¿Cómo ser profesor de pilates?

Curso de Monitor de Pilates
¿Cómo ser profesor de pilates?

El método Pilates es un sistema de acondicionamiento físico, creado por Joseph Pilates a principios del siglo veinte con ejercicios destinados a reforzar, flexibilizar, dotar de equilibrio, ganar coordinación y tonificar la musculatura en general. Pilates fusionó ejercicios de gimnasia, yoga y técnicas de relajación y de respiración para crear un sistema que consta de una serie de principios, metodología y rutinas. Para aprenderlo, el único secreto es practicarlo bajo la guía de un profesional contrastado.

Para impartir esta enseñanza, el profesional del pilates debe formarse de manera específica para poder impartir clases. La formación para ser completa debe incluir los siguientes aspectos:

  • Estudio de los principios del método pilates y sus raíces.
  • Base de anatomía y fisiología relacionadas con la actividad física.
  • Desarrollo de las capacidades a la hora de analizar el tipo de practicarse y adaptarse a sus necesidades (deportistas, gente mayor, embarazo, …).
  • Dominio de las diferentes técnicas y ejercicios que conforman la práctica del pilates.
  • Habilidades para estructurar una sesión, programar y organizar actividades.

Todos estos ítems están contemplados en la formación de Monitor de Pilates que ofrece Deusto Salud.

¿Dónde trabajar como instructor de Pilates?

Existe una amplia oferta de sitios con diferentes enfoques y estilos de enseñanza del método Pilates. La elección del sitio en el que desarrollar la actividad profesional dependerá de lo que se esté buscando y del tipo de ambiente que atraiga guste más.

El lugar más especializado será un estudio de pilates, un espacio adecuado a las necesidades de los practicantes, en el que pueden encontrar a todo aquello que precisen para realizar dicha actividad, lo que incluye los monitores mejor preparados. Dichos estudios se suelen caracterizar por su interés en llevar el trabajo sobre pilates a un alto nivel de excelencia. Aparte de las clases en grupos reducidos de Pilates en suelo (por lo general, 8 personas como máximo), también suelen ofrecer clases individuales y adaptadas a necesidades especiales. Disponen de material accesorio, como pelotas, bandas elásticas, aros, rodillos etc., que se incluyen en los ejercicios con el fin de aumentar la variabilidad y la dificultad. En estos centros los monitores están muy pendientes del alumno durante la sesión, y procederán a corregirlo para ayudarle. Las correcciones serán indicaciones verbales o a través del contacto físico, lo que implica que es importante que el monitor sea una persona de trato agradable.

Otra opción son los centros dedicados a la salud y el bienestar de las personas. En ellos se tratan diferentes problemas de salud con un conjunto de técnicas mediante la aplicación de agentes físicos y diferentes terapias para curar, prevenir o recuperar a los pacientes. Algunas consultas de fisioterapia disponen de personal formado en el método pilates y la ofrecen como técnica de rehabilitación y mejora de la salud. Generalmente, se trata de clases de ejercicios en el suelo en grupos reducidos y enfocadas a la rehabilitación de lesiones.

De unos años hacia aquí, los centros cívicos también han incorporado de manera generalizada el pilates en su programación de actividades. Es usual que se impartan clases de pilates y gimnasia para mantenimiento. Sus instalaciones son polivalentes y normalmente precisan de acomodación previa, que incluyen limpieza, movimiento del mobiliario y cambio de iluminación. Habitualmente se realiza un trabajo moderado, adaptado al público general, que incluye en un mismo grupo a bastantes alumnos por clase con distintas necesidades, edades e incluso limitaciones articulares o posicionales.

Por último, en la mayoría de gimnasios se hacen clases dirigidas de pilates y algunas de sus variantes o fusiones con otras técnicas. Tienen la ventaja de disponer de una amplia oferta, con diversidad de franjas horarias. Las salas que normalmente se utilizan para la actividad suelen ser las mismas en las que se efectúa el fitness. Normalmente, no se tienen en cuenta los distintos niveles, de manera que todos los ejercicios se hacen al mismo tiempo y con la misma intensidad. Esto, unido a que el número de alumnos por clase suele ser bastante amplio, resulta el mayor reto para la tarea de monitor.

¿Cuánto cuesta un curso de instructor de Pilates?

Los precios de una formación de pilates pueden variar mucho en función de diferentes factores. En primer lugar, dependerá de la corriente de pilates que se estudie, ya que a lo largo del tiempo se han ido desarrollando diferentes variantes. Por ejemplo, una formación de pilates reformer, que requiere una alta inversión en máquinas, será bastante más costosa que una formación de pilates en suelo. Así mismo, determinados centros de pilates o profesores reconocidos pueden cobrar más por su notoriedad.

Además, también se tendrán que tener en cuenta las horas de la formación y si esta es presencial, semi-presencial y a distancia. En este sentido, una formación de pilates online puede ser la mejor opción si buscamos aprovechar al máximo nuestro tiempo y recursos económicos.

¿Te sientes con las herramientas necesarias para dedicarte a la enseñanza de pilates? ¿Cómo crees que podrías mejorar tu formación?

Te interesa leer sobre...