coaching grow
10/02/2020

Un modelo para estructurar el proceso de coaching

Coaching

Para estructurar el proceso de coaching se pueden usar diferentes metodologías y herramientas que nos permitirán memorizar los pasos y estar seguros de que no nos dejamos ninguno importante. De esta manera no perderemos el foco de lo que es el coaching: conseguir el objetivo del coachee o cliente y que sea duradero.

 

El modelo grow en coaching

Para crear un marco general de proceso, desde un punto de vista funcional y orientado a conseguir el objetivo, utilizaremos la metodología llamada grow. Esta metodología fue creada hacia los años noventa, dirigida inicialmente a los procesos de negocio aunque, posteriormente, se utilizó en coaching organizacional.

Desde el punto de vista de grow no se tienen en cuenta ciertas fases, como el establecimiento de relación, el cierre u otros detalles a los que se le dan mucha importancia en el coaching personal, pero nos irá bien inicialmente para memorizar las fases y centrarnos en la consecución del objetivo de forma muy práctica.

 

Los pasos a seguir

En el modelo grow, las letras en inglés nos definen cada una de las etapas:

 

  • G (goal):

Definición del objetivo o meta que se quiere alcanzar. En esta fase definimos lo que queremos conseguir, el qué.  Trabajamos para establecer una buena definición de los objetivos, para que sean concretos, medibles, alcanzables, propios y realizables en el tiempo. No podremos pasar a la siguiente fase si no tenemos esta bien resuelta. No obstante, debemos también tener en cuenta que los objetivos pueden cambiar durante un proceso de coaching, los existentes pueden agrandarse o hacerse pequeños y desaparecer.

 

  • R (reality): 

Exploración de la realidad actual. Tan importante como el objetivo, adónde se quiere ir, es el dónde se encuentra uno en el momento de empezar. Tan importante como un GPS, que no nos puede llevar a ninguna parte si no se sabe desde dónde. Aquí se trabaja en detalle cómo está el coachee, a qué distancia, qué siente que le ha impedido o le impide conseguir lo que persigue.

 

  • O (options): 

Creación de opciones. Aquí exploramos los posibles caminos o el cómo.  Se deben explorar las alternativas, pues posiblemente las conocidas son las que presentan más resistencias y ¿acaso no hacemos mejor una actividad cuanto más disfrutamos haciéndola? Veremos cuáles son las alternativas preferidas y las posibles ayudas para cada una. Esta fase se determina en el plan de acción.

 

  • W (will):

Establecimiento de un plan de acción. Aquí trabajamos el cuándo, cuáles van a ser los primeros pasos, las alternativas si no se cumplen, etc. Los pasos para trabajar en este punto podrían ser los siguientes:

  1. Crear un marco de relación y establecer el encuadre de cómo se trabajará.
  2. Crear un clima de con anza, redactar un informe.
  3. Elaborar un acuerdo y un contrato en el que se especificará qué tipo de coaching se usará y cuáles serán los objetivos y las normas que regirán todo el proceso.
  4. Trabajar las razones y necesidades (por qué y para qué) que llevan a iniciar un proceso de coaching.
  5. Especificar los objetivos (qué quiero) y los meta-objetivos (qué más quiero) que se quieren alcanzar y los posibles obstáculos que se podrían encontrar en el camino.
  6. Trazar un plan de acción. Cuando se han establecido los objetivos y las estrategias, el coach y su coachee empiezan a trabajar sobre el terreno, en la vida real.
  7. Realizar un seguimiento.

 

Existen ciertos temas, como el encuadre, establecer la relación de confianza y otros, que no están incluidos dentro de un modelo como este.

No obstante, el modelo grow nos permite tener un marco de trabajo en el que nos es fácil memorizar los principales puntos importantes mientras viajamos con el coachee en su proceso hacia lo que quiere conseguir.

 

¿Cómo empezar?

Partiendo de este modelo grow, en la primera sesión podríamos establecer el encuadre general del proceso y también los detalles: explicar los fundamentos del proceso del coaching, determinar los acuerdos necesarios (compromiso, temas logísticos, honorarios...), explicar el código deontológico por el que se rige el coaching y los puntos más importantes relacionados con la confidencialidad y la protección de datos. Es necesario tener presente que uno de los objetivos de esta sesión es establecer una relación de confianza, básica para el desarrollo del proceso.

También deberemos explorar la demanda con la que viene el coachee y hacer una prospección inicial del estado actual y el estado deseado. Para ello, nos focalizaremos en las motivaciones, las necesidades y los estados emocionales con los que el coachee se identifica. Es muy importante conocer lo motivado y comprometido que está el coachee y hacerle ver que este proceso implicará cambios personales que debe asumir voluntariamente y con conciencia si quiere que el cambio se produzca y el objetivo se consiga.

 

¿Conocías el método grow? ¿Te parece útil como guía para un proceso de coaching?

Comparte en:

Licenciado en periodismo y en antropología social y cultural. Título de profesor de Yoga. Profesor y director de escuela de Yoga (Yoga Transforma)

sesión coaching
06/04/2020
Joan Bertran de Bes

Un ejemplo de coaching en seis sesiones

No hay manera más ilustrativa de entender cómo funciona el coaching que a través de un ejemplo. A continuación vas a sumergirte en un modelo de proceso de coaching organi

¿Cuánto debe durar un proceso de coaching?
05/03/2020
Joan Bertran de Bes

¿Cuánto debe durar un proceso de coaching?

Cuando vamos a empezar un proceso de coaching es importante tanto para el profesional como para el cliente preguntarse y decidir hasta cuánto se alargarán las sesiones.

El manejo de la confidencialidad en Coaching
13/01/2020
Joan Bertran de Bes

El manejo de la confidencialidad en Coaching

En toda relación de coaching las normas éticas deben estar presentes tanto en el ámbito personal como en el profesional,

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario