Habilidades de la inteligencia emocional que te interesa desarrollar

Curso de Coaching e Inteligencia Emocional
Habilidades de la inteligencia emocional que te interesa desarrollar

Las personas contamos con competencias innatas que nos permiten entender nuestras propias emociones y las de las personas a nuestro alrededor. Sin embargo, es necesario entrenar y desarrollar estas competencias para poder emplearlas en nuestro día a día: son lo que se conoce como las habilidades de la inteligencia emocional. ¿Quieres conocer estas habilidades en detalle? Entonces, ¡no te pierdas este artículo!

Puedes introducirte de lleno en este ámbito apasionante y tan beneficioso para la sociedad con nuestro Curso de Coaching e Inteligencia Emocional, una formación que cuenta con el aval de Mindtraining. ¡Especialízate de la mano de expertos con Deusto Salud! 

¿Qué habilidades de inteligencia emocional debes tener?

En otros artículos hemos explicado en profundidad en qué consiste esta disciplina -esa capacidad para reconocer y regular las emociones propias y ajenas-, cuál es su origen y por qué la inteligencia emocional es beneficiosa para la salud mental de las personas

Una de las conclusiones que podemos extraer de ellos es que existe una serie de habilidades de la inteligencia emocional, también denominadas a menudo como competencias, que  todas las personas poseen en mayor medida y que pueden ser mejoradas si se siguen diversas técnicas.

Según el/a autor/a o experto/a en inteligencia emocional que se consulte, se distinguen una cantidad u otra de habilidades, pero las más habituales que podemos encontrar en la mayoría de estudios son las siguientes: empatía, toma de decisiones, autoestima, motivación, asertividad y gestión del estrés.

Aunque a priori estas habilidades de inteligencia emocional puedan parecer orientadas al ámbito laboral, sus utilidades se extienden mucho más allá, y abarcan desde el ámbito personal al social y familiar.

A continuación, vamos a explicar en detalle en qué consiste cada una de ellas:

Empatía

Cuando discutimos con una persona -ya sea un amigo, nuestra pareja o un compañero de trabajo-, a menudo olvidamos ponernos en la piel del otro, tratando de entender sus sentimientos ante la situación que estamos viviendo. 

Este es uno de los errores más comunes que cometemos a la hora de relacionarnos con nuestro entorno, pero puede resolverse desarrollando la empatía. Esta habilidad de la inteligencia emocional consiste en detenerse a observar, analizar y comprender las emociones de otras personas

Para cumplir este objetivo y desarrollar la empatía, resulta esencial aplicar diversas técnicas propias de la inteligencia emocional, como pueden ser la escucha activa o el control de las propias emociones e impulsos.

Toma de decisiones

En el día a día se toman más decisiones de las que somos realmente conscientes, desde lo que elegimos para desayunar hasta la forma en que decidimos invertir nuestros ahorros. En algunos casos resulta recomendable guiarse por la intuición o las emociones, pero en muchos otros, es esencial tener ciertas habilidades de inteligencia emocional que permitan una adecuada toma de decisiones.

Dentro de esta competencia -una de las que mejor representan a los líderes, ya sean dentro de una empresa, de una familia o de un grupo de amigos-, encontramos diferentes técnicas:

  • Actitud resolutiva ante los problemas
  • Control de los impulsos ante un estímulo o situación emocional
  • Distanciamiento y observación de la realidad
  • Reconocimiento de prejuicios personales

Autoestima

Seguro que, en más de una ocasión, has escuchado la siguiente frase: ¿Cómo esperas que los demás te traten de una manera determinada si no lo haces tú primero? La forma en que nos vemos, hablamos y tratamos a nosotros mismos puede llegar a definir cómo lo hacen los demás.

Tan importante como respetar y entender las emociones ajenas es hacerlo con las propias, y es uno de los primeros pasos que deben dar las personas, si esperan alcanzar el autoconocimiento y la capacidad de autorregular sus emociones.

Mediante el desarrollo de la autoestima, las personas llegan a valorarse a sí mismas, mejoran su confianza y, en definitiva, ven aumentada su calidad de vida de una manera muy positiva.

Motivación

A menudo confundida con el optimismo, que es una actitud positiva y de esperanza ante la vida, la motivación es una habilidad que dirige e impulsa a las personas hacia objetivos determinados.

Gracias a ella, podemos:

  • Tomar la decisión de levantarnos cada mañana para ir a trabajar, si nuestra motivación es poder ahorrar dinero y comprar una vivienda mejor o realizar muchos viajes.
  • Tomar la decisión de estudiar con dedicación, si nos apasiona una materia o si soñamos con dedicarnos a una profesión en la que la formación es vital.
  • Tomar la decisión de hacer ejercicio todos los días, si lo que deseamos es mejorar nuestra salud o alcanzar una forma física espectacular. 

¡Y estos son solo algunos ejemplos sencillos de lo que podemos lograr gracias a la motivación! Desarrollando esta habilidad pueden llegar a alcanzarse verdaderos logros.

Asertividad

¿Has oído hablar de la técnica del “banco de niebla” o del “disco rayado”? Son dos de las más utilizadas para desarrollar la asertividad, una de las habilidades más útiles de la inteligencia emocional, que consiste en expresar los pensamientos y deseos de forma abierta, sincera y directa

La asertividad es, por así decirlo, una forma de negociación en la que una persona expresa lo que desea conseguir ante otras personas, esperando convencerles al ofrecer un beneficio también para estas, pero sin caer en la ofensa o la agresividad.

A través de esta habilidad tan valiosa, las personas son capaces de dejar a un lado las emociones, de manera que estas no nublen el camino hasta el objetivo final. Estas deben funcionar como un impulso, pero no como un freno o condicionante.

Gestión del estrés

Según un estudio reciente de la popular Statista, el 29% de las personas de nuestro país sufrieron problemas de salud mental como estrés o ansiedad entre el año 2021 y el 2022. Ante una cifra tan elevada, no sorprende que una de las habilidades de la inteligencia emocional que más conviene desarrollar sea la gestión del estrés.

El ritmo de vida acelerado, la presión que provocan la búsqueda de productividad y el perfeccionismo provocan en muchas personas un fuerte estrés e incluso síntomas propios de la ansiedad o el trastorno de pánico. Ante este tipo de situaciones, resulta imprescindible desarrollar la capacidad de tolerar el estrés y de impedir que este invada las propias emociones.

En el trabajo, en la vida de pareja, ante un problema económico…Hay muchas situaciones que pueden generarnos estrés, por lo que debemos tener las herramientas necesarias para manejarlo correctamente.

¡Adéntrate en el ámbito de la Inteligencia Emocional!

Ahora que ya conoces las principales habilidades de la inteligencia emocional, es hora de formularse algunas preguntas. ¿Crees que cuentas con todas ellas? ¿Hay alguna -o algunas- que crees que deberías mejorar? ¿Consideras que la falta de alguna de ellas te está limitando en algún ámbito de tu vida? De ser así, no debes preocuparte. 

Uno de los aspectos más positivos del sistema instaurado por Daniel Goleman es que todas las competencias pueden desarrollarse y mejorarse en cualquier momento u etapa de la vida.

Para lograrlo, solo es necesario formarse en esta área, preferiblemente de la mano de un equipo docente de expertos, como el que encontrarás en Deusto Salud. A través de nuestro Curso de Coaching e Inteligencia Emocional podrás formarte en todas las técnicas necesarias para facilitar el cambio hacia un estado emocional equilibrado, tanto en ti mismo/a como en las personas de tu entorno.

¿Necesitas más datos para dar el paso y empezar esta formación? No esperes más y solicita más información a través del formulario de contacto. ¡Estaremos encantados de resolver todas tus dudas!

andrea mosquera autor

Andrea Pérez Mosquera

Graduada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela y especializada en Comunicación corporativa. Ha trabajado en agencias de publicidad y marketing digital, así como en departamentos de comunicación en empresas de varios sectores, a cargo de diferentes cuentas, y como redactora de contenidos digitales.

Te interesa leer sobre...