Mostrar más resultados

¿Es bueno hacer masajes en el abdomen?

¿Es bueno hacer masajes en el abdomen?

Escrito por Natalia Porca Rodríguez

Una sesión de spa o un masaje terapéutico, ¡cualquier excusa es buena para sentir relajación en nuestro cuerpo y liberarnos del estrés diario! Y es que en las sesiones de masajes se exploran diferentes técnicas manuales como las que podrás descubrir en el Curso de Quiromasaje de Deusto Salud. En este programa también aprenderás las técnicas manuales habituales como el masaje, cuándo y cómo aplicarlo. Por ejemplo, los masajes abdominales sobre los que te hablaremos en este artículo en el que responderemos a la pregunta “¿Es bueno hacer masajes en el abdomen?”.

Masajes en el abdomen: ¿cuándo se hacen?

Antes de nada, la respuesta al título es afirmativa, ¡son buenos los masajes en el abdomen! Pero, tal y como veremos más adelante, existen ciertas limitaciones en su aplicación, ¡pero muchos beneficios! Todos los tipos de masaje, entre los que incluimos también los diferentes tipos de quiromasaje, son beneficiosos para nuestro cuerpo siempre y cuando se realicen por el profesional adecuado y no haya – como veremos después – contraindicación previa.

El abdomen es una área muy sensible y delicada de nuestro cuerpo, por lo que las fricciones y amasamientos característicos de los masajes deben ejecutarse sobre el abdomen con un fin terapéutico y siempre y cuando no haya una condición o patología previa que lo impida.

Tanto el masaje como el quiromasaje están sujetos a recomendación médica en casos de enfermedades, condiciones o patologías graves.

Beneficios de hacer masajes en el abdomen

Es probable que ahora te estés preguntando de nuevo si efectivamente es bueno o no hacer masajes en el abdomen, después de leer que en caso de sufrir patologías graves se desaconseja su práctica si no es bajo recomendación médica o terapéutica. Lo mismo sucede también con los quiromasajes, aunque sean parecidos, este tipo de masajes cuando se aplican en el abdomen son mucho más profundos y precisos que los masajes abdominales al uso, que son más suaves y superficiales.

Para responder mejor a la pregunta vamos a profundizar un poco en los beneficios de realizar masajes en el abdomen: mejora de la digestión, reducción del dolor abdominal, disfunciones intestinales, alivio tensión muscular o dolores menstruales… Presta atención, ¡un masaje abdominal puede ser una solución muy buena para ciertos dolores!

Reducción y alivio del dolor abdominal

Un masaje bien aplicado reduce la tensión y el estrés no solo en el área donde se está actuando, sino a un nivel general en todo nuestro cuerpo. ¿Sabías que en el abdomen se acumulan las emociones y nuestros niveles de alerta? Por lo que un masaje abdominal aplicado con precisión ayuda a reducir la tensión muscular y estrés acumulado, de forma que se liberen las tensiones y emociones acumuladas. En resumen, ¡ayuda a relajarse!

En el caso de dolores crónicos o intestinales que producen inflamaciones en la zona, el masaje abdominal debe ser consultado previamente por un profesional médico.

Mejora de la digestión

La sensación de hinchazón puede aliviarse de una forma muy natural y orgánica: recurriendo a terapias naturales y manuales, como es el caso del masaje abdominal. Un masaje de estas características estimula la actividad del sistema digestivo y alivia la sensación de inflamación.

Un masaje abdominal también alivia los dolores menstruales leves.

Estimulación y revitalización del sistema linfático y circulación sanguínea

La estimulación abdominal a través del masaje, estimula también el sistema linfático de nuestro organismo, eliminando toxinas. Lo mismo sucede con el sistema circulatorio, ya que el masaje abdominal mejora la circulación sanguínea en la zona, reduciendo la retención de líquidos y previniendo y reduciendo la aparición de estrías o celulitis.

¿Tienen contraindicaciones los masajes en el abdomen?

Como cada terapia y tratamiento, los masajes también tienen sus contraindicaciones. Es decir, situaciones en las que profesionales médicos, terapeutas o fisioterapeutas desaconsejan por completo recurrir a sesiones de masajes. Los masajes en el abdomen son buenos en las circunstancias que vimos en el anterior apartado, sin embargo, hay una serie de contraindicaciones habituales para un masaje abdominal, muy similares a las contraindicaciones generales de un quiromasaje.

La primera de ellas, y quizás la más obvia, es el embarazo. Y es que en estos casos los masajes en el abdomen si no están recomendados por el profesional que siga todo el embarazo y realizados por el profesional adecuado, suponen un riesgo para el desarrollo del bebé y de la madre, pudiendo provocar contracciones uterinas. Lo mismo sucede en el caso de padecer hernias abdominales o úlceras estomacales, en los que un masaje abdominal puede aumentar la sensación de dolor o inflamación de la zona y, por lo tanto, se desaconsejan por completo.

Pancreatitis, apendicitis o colitis son patologías en las que el masaje abdominal podría empeorar la condición.

¡Conviértete en especialista en masajes!

Aunque haya una notable diferencia entre masaje y quiromasaje, ambas técnicas manuales, aplicadas correctamente son beneficiosas para nuestro bienestar general. ¿Has experimentado de primera mano los beneficios de una sesión de masaje o quiromasaje? En ese caso, ¡formas parte del 11% de la población española que acude con regularidad a los masajes terapéuticos!

En Deusto Salud te ofrecemos la oportunidad de explorar los beneficios del masaje y del quiromasaje desde el otro lado. ¿Cómo? Con el Curso de Quiromasaje, programa a distancia hecho a tu medida para que disfrutes y aprendas un completísimo temario elaborado por expertos. Accede a materiales actualizados y al asesoramiento individual one-to-one con tu consultor académico, que resolverá las dudas que vayan surgiendo en tu aprendizaje.

El Curso de Quiromasaje incorpora la app Anatomía 360 con la que podrás explorar la anatomía y fisionomía humana a través de realidad virtual.

¡Que no te frene la formación online! En Deusto Salud apostamos por una formación completa en la que en tan solo 250 horas podrás dominar las técnicas más avanzadas y habituales en las terapias manuales. ¡Rellena el formulario de contacto y conviértete en quiromasajista!

Bibliografía