tecnicas-de-rehabilitacion
05/03/2015

Las técnicas de rehabilitación más utilizadas

Rehabilitación y Quiromasaje

Hoy vamos a hablar de las técnicas que se utilizan en un proceso de rehabilitación. Antes de todo, debemos saber qué es la rehabilitación y en qué consiste. La rehabilitación es un proceso en el cual se ponen en uso un conjunto de técnicas y tratamientos con el fin de recuperar y/o mejorar la funcionalidad de una estructura alterada con el fin de restablecer su estado habitual.

Una vez hemos sufrido una lesión, ya sea de partes blandas: esguinces de ligamentos, roturas musculares, tendinitis por sobreesfuerzo… o de partes duras: fracturas, fisuras, nos vemos obligados a empezar un proceso de rehabilitación que dependerá, en todos los casos, de la gravedad de la lesión y de si existe la necesidad de pasar por el quirófano.

Explicando algunas técnicas de rehabilitación

La crioterapia

La primera de las técnicas de rehabilitación más utilizadas es la crioterapia. Consiste en la aplicación de frío en la zona afectada. Esta técnica se suele aplicar justo después de una lesión, en fase aguda. Sus funciones son evitar la inflamación de los tejidos lesionados, es vasoconstrictor, y actúa con sedante, disminuyendo el dolor. La aplicación del frio debe llevarse a cabo en diferentes tandas de 10 a 20 minutos (en función de la tolerancia), dejar descansar la zona unos 60-90 minutos y volver a repetir el proceso. Es muy importante que el frío no se aplique directamente sobre la piel, ya que puede provocar alguna quemadura, por lo que se recomienda envolverlo en un paño, toalla o bolsa. La aplicación debe ser justo encima de la zona afectada. También puede ser útil, en menor medida, después de las sesiones de rehabilitación, para relajar los tejidos que se están recuperando.

Otra de la utilidades que tiene la crioterapia es como relajante muscular post-esfuerzo, utilizado por la mayoría de deportistas (futbolistas, ciclistas, corredores…). Aquí la aplicación suele ser general, puesto que se introducen de cintura para abajo en agua con hielo, para acelerar la recuperación muscular.

La electroterapia

Otra de las técnicas más comunes es la electroterapia. Consiste en la aplicación de determinados estímulos físicos generados por una corriente eléctrica, que consigue desencadenar una respuesta fisiológica, que va a provocar un efecto terapéutico.

Dentro de la electroterapia tenemos aparatos como los electroestimuladores musculares (EMS), que tienen dos funciones muy importantes dentro de los procesos de rehabilitación: el programa TENS y los programas para evitar la atrofia muscular y ganar fuerza. A través de unos electrodos colocados en la piel se transmite la corriente eléctrica a la zona elegida.

El TENS (Transcutaneous electrical nerve stimulation, electroestimulacion transcutánea de los nervio) es un programa de electroterapia a baja frecuencia. Su función principal es disminuir el dolor de una zona determinada, lo que no queda claro a día de hoy es si lo hace mediante la producción de endorfinas o consigue un bloqueo de las fibras nerviosas a nivel medular, evitando que el dolor llegue al cerebro.

Los programas de estimulación muscular sirven para recuperar la capacidad contráctil del musculo que tiene disminuida su fuerza, derivada por una lesión o periodo de inactividad.

La electroterapia tiene algunas contraindicaciones como es la presencia de quemaduras en la piel, llevar marcapasos o alguna placa de metal o tornillo para fijar una fractura o estar embarazada.

La ultrasonoterapia, también conocida como ultrasonido

Otra de las técnicas de rehabilitación es la ultrasonoterapia, que se basa en la aplicación de vibraciones sonoras superiores a 20.000Hz. Siempre teniendo en cuenta la fase en la que se encuentra la patología, el ultrasonido se utiliza para el tratamiento de partes blandas: reabsorción de edemas, lesiones ligamentosas, tendinitis, capsulitis, lumbalgias, ciáticas…

El ultrasonido puede ser utilizado de dos formas: pulsado o continuo. Las aplicaciones pulsadas tienen un efecto térmico profundo. Las pulsadas, en cambio, están indicadas en procesos inflamatorios.

El siguiente tratamiento que se utiliza en rehabilitación es la termoterapia. Consiste en la aplicación de calor en diferentes grados con fines terapéuticos. Su aplicación puede ser superficial o profunda. Entre los beneficios de la termoterapia encontramos el aumento del flujo sanguíneo, que conlleva un aumento de oxígeno y nutrientes a la zona tratada; relajación muscular, sobre todo cuando hay zonas contracturadas; acelera la regeneración de tejidos y favorece la analgesia (disminución del dolor).

Es importante el feedback con el paciente, ya que un exceso de calor puede ser contraproducente e incómodo o incluso provocar alguna quemadura en la piel. Se debe evitar aplicar calor, o extremar las precauciones en pacientes con problemas cardiacos, personas descoaguladas, hipotensos, problemas dérmicos (hongos), inflamaciones agudas, neoplasias, alteraciones de la sensibilidad o personas portadoras de clavos o placas fijadoras de fracturas.

La cinesiterapia

Unos de los pilares de la fisioterapia en la cinesiterapia, es decir, el tratamiento a través del movimiento. Es la base de la rehabilitación. Esta técnica la podemos dividir en dos partes: cinesiterapia pasiva y cinesiterapia activa.

rehabilitación

La cinesiterapia pasiva es la técnica en la que el paciente no participa voluntariamente en el movimiento. Se utiliza para estimular los tejidos afectados por una patología que incapacita al paciente para su realización voluntaria y ayuda a mejorar la amplitud de movimiento de las articulaciones afectadas. Esta técnica es muy importante ya que evita atrofias musculares, aumenta el riego sanguíneo de la zona movilizada y agiliza en proceso de recuperación. Es importante que este trabajo tolerando algún dolor de baja intensidad o, en el mejor de los casos, sin dolor. Se divide en 3 partes:

Pasiva asistida: la realiza el fisioterapeuta de forma manual o bien por medios mecánicos.

Auto pasiva: el propio paciente la realiza de modo manual o mediante poleas.

Pasiva instrumental: es realizada por aparatos o máquinas electromecánicas.

Una vez el paciente ya es capaz de valerse por sí mismo, entramos en la cinesiterapia activa, en la que ya existe momento voluntario por parte del paciente. Esta técnica se divide en varias partes:

Activa asistida: el paciente realiza el movimiento ayudado por algún material como pueden ser poleas o gomas elásticas.

Activa libre: El paciente realiza el movimiento sin ayuda ninguna.

Activa resistida: El paciente debe vencer una resistencia externa, que puede ser aplicada por el fisioterapeuta o por algún otro elemento como pueden ser gomas elásticas o pesos.

Siempre que estemos en un proceso de rehabilitación es importante saber respetar los tiempos de recuperación y aplicar las técnicas propuestas por el fisioterapeuta de manera correcta y segura.

Comparte en:

Diplomado en fisioterapia y licenciado en ciencias de la actividad física y el deporte. Está especializado en el campo de la salud, la recuperación funcional y el mantenimiento y mejora de la condición física.

2 tipos de maniobras en quiromasaje
23/04/2019
Gerardo Urbano

2 tipos de maniobras en quiromasaje

El terapeuta dispone de un gran número de maniobras para tratar a sus pacientes y cada maniobra tiene un objetivo concreto.

Cómo localizar las áreas reflejas del pie en reflexología
17/04/2019
Montserrat Capdevila

Cómo localizar las áreas reflejas del pie en reflexología

Sabemos que la técnica de la reflexología consiste en masajear haciendo presión en una zona del cuerpo para actuar sobre otra zona.

Cómo aliviar el lumbago y la ciática con quiromasaje
27/03/2019

Cómo aliviar el lumbago y la ciática con quiromasaje

En esta entrada del blog vamos a ver cómo se pueden mejorar los problemas derivados de una lumbalgia y, también, de un dolor de ciática.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario