El yoga interior
06/07/2017

El yoga interior

La disciplina milenaria del yoga, tan de moda en nuestros días, no termina con un conjunto de ejercicios físicos y de respiración. Más bien, allí es donde empieza para llevarnos a un viaje interior que nos puede ayudar a conocernos y evolucionar. En la división clásica del yoga existen ocho pasos y podríamos acordar que este viaje hacia dentro se intensifica a partir del quinto paso.

Pratyahara, el quinto paso del yoga

Es una realidad que nuestra mente tiende a distraerse, arrastrada por los impulsos exteriores, los sentidos y los pensamientos. Así dispersamos nuestra energía, lo que nos hace menos eficaces y nos termina agotando. Por ello, el quinto paso del yogaPratyahara, nos habla de la interiorización, de replegar los sentidos cuando no es necesario que estén en acción. Pero no se trata, como a veces se dice, de dejar la mente en blanco sino de canalizar correctamente el uso de los sentidos y los pensamientos que se derivan.

Dicho de otra forma, la práctica de Asana Pranayama (tercer y cuarto pasos del yoga) conducen a una progresiva capacidad de desconexión de los estímulos exteriores, permitiendo que la conciencia se interiorice. En Pratyahara, a través de la práctica, conseguimos regular la actividad sensorial y mental para llegar a un estado de claridad, serenidad y atención.

La capacidad de estar atentos y conscientes se puede desarrollar con la práctica del yoga y en cada cosa que hacemos a lo largo del día. Consiste en mantener una actitud relajada aceptando que los pensamientos y las distracciones llegarán y se irán. Simplemente observando como esto ocurre, sin forzar la mente, las fluctuaciones o distracciones irán disminuyendo. La atención se hará cada vez más intensa y permitirá que aflore la concentración, el paso previo a la meditación.

Dhrana, el sexto paso del yoga

 Dharana o concentración está muy ligado a Pratyahara o interiorización, de la que hablamos en el punto anterior. La concentración sigue de forma natural a la interiorización siempre que se apliquen las técnicas adecuadas de forma constante. El pensamiento, sin un entrenamiento previo, tiende a dispersarse debido a sus fluctuaciones naturales, lo que nos hace perder el rumbo de nuestra vida en ocasiones.

A través de la concentración se alcanza la canalización de los pensamientos, nos permite enfocarnos hacia nuestras metas, ganar paz mental y, en definitiva, ser más efectivos en el día a día. Normalmente, cuando hablamos de practicar meditación, lo que realmente hacemos es aplicar técnicas de interiorización y concentración: observando los pensamientos, visualizando un color, tomando consciencia de los sonidos que nos rodean, mirando fijamente una vela y un largo etcétera.

Al final, lo que buscamos es preparar nuestra mente para estar completamente atenta y consciente en lo que hacemos en cada momento, de forma que la práctica sistemática de la concentración nos pueda llevar al siguiente paso, el estado de meditación.

Dhyana, el séptimo paso del yoga

Para llegar al séptimo paso, Dhyana, comúnmente traducido como meditación, se requiere haber caminado y profundizado en el sendero del yoga. Como hemos comentado en otras ocasiones, la meditación no es un fenómeno mágico que llega sin más, de manera espontánea. Por el contrario requiere de un largo trabajo previo, sin anticiparnos a los resultados ni crear expectativas, ya que lo importante no es dónde llegaremos sino cómo llegaremos.

La meditación, entendida como Dhyana, no se algo a practicar, sino que es un estado que se alcanza o sucede cuando creamos las condiciones necesarias para ello, cuando hemos vivido conscientemente los seis pasos anteriores.  

Samadhi, el octavo paso del yoga

Tras haber detallado los siete pasos precedentes, llegamos al octavo y último paso del yoga, Samadhi, el más difícil de explicar por su carácter abstracto y porque -aunque sobre decirlo- el que escribe en este espacio no lo ha experimentado.

Quizás la palabra iluminación nos suena a fantasía, quizás nos es más familiar el Nirvana del budismo. Samadhi, que en sánscrito significa “posesión de sí mismo”, se podría equiparar a estos dos conceptos. En cierta forma se puede afirmar que “Samadhi es Yoga”, en el sentido que con el octavo paso se alcanza el fin y objeto del Yoga, es decir, la síntesis o unión con el todo.

De hecho, Yoga significa unión y en su estado supremo o Samadhi, como resultado de la actitud y el trabajo realizado, se obtiene un dominio completo sobre las propias facultades, físicas y mentales. Aunque la palabra felicidad esté muy gastada y mal usada, quizás sea la forma más simple de definir Samadhi.

Anteriormente habíamos hablado de Yama y Niyama, regulaciones y disciplinas, como los dos primeros pasos que asientan las bases para el camino del yoga. Después le siguen Asana, estabilidad, y Pranayama, control de la energía vital. Hoy hemos hablado del cultivo de la interiorización, Prathyahara, la capacidad de concentración, Dharana, la meditación o Dhyana y la realización o Samadhi. Cada uno de estos ocho pasos, seguidos sistemáticamente y practicados constantemente, nos llevaran a experimentar el Yoga en mayúsculas.

¿Te parecen muy abstractos estos conceptos del yoga interior? ¿Te gustaría que profundizáramos más sobre alguno de ellos?

Curso relacionado: Curso de Monitor de Yoga

Comparte en:

Licenciado en periodismo y en antropología social y cultural. Título de profesor de Yoga. Profesor y director de escuela de Yoga (Yoga Transforma)

pilates
28/05/2020
Joan Bertran de Bes

Las capacidades físicas que desarrolla el Pilates

¿Cuáles son las capacidades que desarrollas con pilates? Vamos a desgranar las capacidades coordinativas y condicionales que se trabajan con el método Pilates.

curso formacion osteópata
27/05/2020

¿Cómo ser osteópata?

La Organización Mundial de la Salud considera la Osteopatía una profesión sanitaria de primera intención e independiente de otras como la fisioterapia o la quiropraxia.

reiki espiritual
26/05/2020
Joan Bertran de Bes

La fuerza del espíritu según el reiki

De que manera Reiki te ayuda con tu camino espiritual. Vamos a ampliar nuestros conocimientos en el siguiente artículo.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario