Para qué sirve la fisioterapia respiratoria infantil

Para qué sirve la fisioterapia respiratoria infantil

La Fisioterapia Respiratoria Infantil es una especialidad, dentro del campo de la Fisioterapia, que desarrolla técnicas para la prevención de aquellas alteraciones que afectan al aparato respiratorio de los niños.

Hay una elevada incidencia de enfermedades respiratorias en la edad pediátrica debido, por un lado, al aumento de nacimientos de bebés prematuros (que debido a su inmadurez pulmonar presentan más riesgo de padecer problemas respiratorios) y, por otro lado, a los factores ambientales como como la exposición al tabaco, la contaminación y los contagios provocados por la asistencia a las guarderías desde una edad muy temprana.

El resultado de todo ello son niños que siempre tienen un exceso de mucosidad y por tiempo prolongado, tanto en las vías respiratorias superiores (nariz, senos nasales y faringe) como en las vías respiratorias inferiores (pulmones), y que los tratamientos convencionales no son capaces de eliminar.

La fisioterapia respiratoria, en pediatría, se debe considerar como una posibilidad de tratamiento muy poderosa, paralela a la terapéutica farmacológica en las enfermedades respiratorias.

Hablemos de los objetivos de la fisioterapia respiratoria  

La fisioterapia respiratoria en pediatría persigue tres objetivos principales:

  • Evacuar o reducir la obstrucción bronquial, consecuencia del fracaso de los medios naturales de limpieza bronquial.
  • Prevención y tratamiento del colapso pulmonar  y la hiperinsuflación  pulmonar o exceso de aire en los pulmones.
  • Prevención de daños estructurales evitando las cicatrices lesionales y la pérdida de elasticidad que las infecciones bronco-pulmonares causan.

¿Qué tipos de patologías se tratan?

  • Obstrucción de vías respiratorias altas, Rinitis, Sinusitis.
  • Bronquiolitis del lactante, Bronquitis, Asma.
  • Neumonías tras el tratamiento antibiótico.
  • Y más específicamente, Fibrosis Quística, Discinésias ciliares y Patología respiratoria en los síndromes neurológicos.

¿Cuáles son sus beneficios?

  • Disminuye la duración de los procesos respiratorios.
  • Moviliza la mucosidad, disminuyendo la tos, y normalizando la alimentación y el sueño.
  • Disminuye el tiempo de medicación.
  • Evita sobreinfecciones y complicaciones respiratorias.
  • Previene las recaídas.
  • Mejora la calidad de vida del niño/a y de la familia.

¿Cuáles son las contraindicaciones?

  • Fiebre >38’5ºC.
  • Una tasa de sibilancias (“pitos”) que predomine por encima de la mucosidad (se valora con la auscultación pulmonar).
  • Malformaciones concretas de las vías respiratorias.

Veamos algunas de las técnicas de la fisioterapia respiratoria infantil

Drenaje postural

Adopción de posturas que verticalizan las vías respiratorias. En los lactantes, los cambios posturales se realizan en el regazo del adulto.

Ejercicios de expansión torácica

Se llevan a cabo con la realización de inspiraciones máximas sostenidas mediante una apnea breve al final de aquéllas, seguidas de una espiración lenta pasiva. En los niños más pequeños se recurre a la risa y el llanto.

Percusión torácica

Golpeteo repetido con la punta de los dedos en lactantes, la mano hueca en niños mayores o una mascarilla hinchable sobre las distintas zonas del tórax. Se combina con el drenaje postural.

fisioterapia respiratoria infantil

Vibración torácica

Se aplican las manos, o las puntas de los dedos, sobre la pared torácica y sin despegarlas se genera una vibración durante la espiración. Se combina con la compresión y el drenaje postural.

Compresión torácica

Facilita la espiración comprimiendo la caja torácica mediante un abrazo, aplicando presión sobre el esternón y las porciones inferiores y laterales del tórax. En los lactantes se aplica presión con las palmas de las manos apoyadas sobre la región inferior, anterior y lateral de la caja torácica.

Tos provocada y dirigida

El despegamiento de la mucosidad de la pared desencadena habitualmente la tos. En su defecto, puede provocarse la tos aplicando una suave presión sobre la tráquea en el hueco supraesternal al final de la inspiración. La tos produce la expectoración de la mucosidad por la boca o su deglución.

Técnica de espiración forzada (huffing) y ciclo activo de técnicas respiratorias

Secuencia de 3-4 respiraciones diafragmáticas a volumen corriente, seguida de 3-4 movimientos de expansión torácica (inspiración lenta y profunda con espiración pasiva), repitiendo de nuevo los ejercicios de respiración controlada y finalizando con 1-2 espiraciones forzadas con la glotis abierta (huffing) a volumen pulmonar medio o bajo. Se realiza en diferentes posiciones (drenaje postural) o sentado. Requiere de la comprensión del paciente y por tanto sólo es aplicable a niños mayores de 4 años.

Presión positiva espiratoria

Se emplea una mascarilla almohadillada con una doble válvula inspiratoria y espiratoria. Sobre esta última se aplica una resistencia (adaptador de tubo endotraqueal reductor de calibre) y un manómetro intercalado. Otros dispositivos comercializados combinan una cámara con sistema valvular con posibilidad de ajustar la resistencia que genere una presión durante la espiración. La resistencia se selecciona para que la presión espiratoria alcanzada oscile entre 10 y 20 cmH2O. El paciente, sentado con los codos apoyados sobre una mesa, se ajusta la mascarilla sobre la cara o la boca sobre la boquilla de la cámara y realiza sucesivas inspiraciones por encima del volumen corriente, seguidas de espiraciones activas no forzadas a capacidad funcional residual. La técnica permite ventilar áreas colapsadas por la mucosidad a través de vías colaterales y facilitar el arrastre proximal de las secreciones. Se realizan ciclos de 10-20 respiraciones seguidos de la retirada de la mascarilla y una espiración forzada con la glotis abierta. La autonomía, efectividad y escaso tiempo que requiere son sus puntos más favorables.

Es una técnica que requiere una supervisión estrecha, caracterizada por ser breve, efectiva pero extenuante, capaz de inducir broncoespasmo, asociada a un riesgo de neumotórax, y aplicable a niños mayores de 5 años.

Compresión torácica de alta frecuencia con chaquetilla hinchable

Un generador inyecta y aspira pequeños volúmenes de aire a frecuencias de 5-22 Hz a una chaquetilla neumática que cubre el tronco del paciente generando un movimiento vibratorio y oscilante. El elevado coste del equipo y su complejidad limitan su uso.

Flutter

Dispositivo de pequeño tamaño en forma de pipa que contiene una bola de acero (figs. 3a y 3b) capaz de oscilar con el flujo espiratorio interrumpiéndolo intermitentemente y generando una vibración que se transmite desde la boca hasta las vías aéreas inferiores. El paciente se sienta cómodamente, realiza una inspiración profunda, una apnea de 2-3 s y una espiración a través del flutter. Se genera una presión espiratoria positiva por la resistencia que ofrece la bola de acero, su movilización en el extremo de la pipa produce la oclusión espiratoria intermitente y la transmisión de la vibración, cuya frecuencia el paciente puede variar.

¿Conocíais todas estas técnicas? ¿Las habéis utilizado alguna vez como profesionales o madres/padres? ¡Esperamos vuestros comentarios!

Cursos relacionados: Curso Superior de Quiromasaje y Curso Superior de Auxiliar de Pediatría.