Cómo enfocar la primera sesión de coaching
04/12/2018

Cómo enfocar la primera sesión de coaching

Coaching

El proceso de coaching comienza con el primer encuentro entre el cliente y el profesional. Es el momento en el cual se empieza a construir la sintonía entre ambos y se comienza a trabajar la confianza mutua. En definitiva, es cuando llega la hora de la verdad en el trabajo del coach.

 

La importancia del primer contacto en coaching

Este primer encuentro clarifica una serie de aspectos fundamentales para el proceso de coaching:

 

Se define el escenario, el espacio donde vamos a desarrollar las sesiones.

• Se atiende a los detalles prácticos acerca de cómo va a funcionar el coaching, para que el cliente tenga toda la información.

• Permite explorar la situación actual del cliente, accediendo a unas primeros datos relevantes.

• Y, por último, también permite marcar la pauta del futuro trabajo entre el coach y el cliente.

 

Esta sesión de coaching se compone de ocho fases fundamentales que se irán detallando. Posteriormente, continuaría el proceso de coaching, el cual se iniciaría con la cuestión que hayamos detectado que es más fundamental e inmediata. 

 

Las ocho fases de la sesión inicial 

Es importante no confundir las fases de la sesión inicial de coaching con las fases del proceso de coaching. Si bien es cierto que la sesión inicial quedaría recogida en la primera fase del proceso: establecer la relación. Estas ocho fases de la sesión inicial son:

 

1. Establecer sintonía y sentar las bases de la confianza. La mejor manera de explicar que entendemos por sintonía es enumerar sus características: es una relación de respeto e influencia recíproca, se puede establecer en cualquier momento, nace del intento sincero de comprender al otro desde su punto de vista, no es algo que se tenga sino una cualidad de la relación, es la voluntad de estar abierto a la otra persona, es algo natural y  lo más importante es no hacer nada que interfiera en ella. Estos son los aspectos que ha de tener presentes el coach a la hora de establecer la relación con su coachee, intentando en todo momento conseguir o mantener una buena sintonía con esta persona. De este modo, será más fácil obtener los resultados que se propongan.

 

2. Manejar las expectativas del cliente. Es importante saber qué es lo que el cliente espera del proceso del coaching, ya que hos casos pueden tener una idea equivocada o distorsionada. Por tanto, el coach ha de explicar al cliente que va a hacer todo cuanto esté en su mano para ayudarle a tener una vida más plena y feliz, a cumplir sus objetivos y a vivir sus valores, pero que sólo él es el dueño del proceso y de los resultados. Debe explicarle qué sucede en el proceso de coaching y entregarle un resumen por escrito al que se pueda referir.

 

3. Valoración del cliente y obtención de información. Se trata de recabar la información básica sobre el cliente: nombre, dirección, teléfono, correo electrónico. Si el aspecto laboral va a ser relevante, también recogeremos datos de contacto de la empresa. Algunas cuestiones fundamentales sobre las que el coach debe hablar en esta fase con el cliente son las siguientes: carrera, relaciones, salud, situación financiera, objetivos y valores, compromiso con el desarrollo personal, con el equilibrio vital y con el desarrollo espiritual, ocio y otros intereses. También deberá indagar cuál es la cuestión que resulta más apremiante.

 

4. Descubrir el problema más acuciante del cliente. Este problema se suele poner de manifiesto en la primera sesión. El coach debe clarificar el objetivo-resultado y deducir los valores que lo generan, explicar las posibles creencias limitadoras y diseñar un plan de acción para construir o incrementar las habilidades necesarias. No obstante, debemos tener presente que hay diferentes tipos de clientes: Los que no son muy conscientes de las dificultades, otros que sienten la presencia de un problema y por eso acuden a un coach y otros clientes que necesitan una conversación más profunda y que quieren un cambio fundamental. 

 

5. Diseñar la alianza del coaching. Una forma de hacerlo consiste en darle al cliente una hoja de papel con dos encabezamientos: el coaching “funciona bien” para mí cuando el coach hace lo siguiente; el coaching “no funciona bien” para mí cuando el coach hace lo siguiente. Así podemos saber qué es lo que encaja con este cliente en particular para formar una alianza. Esta alianza hace posible que el cliente se responsabilice de los resultados del coaching. Aunque el coach ayude, siempre está en las manos del cliente la elección final. 

 

6. Tratar con las cuestiones prácticas. Son las cuestiones de organización y logística, como el horario, los honorarios y establecer el cómo y el cuándo.

 

7. Compromiso con el programa. El coaching funciona únicamente si el cliente y el coach se entregan a ello. Si el coach tiene dudas o siente que puede haber cuestiones psicológicas más adecuadas para la terapia o el consejo, debe derivar al cliente a un buen terapeuta. Asimismo, el cliente debe comprometerse con el coaching. Para afianzar este compromiso se deben explorar los posibles obstáculos e inconvenientes que pueden encontrarse. 

 

8. Comenzar el coaching con la cuestión más acuciante. Deberemos comenzar las actividades con los objetivos más importantes, incluso dando tareas para casa, de que en la siguiente sesión haya temas que discutir.

 

En la primera sesión el coach debe limitarse a escuchar y observar. Debe igualar el lenguaje de su cliente. Y una vez establecida la sintonía con el cliente, tal y como se ha ido explicando, se le conduce a otro sistema de representación. Con esta sencilla intervención se le ayudará a pensar en la situación de forma distinta para iniciar el proceso.

 

¿Qué consideras más importante a tener en cuenta en una primera sesión? ¿Qué factores clave crees que marcarán el proceso?

 

Curso relacionado: Curso superior de Coaching Personal 

 

 

Como se ha explicado, existen varios puntos en una primera visita entre coach y cliente para poder entender las necesidades del mismo y saber por donde encarrilar las sesiones y sobre todo, para poder entrar en un círculo de confianza y que las sesiones puedan llevarse con total normalidad. 

Comparte en:

Licenciado en periodismo y en antropología social y cultural. Título de profesor de Yoga. Profesor y director de escuela de Yoga (Yoga Transforma)

PNL para el cambio en organizaciones
15/11/2018
Joan Bertran de Bes

PNL para el cambio en organizaciones

La PNL es un conjunto de herramientas de los más poderosos que conocemos hasta ahora para producir cambios en nosot

Abordar creencias limitantes a través del coaching
06/11/2018
Joan Bertran de Bes

Abordar creencias limitantes a través del coaching

En este post, se hablará sobre cómo el coaching puede ayudar a las personas a sanar sus creencias autolimitantes que hacen que no avancen en su vida.

Técnicas exploratorias de coaching
05/10/2018
Joan Bertran de Bes

Técnicas exploratorias de coaching

En el inicio de un proceso de coaching se nos abre un gran abanico de posibilidades. Esto representa una promesa de oportunidades pero también la incertidumbre.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario