Descubre cómo mejorar lesiones con el método Pilates
05/01/2017

Descubre cómo mejorar lesiones con el método Pilates

Cada vez son más los profesionales de la salud que recomiendan a sus pacientes y clientes el Método Pilates tanto para prevenir lesiones como para un tratamiento de rehabilitación y para la salud física en general. Como ya sabemos Pilates es un método de acondicionamiento físico donde se trabaja el cuerpo en forma global. Consiste en una serie de ejercicios controlados y dirigidos realizados con una correcta postura y coordinados con la respiración. Es decir, en Pilates se trabaja la fuerza y la elongación muscular, el movimiento articular, la coordinación y el equilibrio, con lo cual es imprescindible la concentración del paciente durante la ejecución de los ejercicios. Con el tiempo el resultado es una mejor actitud postural, un cuerpo con movimientos ágiles y mayor control propioceptivo.

Para la creación del método que originariamente recibió el nombre de contrología,  Joseph Hubertus Pilates empleó sus conocimientos de Yoga, Artes Marciales y fisioculturismo e incluyó elementos griego-romanos y danza, combinando todo ello con su conocimiento del ejercicio físico y anatomía. Originariamente el método se basaba en el desarrollo de ejercicios sobre el suelo, lo que se denominaba matwork. Más tarde Pilates inventó unos aparatos especiales con muelles y resistencias.

El método Pilates apuesta por un nuevo enfoque de la actividad física, donde prima la reeducación postural y una apertura a las prácticas cuerpo y mente. El cuerpo se trabaja como un todo implicando desde la musculatura más profunda hasta la más periférica. Los ejercicios son suaves, lentos y controlados, buscando precisión en los movimientos y pocas repeticiones. Junto a la precisión, la respiración, la concentración, el control, la alineación, la centralización y la fluidez, son también conceptos clave del método.

Las patologías que se pueden rehabilitar con el método Pilates son:

  • Estenosis de canal medular.
  • Escoliosis.
  • Lesiones de cadera como trocanteritis – bursitis, artrosis de cadera, etc.
  • Lesiones de columna vertebral como lumbalgia, cervicalgia y dorsalgia,etc.
  • Lesiones de hombro como patología manguito de rotador, dolor de hombro, pinzamiento subacromial, capsulitis retráctil, etc.
  • Lesiones de rodilla como rotura tendón rotuliano, gonartrosis o artrosis de rodilla, condromalacia rotuliana, etc.
  • Hombro de nadador, afecta a muchos nadadores profesionales. Esta lesión se produce por la falta de técnica del nadador o el sobreesfuerzo y movimiento repetitivo.
  • Rotura fibrilar del gemelo ('pedrada') Es una lesión relativamente común que afecta a todo tipo de personas. Consiste en una contracción muy brusca del gemelo que puede ocasionar desde una contractura hasta una rotura de fibras completa.
  • Lesión en flexores de la rodilla Es una lesión causada en cualquiera de los tres músculos flexores de la parte posterior del muslo y la rodilla. Los tipos más comunes son la contusión, el tirón y el desgarro muscular.
  • Síndrome o lesión del piramidal o piriforme Afecta al músculo piramidal (conjunto de fibras musculares de la pelvis que se extienden desde la cara anterior y externa del sacro). También se suele conocer como "falsa ciática".
  • Hernia de disco. La hernia discal es una lesión producida por la degeneración del disco vertebral. Concretamente, la lesión se produce cuando se rompe el anillo fibroso que envuelve el disco intervertebral.

El trabajo de fuerza debe ser restaurado progresivamente con ejercicios en los que la resistencia aumente de manera progresiva. Pilates es ideal para esto porque los distintos muelles se pueden utilizar para crear una resistencia adecuada. Las normas generales con el ejercicio para rehabilitar el músculo dañado son que comience con el trabajo muscular concéntrico (fase de acortamiento y fortalecimiento en el vientre del músculo) y luego agregando ejercicios en contracción muscular excéntrica (que es la fase de alargamiento del músculo). La siguiente fase de la rehabilitación de ejercicio es restablecer la propiocepción. Aquí es donde implementos como superficies inestables y otros objetos pueden ayudar en la mejora progresiva de la fuerza y la capacidad de contractibilidad del músculo.

Veamos a continuación un caso práctico de recuperación de lesión muscular:

Ejemplo de ejercicios para la recuperación de un desgarro muscular en el tríceps sural

Cuando una persona presenta un desgarro muscular en esta zona lo más probable es que la parte afectada sea la porción medial del gastrocnemio (o gemelo). Una vez que se ha puesto hielo y guardado reposo es probable que necesite ver a un fisioterapeuta con el fin de reducir al mínimo la fibrosis en la cicatriz. En torno dos o tres semanas después de la lesión teniendo el visto bueno del mismo, podríamos empezar a desarrollar los siguientes ejercicios:

  • Paso 1: Facilitar y potenciar la movilidad de los dedos de los pies. Eleva cada dedo con una banda elástica y crea una resistencia cuando el dedo se mueva de vuelta hacia el suelo. Concéntrate en mantener la posición del talón que presiona levemente hacia atrás y mantener la resistencia entre 10 – 15 segundos.
  • Paso 2: sentado en la wunda chair permitir la elevación de la barra con los dedos de los pies sobre ella presionar manteniendo el tobillo como eje del movimiento con una resistencia apropiada. Progresivamente añadir estiramientos en gemelos y soleos tanto estáticos como dinámicos en el reformer (footwork).
  • Paso 3: Finalmente incorporar ejercicios en los que la persona tiene los pies sobre una superficie inestable en el reformer u otros ejercicios que supongan un reto a nivel propioceptivo.

En definitiva se puede hablar de un objetivo claro del método basado en conseguir un equilibrio muscular, reforzando los músculos débiles y alargando los músculos acortados; aumentar el control, la fuerza y la flexibilidad del cuerpo. De este modo, se puede conseguir la armonía del cuerpo y la mente y desarrollar los movimientos con gracia, elegancia y equilibrio.

Por las características del método y sus objetivos finales son muchos los deportistas que lo incluyen en sus sesiones de readaptación tras una lesión, ya que permiten recuperar la movilidad, tonificación y elasticidad muscular, además de la coordinación perdida tras fases de inmovilización prolongada. Permite empezar tumbados en el suelo con simples ejercicios de respiración profunda, dependiendo de la gravedad de la lesión (el hecho de centrar la mente en lo que el cuerpo está haciendo ya otorga grandes beneficios de propiocepción), y desde ahí ir sintiendo, poco a poco, sesión a sesión, la mejoría de la zona lesionada hasta la del resto del cuerpo.

¿Conocías las aplicaciones del método Pilates desde el punto de vista de la rehabilitación? La utilidad de sus ejercicios es realmente sorprendente.

Curso relacionado: Curso de monitor de Pilates

Comparte en:

Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CAFE) por el INEF de Barcelona, Diplomada en Fisioterapia por la Universidad Ramon Llull de Barcelona, Certificado Curso de Quiromasaje por la Escuela Española de Quiromasaje, Instructora de Pilates por la Escuela Polestar Pilates y Especialista en Vendajes Funcionales. Amplia experiencia en docencia, ámbito hospitalario y entrenamiento deportivo.

pilates
28/05/2020
Joan Bertran de Bes

Las capacidades físicas que desarrolla el Pilates

¿Cuáles son las capacidades que desarrollas con pilates? Vamos a desgranar las capacidades coordinativas y condicionales que se trabajan con el método Pilates.

curso formacion osteópata
27/05/2020

¿Cómo ser osteópata?

La Organización Mundial de la Salud considera la Osteopatía una profesión sanitaria de primera intención e independiente de otras como la fisioterapia o la quiropraxia.

reiki espiritual
26/05/2020
Joan Bertran de Bes

La fuerza del espíritu según el reiki

De que manera Reiki te ayuda con tu camino espiritual. Vamos a ampliar nuestros conocimientos en el siguiente artículo.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario