Tipos de Yoga: elige el mejor según tus necesidades
16/08/2016

Tipos de Yoga: elige el mejor según tus necesidades

Una de las primeras preguntas que surge entre practicantes de yoga es: “¿Qué tipo de yoga haces?”. Y las personas que quieren iniciarse en este mundo lo más probable es que se planteen “¿Cuál es el yoga que me iría mejor?”. Siendo rigurosos, la primera respuesta a estos interrogantes sería que Yoga sólo hay uno. Sin embargo, también es cierto que en el último siglo a raíz de la popularización del yoga físico, se han desarrollado multitud de escuelas y métodos que trabajan con matices diversos. Trataremos de desenmarañar este enredo para contar con más información a la hora de elegir.

Yoga en mayúsculas y en minúsculas

No deja de ser contradictorio que Yoga signifique unión y hoy en día lo más común sea hablar de yogas en plural. Eso se debe al desconocimiento o falta de distinción entre lo que es el Yoga en sentido amplio, en mayúsculas, como camino de superación y autorrealización y lo que es el yoga físico, cada vez más practicado y, por consiguiente, con más ramificaciones y estilos.

Del yoga en sentido amplio existen grabados en piedra de hace más de 5.000 años que ya mostraban alguna de sus técnicas y copias de textos escritos de hace alrededor de 1.500 años (como el Bhagavad Gita  o los Yoga Sutras de Patanjali) que sistematizan unos conocimientos que hasta ese momento se habían transmitido oralmente de maestro a discípulo.

En cambio, del yoga físico o Hatha Yoga, existe evidencia que hace unos mil años ya se practicaba en círculos reducidos de forma secreta. Con el tiempo, se extiende y se populariza a partir del siglo XX gracias a grandes maestros como Krishnamacharya, Iyengar, Pattabhi Jois, Desikachar o Devananda que dan lugar (ellos mismos o sus seguidores) a métodos tan conocidos como Ashtanga, Vinyasa, Sivananda, Kundalini o Jivamukti.

Por lo tanto, aunque el Yoga sea una disciplina milenaria, tal como lo conocemos hoy, practicado en grupo en centros de yoga, tiene un recorrido de apenas un siglo y se ha extendido enormemente en las últimas décadas.

Si tratáramos de enumerar todos los métodos que han ido apareciendo hasta la fecha, seguramente podríamos llegar a hablar de más de mil estilos. Eso sí, todos ellos englobados dentro del concepto de Hatha Yoga (o yoga físico), que sólo cubre una parte –aunque muy importante– del camino del Yoga en sentido amplio.

Los métodos más extendidos

Como hacer un listado exhaustivo sería una tarea enciclopédica, nos centraremos en describir algunos de los métodos más contrastados y extendidos en todo el mundo:

  1. Sivananda Yoga: Es un estilo fundado por Swami Sivananda que combina la práctica física y espiritual. Generalmente se imparte en clases de 90 minutos que se focalizan en doce posturas clave, cantos en sánscrito, ejercicios de respiración, meditación y relajación.
  2. Ashtanga Yoga: Es una práctica atlética y exigente que tradicionalmente también se ha conocido como método Mysore.  Los estudiantes aprenden series de posturas predeterminadas y sin interrupción que pueden realizar a su propio ritmo mientras el profesor se mueve por la sala ajustando y dando sugerencias personalizadas.
  3. Vinyasa Yoga: Otro método de la familia del Ashtanga, con un componente importante de desafío físico que se basa en una práctica fluida que te hará latir intensamente el corazón. Habitualmente las clases incluyen secuencias repetitivas en las que se van intercalando diferentes posturas.  
  4. Iyengar Yoga: Quizás harás pocas posturas, pero llegarás al fondo de las acciones sutiles que llevan al alineamiento adecuado del cuerpo. Introduce el uso de materiales de apoyo, como cinta, bloque, manta o cojín, para adaptar la postura a cada persona y permitir que la práctica sea accesible a todo el mundo.
  5. Kundalini Yoga: Sus clases típicamente empiezan y terminan con cantos de mantrams y entremedio se realizan posturas físicas, ejercicios de respiración y meditación. El foco se pone en el desbloqueo de la energía, para ascender de lo material a lo espiritual, y por ello los ejercicios de respiración son muy intensos y las posturas a veces se mantienen unos minutos, llevándonos al límite y más allá.
  6. Jivamukti Yoga: Una práctica físicamente activa e intelectualmente estimulante que se centra en el desarrollo espiritual. Encontrarás un fluir de posturas junto con cantos sánscritos, referencias a las escrituras, música ecléctica, respiración y meditación.

Obviamente, con esta lista nos dejamos por mencionar muchos métodos tan o más importantes que los citados. Pero a la vez tenemos una representación bastante significativa de los tipos de yoga más practicados en la actualidad. No olvidemos tampoco que el factor “profesor/a” influirá mucho en nuestra elección, a veces incluso pesando más que el método.

En función de nuestro perfil, del nivel de exigencia física que busquemos, la orientación más o menos espiritual, podremos elegir el tipo de Hatha Yoga o yoga físico que más se adapte a nuestras características. O, como hace mucha gente, podemos ir probando hasta que encontremos nuestro método y nuestro profesor o profesora.

¿Has practicado yoga alguna vez? ¿Qué método te ha convencido más?

Curso relacionado: Curso de Monitor de Yoga

Comparte en:

Licenciado en periodismo y en antropología social y cultural. Título de profesor de Yoga. Profesor y director de escuela de Yoga (Yoga Transforma)

fisioterapia respiratoria
30/07/2020
Belén Rallo

¿Qué es la fisioterapia respiratoria?

¿Has oído hablar de la fisioterapia respiratoria? ¿Sabes que existe una especialidad de rehabilitación encaminada a las patologías respiratorias? Hoy vamos a descubrirlo.

lesiones pilates
28/07/2020
Joan Bertran de Bes

Prevenir lesiones en Pilates

Como en cualquier actividad física, es inevitable que aparezcan las lesiones. Saber cómo actuar ante ellas es una responsabilidad ineludible del monitor de Pilates.

entrevista coaching
28/07/2020
Joan Bertran de Bes

La entrevista inicial o cómo empezar con buen pie en coaching

La primera entrevista de un proceso de coaching tiene como objetivo poner las bases para las siguientes sesiones. Veamos cómo podemos hacerlo para que sea un éxito.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario