Conoce el Ashtanga yoga
15/03/2018

Conoce el Ashtanga yoga

Yoga y Pilates

Las palabras Ashtanga yoga en sánscrito significan “ocho pasos del yoga” y hacen referencia al sendero espiritual del yoga que se practica desde la antigüedad. Sin embargo, si nos suenan estas palabras seguramente se debe a uno de los métodos más recientes de yoga físico llamado también Ashtanga Vinyasa yoga.   

Orígenes del Ashtanga yoga

El Ashtanga Vinyasa Yoga es una práctica intensa, dinámica y exigente que tradicionalmente también se ha conocido como método Mysore y que ha ido evolucionando con el tiempo.  Su impulsor fue Pattabhi Jois, discípulo de T. Krishnamacharya, al igual que Indra Devi, B.K.S. Iyengar y T.K.V. Desikechar. Uno de los centenares de alumnos de Pattabhi Jois fue el belga André Van Lysebeth, quien con sus libros Pranayama y Aprendo Yoga, ayudó enormemente a la expansión del yoga en occidente.

Características principales del Ashtanga yoga

El Ashtanga Vinyasa Yoga persigue la conexión con nuestra fuerza vital y destaca por la reverencia hacia los gurús que han transmitido el conocimiento.  El método tradicional incluye 6 días de práctica y uno de descanso. Normalmente, de lunes a viernes, los estudiantes aprenden series de posturas predeterminadas y sin interrupción que pueden realizar a su propio ritmo mientras el profesor se mueve por la sala ajustando y dando sugerencias personalizadas. El sábado se descansa y el domingo se realiza una clase guiada.

Existen 6 series. La serie inicial incide en el flujo del prana (energía vital) por los nadis (canales energéticos). La serie intermedia trabaja esencialmente la columna y la pelvis. Y las series avanzada, que son cuatro, ayudan  a desarrollar más fuerza y equilibrio.

Durante toda la práctica, se mantiene una atención permanente en la respiración, coordinando movimiento y respiración (Vinyasa). Al mismo tiempo se da gran importancia a la focalización de la mirada (Dristhi) hacia un punto que varía según la postura.

La primera serie de Ashtanga yoga

Cuando empezamos a practicar Ashtanga yoga, siempre bajo la supervisión de un profesor experimentado, como es lógico nos iniciaremos con la llamada primera serie. Que se llame así no significa que sea una serie fácil ni para principiantes, simplemente que es la base de la práctica de este método. Llegar a dominar bien esta primera serie puede llevarnos varios años, entre 3 y 5 si llevamos a cabo una práctica regular. La realidad es que para la mayoría de practicantes, llegar a dominar completamente esta serie es un reto suficientemente desafiante.

La serie uno (como también se le llama) empieza con saludo al sol para que el cuerpo entre en calor y esté preparado para la realización de las siguientes posturas. El saludo al sol es una secuencia de posturas encadenadas que puede variar ligeramente de un método de yoga a otro. En concreto, los saludos al sol del Ashtanga tiene las siguientes características:

  • Surya Namaskar A: consta de 12 movimientos parecidos a los del saludo al sol clásico del Hatha yoga. Sin embargo varía por las transiciones saltando hacia atrás y hacia delante al principio y al final y destaca como postura desafiante la de chaturanga dandasana, posición del cuerpo horizontal a pocos centímetros del suelo.
  • Surya Namaskar B: Siguiendo la estructura del saludo al sol A se incluyen las posturas de los guerreros uno y dos, de manera que resulta un calentamiento todavía un poco más intenso que alcanza los 20 movimientos.

El resto de la sesión, el núcleo propiamente dicho, se podría estructurar de la siguiente manera:

  • Secuencia de pie: incluye 12 posturas como trikonasana (más conocida como el triángulo), parsvakonasana, virabhadrasana (los guerreos) o prasarita padotanasana, entre otras. Todas ellas tienen varias variantes, de manera que en el caso de querer abreviar la sesión podemos saltarnos alguna de ellas.
  • Secuencia en posición sentada: son 2º posturas que realizan en el suelo y entre las cuales hay extensiones hacia delante como paschimottanasana, arqueamientos como purvotanasana o torsiones como ardha matsyendrasana.
  • Secuencia final: las 15 posturas con las que se cierra la sesión no son aptas para todos los cuerpos, pero seguro que alguna de ellas podemos adaptar a nuestras posibilidades. Incluye el arco, las posturas invertidas (sobre los hombros y sobre la cabeza), padmasana o postura del loto (la más clásica para la meditación) y savasana, la relajación final, que sin duda es apta y necesaria para todos los públicos.

El Ashtanga Vyniasa Yoga es un método físicamente exigente, con lo cual no todas las personas estarán preparadas para practicarlo. Y, aunque una persona lo esté, puede darse el caso que igualmente no sea la metodología que más le llame la atención. Es una suerte que existen ramificaciones del yoga muy diversas que permiten a los practicantes encontrar la escuela que más se adapta a sus necesidades.

¿Has practicado alguna vez ashtanga yoga? ¿Cuál fue tu experiencia? ¿Hay alguno otro método reciente de yoga físico que te haya convencido más?

Curso relacionado: Curso de Monitor de Yoga

Comparte en:

Licenciado en periodismo y en antropología social y cultural. Título de profesor de Yoga. Profesor y director de escuela de Yoga (Yoga Transforma)

pilates columna vertebral
25/09/2019
Joan Bertran de Bes

Ejercicios de Pilates para la columna

El pilates puede ser una herramienta clave para el bienestar de nuestra columna vertebral.

Yoga posturas invertidas
19/09/2019
Joan Bertran de Bes

Las posturas invertidas en yoga

Las posturas invertidas de yoga tienen muchos beneficios internos. Repasamos las cuatro asanas más habituales.

Core Pilates
23/05/2019
Joan Bertran de Bes

La musculatura central o core en Pilates

Uno de los principios más importantes del método Pilates es que hay que trabajar el fortalecimiento de toda la zona del centro del cuerpo, también llamada core en inglés.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario