con el paso del tiempo provoca una reacción en los tejidos que acaban de cerrar la luz del tubo.

Vasectomía

Se trata de la técnica anticonceptiva definitiva para el hombre, es la más conocida, y consiste en seccionar los conductos seminales que transportan los espermatozoides desde los testículos hasta el exterior. Al igual que con la ligadura de trompas se puede conseguir una cierta posibilidad de ser revertida si se utilizan los ‘clipajes’ quirúrgicos.

Estas son algunas de las técnicas más conocidas y utilizadas. Como ya hemos dicho antes, pueden ser un gran recurso para gente que alcanza cierta edad ya ha tenido toda la descendencia que deseaba. En cualquier caso son métodos delicados y suponen intervenciones de riesgo, por lo tanto siempre es mejor acudir al consejo de algún profesional para decidir si merece o no la pena, el consejo de un medico siempre será imprescindible.

Curso relacionado: Curso de Auxiliar de Pediatría