Para qué sirve la inteligencia emocional y cómo puede ayudar a nuestra salud mental

Curso de Coaching e Inteligencia Emocional
Para qué sirve la inteligencia emocional y cómo puede ayudar a nuestra salud mental

Las emociones tienen una utilidad clara: nos ayudan a entender nuestro entorno y nos permiten actuar ante los estímulos. Son, en definitiva, lo que nos diferencia de otros seres vivos y de las máquinas. Sin embargo, también tienen aspectos negativos, por lo que es necesario comprenderlas y aprender a regularlas. En el artículo de hoy vamos a dar respuesta a la pregunta “¿Para qué sirve la inteligencia emocional?” y conoceremos en qué áreas resulta más conveniente su uso.

¿Quieres ampliar tus conocimientos en la materia de la mano de un equipo de docentes especializados? Consíguelo con nuestro Curso de Coaching e Inteligencia Emocional, una formación a distancia muy completa. ¡Infórmate!

¿En qué ámbitos es efectiva la inteligencia emocional? Así nos ayuda

Una creencia errónea, pero muy común, es que la inteligencia emocional solo tiene utilidad para personas que se enfrentan a problemáticas concretas: problemas de control de ira, estrés, angustia constante, falta de empatía, temores paralizantes… 

Sin embargo, la realidad es que, ante la recurrente cuestión de para qué sirve la inteligencia emocional, la respuesta más adecuada es “para todo”. No hay un ámbito de la esfera personal, social o profesional en la que no tenga cabida y utilidad. 

Conscientes de ello, cada vez son más las personas que demandan el servicio de profesionales especializados en esta área. Estos profesionales expertos en Coaching de Inteligencia Emocional ayudan a los demás a entender qué sienten y por qué lo sienten, además de enseñarles a trabajar sobre estas emociones y autorregularlas para mejorar su calidad de vida.

Vamos a conocer en detalle los principales ámbitos de actuación de este sistema, ofreciéndote ejemplos que te ayudarán a entender mejor para qué sirve la inteligencia emocional.

La inteligencia emocional en los niños: ¿para qué sirve?

Los niños experimentan las emociones con una naturalidad e intensidad envidiables, pero en algunos casos necesitan la guía de los adultos para poder entenderlas y trabajar sobre ellas, de forma que puedan vivir con plenitud y en consonancia con el resto de la sociedad. Esto implica aprender a gestionar de forma autónoma las rabietas y caprichos.

Por citar un ejemplo, ayudar a los niños a lidiar con la frustración puede servir de gran ayuda de cara al futuro. Lograr que entiendan que no todo puede conseguirse, o al menos en el tiempo y forma deseados, resultará de utilidad en el futuro. Sobre todo, si en algún momento experimentan dificultades o tienen problemas para alcanzar sus objetivos. 

Si te preguntas para qué sirve la inteligencia emocional en los niños, te adelantamos que no se trata solo de aportar soluciones efímeras a problemas concretos que surgen durante la infancia: es una inversión de futuro.

Inteligencia emocional y deporte de alto rendimiento: dos buenos aliados

Pocas personas conocen el desgaste emocional que provocan el estrés y la presión como los deportistas profesionales o de alto rendimiento. Estar continuamente expuestos al escrutinio social, dedicar largas jornadas al entrenamiento y someterse a competiciones de manera continua puede provocar diferentes problemáticas, si no se aprende a gestionar las emociones de forma correcta.

Es por esto que la mayoría de profesionales del deporte cuentan con el apoyo de coaches especializados en trabajar con la ansiedad, la autoexigencia, la autoestima y la motivación. Gracias a ellos, pueden entender por qué experimentan ciertas emociones y aprender a lidiar con ellas en su día a día.

Relaciones de pareja: ¿para qué sirve la inteligencia emocional en este ámbito?

Las personas somos seres complejos y, por ello, también lo son nuestras relaciones de pareja, en las que se ven implicadas muchas emociones: pasión, confianza, temor, inseguridades… Estas emociones se avivan todavía más ante situaciones de conflicto o problemáticas que puedan poner en peligro la misma.

En estos casos, ¿para qué sirve la inteligencia emocional en la pareja? En primer lugar, permite que los miembros de la misma aprendan a escuchar -y, por tanto, comprendan mejor- los sentimientos del otro, fomentando la empatía. Además, aplicando las herramientas de este modelo se pueden encontrar soluciones en pareja a problemas que afectan a la pareja, en lugar de buscar remedios individuales que no suelen resultar efectivos.

Inteligencia emocional en el trabajo: una competencia indispensable

Independientemente de tu experiencia laboral, seguro que en más de una ocasión te has encontrado en el trabajo ante situaciones de tensión, pequeños conflictos con compañeros o clientes y momentos de gran estrés. Mediante la inteligencia emocional se adquieren las herramientas necesarias para lidiar y superar con éxito, y a veces incluso prever, este tipo de situaciones.

Además, la inteligencia emocional fomenta la empatía, el compañerismo, la gestión del estrés y otras muchas competencias que son de las más valoradas entre los reclutadores de empleo, a la hora de seleccionar personal. Sobre todo, cuando se trata de ocupar posiciones en las que el trabajo en equipo resulta fundamental.

Amistades, familia y otras relaciones interpersonales

La inteligencia emocional tiene utilidad más allá de las relaciones de pareja o de trabajo. En las relaciones interpersonales de cualquier tipo -como las de familia o de amistad- se recomienda poner en práctica la comunicación asertiva, la transparencia, la honestidad y la escucha activa

Por citar un ejemplo, es habitual que, en familias donde se practica la inteligencia emocional, los vínculos sean más fuertes, la comunicación más fluida y haya un clima general de cariño y respeto

¡Especialízate de la mano de expertos en Deusto Salud!

En este artículo hemos podido comprobar que, más que preguntarnos para qué sirve la inteligencia emocional, convendría darse cuenta de que no hay ningún área en la que este sistema no pueda resultar de gran utilidad. Desarrollar tus competencias emocionales, tu empatía y tu asertividad te aportará valor como persona, compañero/a de trabajo, pareja, hermano/a, padre/madre, o cualquier otro rol con el que te identifiques.

A través del Curso de Coaching e Inteligencia Emocional podrás aprender a potenciar estas competencias, así como muchas otras habilidades de autoconocimiento y autorregulación, además de poder ayudar a los demás a conseguirlo. 

Esta formación, flexible y a distancia, te permitirá acceder a numerosos recursos formativos: desde videoconferencias con ponentes expertos hasta talleres prácticos y role plays.

¿Quieres conocer todas las ventajas de formarte en este ámbito beneficioso para la sociedad con Deusto Salud? Solicita información a través del formulario.

andrea mosquera autor

Andrea Pérez Mosquera

Graduada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela y especializada en Comunicación corporativa. Ha trabajado en agencias de publicidad y marketing digital, así como en departamentos de comunicación en empresas de varios sectores, a cargo de diferentes cuentas, y como redactora de contenidos digitales.

Te interesa leer sobre...