Los trastornos mentales en la tercera edad que causan dependencia
22/09/2016

Los trastornos mentales en la tercera edad que causan dependencia

En este nuevo artículo queremos analizar cuáles son los trastornos mentales que se pueden dar en el colectivo de personas mayores y que generan en muchos de los casos una dependencia.

Concepto clave: la dependencia

La dependencia es la situación en la que se encuentran aquellas personas  que por diversas causas (edad, enfermedad, discapacidad) han perdido parte o toda su autonomía física, mental, intelectual o sensorial y necesitan de la ayuda de otra persona para  poder realizar las actividades básicas de la vida diaria (alimentación, higiene, descanso, eliminación o movilidad funcional).   La dependencia suele ser más común en la etapa de la vejez. Las causas más comunes de la dependencia son envejecimiento, procesos mentales o enfermedades incapacitantes. En este caso vamos a comentar los casos en los que se puede producir una dependencia debido a algún trastorno mental.

Dependencia derivada de trastornos mentales.

A grandes rasgos, podemos hablar de trastornos mentales cuando una persona presenta afectado algún proceso psicológico básico como puede ser la conciencia, la conducta, la cognición, la percepción, el lenguaje o el aprendizaje.  Un trastorno mental, por tanto, puede provocar una alteración de tipo emocional, cognitiva y/o del comportamiento, y dicha alteración en función de la gravedad de la misma puede llevar a una situación de dependencia.

La dependencia en muchos de los casos deriva de una discapacidad previa. En España, la mayor parte de las personas con una enfermedad mental tienen a la vez una discapacidad, pero no todas las personas con discapacidad se encuentran en una situación de dependencia. Es por ello que vamos a destacar el caso de las personas mayores, un colectivo ya de por sí vulnerable, pero que además eleva su riesgo a presentar dependencia si hablamos de trastornos mentales en la tercera edad. 

Las causas más frecuentes de discapacidad mental suelen ser: el retraso mental, los trastornos del desarrollo, las demencias y la enfermedad mental. En el colectivo de las personas mayores, la dependencia derivada de algún trastorno mental, seguramente sea una dependencia derivada de una demencia.

La prevalencia de los trastornos mentales en la vejez son: 

  • Demencia: 5.8 -10%.
  • Depresión mayor: 1-3%
  • Distimia: 2%

La demencia es por tanto la primera causa de dependencia en las personas mayores.

La demencia como causa de dependencia.

Una demencia no es una consecuencia directa del envejecimiento sino que está causada por una enfermedad específica.  La demencia es uno de los principales trastornos mentales orgánicos y la primera causa de dependencia en las personas mayores.

En la actualidad el número de individuos de la tercera edad que presentan algún tipo de demencia es muy elevado,  y su previsión es un crecimiento aún mayor. Sin embargo, lo que antes podría considerarse una situación compleja, hoy día dada su prevalencia puede convertirse en una situación más asumible tanto para el individuo como para la familia. Existen políticas públicas y programas de salud encaminados a mejorar la calidad de vida de aquellas personas con dependencia secundaria a algún trastorno mental como la demencia.

La demencia es un conjunto de déficits que dificultan la adaptación de la persona a su entorno y limita su automía personal. Estas personas pueden presentar déficits de tipo cognitivo, motores o sociales.

Existen distintos tipos de demencias, la más frecuente es la Enfermedad de Alzheimer seguida de la Demencia Vascular. Su origen es completamente distinto, pero a veces las manifestaciones pueden ser muy parecidas;  pero sobre todo, las dos pueden conducir a una situación de dependencia en la persona que lo sufre.

Enfermedad de Alzheimer: Ejemplo de un trastorno mental que puede derivar en dependencia.

Para poder entender cómo un trastorno mental puede derivar en una dependencia pondremos el ejemplo del  Alzheimer. A través de sus fases, veremos qué capacidades están limitadas y cómo eso puede afectar a la autonomía de la persona mayor.

El Alzheimer suele seguir un curso evolutivo progresivo y característico:

  • Antes incluso de ser diagnosticado, la persona ya presenta un déficit cognitivo ligero, y suele notarse por pequeñas pérdidas de memoria no limitantes.
  • Fase inicial: la persona suele tener pérdida de memoria a corto plazo. También son frecuentes los cambios de personalidad y cambios en el estado de ánimo. El sujeto suele ser consciente de que empieza a presentar pequeñas limitaciones. Se observa que la persona pierde iniciativa y desinterés por las actividades cotidianas. Puede presentar una cierta sintomatología apática o depresiva.  La persona puede seguir realizando sus actividades diarias, pero en muchas de ellas ya precisa de ayudas puntuales.
  • Fase moderada: el deterioro cognitivo se hace más notable, la persona empieza a presentar dificultadas en el lenguaje y el habla. La pérdida de memoria también afecta a la memoria a largo plazo. La dependencia se hace más manifiesta con síntomas como incontinencia, desorientación aguda y pérdida de control de los propios movimientos. La persona precisa de la supervisión para todas sus actividades de la vida diaria, y en muchas de ellas, precisa además ser ayudado.
  • Fase avanzada: En esta tercera fase, la persona se hacen más notables las disminuciones de las funciones cognitivas. La persona pierde su capacidad de comunicarse verbalmente de manera correcta. Aparece también una disminución de la capacidad física, les cuesta caminar sin ayuda. La persona presenta dependencia total para todas las actividades diarias (higiene, alimentación, eliminación).

La evolución de este trastorno y de sus distintas fases puede varíar mucho en años y duración en función de cada individuo. Pero si nos fijamos en las características reflejadas, es una situación derivada de un trastorno mental que produce a largo plazo en una dependencia.

La importancia de todo ello, es que la dependencia es una situación que consume gran cantidad de recursos sociales, económicos y humanos. La dependencia además crece en prevalencia día tras día, pero no por ello debemos verlo como algo negativo.

La dependencia es una situación más que se puede presentar, y como tal debemos conocerla para poderla prevenir y afrontar. Hoy en día existen múltiples recursos que permiten a la persona mayor, a su familia y a la sociedad asumir una dependencia derivada de un trastorno mental.

¿Consideras que la dependencia es importante hoy día? ¿Conocías el caso de las demencias como causa de la dependencia? ¿Has vivido de cerca alguna situación parecida? Cuéntanos tu caso y cómo crees que la dependencia se hace manifiesta en estas personas.

Curso relacionado: Curso de Teleasistencia y Dependencia

Comparte en:

Enfermera desde hace más de 7 años. Estuvo trabajando como enfermera asistencial en el Reino Unido durante un tiempo. Cuando regresó descubrió que su vocación era la enfermería geriátrica, en la cual se especializó con el postgrado en Gerontología. Actualmente trabaja en el campo de la gestión sanitaria compaginándolo con su labor como profesora en cursos de Atención Sociosanitaria a Personas dependientes.

pilates
28/05/2020
Joan Bertran de Bes

Las capacidades físicas que desarrolla el Pilates

¿Cuáles son las capacidades que desarrollas con pilates? Vamos a desgranar las capacidades coordinativas y condicionales que se trabajan con el método Pilates.

curso formacion osteópata
27/05/2020

¿Cómo ser osteópata?

La Organización Mundial de la Salud considera la Osteopatía una profesión sanitaria de primera intención e independiente de otras como la fisioterapia o la quiropraxia.

reiki espiritual
26/05/2020
Joan Bertran de Bes

La fuerza del espíritu según el reiki

De que manera Reiki te ayuda con tu camino espiritual. Vamos a ampliar nuestros conocimientos en el siguiente artículo.

Comentarios

No hay comentarios.

Añadir nuevo comentario